Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Dos hermanas llevan 22 meses presas por defenderse de un abusador

Seguridad

Aylén Jara, de 21 años, y Marina, de 20, volvían de un boliche cuando se toparon con un vecino que intentó abusar de ellas; la mayor se defendió con un cuchillo; el hombre sufrió heridas leves

Salieron pensando en divertirse, pero nunca imaginaron lo que pasaría: a partir de esa noche, sus vidas no serían las mismas. Aylén Jara, de 21 años, caminaba junto a su hermana Marina, de 20 años, las quince cuadras que separan el boliche bailable, al que habían ido, de su casa, en Moreno. El destino quiso que se encontrasen con un vecino que, hacía tiempo, estaba obsesionado con la mayor. Intentó propasarse sexualmente. No lo logró. Aylén llevaba un cuchillo en la cartera como protección y lo usó.

El sujeto, identificado como Juan Antonio Leguizamón Avalos, sufrió cortaduras leves. Pero para las hermanas, el calvario lejos de terminar, empezó esa noche. La justicia las imputó por 'homicidio en grado de tentativa', y están presas desde hace 22 meses en penales de máxima seguridad, donde fueron golpeadas y hostigadas brutalmente.

"Son 22 meses de pesadilla, porque en el medio pasó de todo, les hicieron de todo. Pero nos rechazaron ese pedido, así que todo el verano seguirán detenidas, y al juicio se llega con esa acusación absurda', dijo Elena Salina, madre de las chicas al Diario Popular .

La acusación que pesa sobre las hermanas prevé penas de entre 8 y 15 años de prisión. 'En principio, pedimos el cambio de carátula, para que pase al menos a lesiones graves, y así lograr la excarcelación de las chicas, que ya no pueden estar detenidas ni un minuto más", sostuvo Salina.

Las jóvenes actualmente se encuentran detenidas en la Unidad Penal 8, luego de haber sido alojas en la Unidad Penal 51, considerada de máxima seguridad.

Para Salina el hecho de que sus hijas sigan presas, "no tiene lógica". "Les están arruinando sus vidas. Son chicas jóvenes, que nunca hicieron nada malo, no delinquieron jamás, y son tratadas como asesinas peligrosas", señaló.

La mujer asegura haber escuchado, que cuando fueron a la comisaría, horas después del episodio con el acosador, presenció cuando la fiscal preguntaba qué tipo de figura penal aplicaba al expediente, y un hombre de traje le dijo "ponele homicidio en grado de tentativa y que estas pendejas se caguen".

'Está claro, no sólo para mí que no sé nada de derecho penal, sino para toda la gente que nos apoya en esta lucha, que las chicas se defendieron de una agresión sexual, de un acoso permanente, y que a lo sumo podría ser caratulado como exceso en la legítima defensa", sostuvo Salina.

Con tristeza ve cómo sus hijas, que sueñan con ser profesionales, pasan su tiempo atrás de las rejas. Ansían su libertad. "'Es el machismo de la justicia lo que tiene a mis hijas presas', sentenció Salina..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015SuperclásicoConsejo de la Magistratura