Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gran año de Celina Murga

La directora estrenará mañana el documental Escuela Normal, centrado en la vida dentro del primer establecimiento educativo de ese tipo en Paraná, fundado por Sarmiento

Miércoles 02 de enero de 2013
SEGUIR
PARA LA NACION
0

El 2013 será un buen año para Celina Murga. La directora nacida en Paraná estrenará mañana su documental Escuela Normal -exhibido con muy buena repercusión en el último Bafici- en dos salas del circuito alternativo de la ciudad de Buenos Aires (Malba y Gaumont), pero eso no es todo. También se encuentra en pleno rodaje de un largo de ficción, La tercera orilla , coproducido nada menos que por Martin Scorsese.

Con sus dos primeros largometrajes, Ana y los otros (2003) y Una semana solos (2008), Murga obtuvo una buena cantidad de premios y participó en varios festivales internacionales de cine importantes (Venecia, Rotterdam, Londres, Viena, Gijón, Toronto, Munich, Hong Kong, el Bafici porteño). En 2009 fue elegida discípula por Scorsese, en el marco de un programa especial denominado "Iniciativa para las Artes y las Ciencias de la Fundación Rolex". La valiosa experiencia duró un año y le brindó a la directora argentina la oportunidad de presenciar buena parte del rodaje del film La isla siniestra , protagonizado por Leonardo DiCaprio y Mark Ruffalo.

Celina reparte entonces su atención entre dos sucesos excitantes para cualquier cineasta, un estreno y un rodaje. Sobre Escuela Normal cuenta que es una película que tiene mucho que ver con sus trabajos anteriores, aunque se haya mudado temporariamente de la ficción al documental. "Es que hay algo en mi manera de hacer ficción que se relaciona con el documental -señala-. Cuando surgió el concurso del Incaa en función del Bicentenario, me puse a pensar en ideas para presentar y apareció la de una película sobre la primera Escuela Normal fundada por Sarmiento. Me propuse contar la historia de esa escuela desde la perspectiva del presente. Yo estudié ahí, desde jardín de infantes hasta la secundaria, así que conocía perfectamente el lugar. Pero se imponía que habláramos con los que estudian ahora en la escuela. No quería hacer una película con mis recuerdos, sino una que reflejara la actualidad. Y la verdad es que estuvo bueno volver ahí desde otro lugar, observar cómo es el presente de la escuela fue toda una novedad para mí." En cuanto al proceso de producción de Escuela Normal , Murga recuerda: "Primero, hicimos un casting dentro de la escuela para encontrar un grupo de chicos que pueda dar cuenta con claridad de ese cambio de mirada que se produce a cierta edad sobre el mundo educativo. Fue una convocatoria muy grande, y encontramos buenos personajes que nos sirvieron para llevar adelante la historia. Filmamos clases y también lo que pasaba fuera de las aulas, y enseguida surgió la idea de empezar a seguir de cerca la elección para el Centro de Estudiantes. Hacía rato que no había una elección en la escuela, así que era todo un acontecimiento. Había dos listas que se perfilaban para ganar esa elección. Seguimos a chicos de cada una de esas listas. Fue muy interesante porque apareció un eje temático y narrativo muy fuerte, el de los chicos frente a la política, pibes que se empezaban a convertir en ciudadanos. La película se terminó organizando alrededor de ese hecho, y se sumaron las participaciones de la jefa de preceptores de la escuela y de algunos docentes; ellos, obviamente, reflejan el punto de vista institucional. Mi idea era evitar el documental de laboratorio, con una mirada distante. Quería hacer una película que tuviera cierto grado de empatía con los personajes y que mostrara cómo funciona la escuela hoy, con particularidades que la diferencian claramente de la escuela de mi época de estudiante".

Aunque a primera vista un estreno en verano pueda parecer riesgoso en términos de convocatoria, Celina tiene confianza: "Estrenar en verano está bueno porque no hay mucha oferta cinematográfica, hay menos competencia -dice-. Ya tuve una buena experiencia en ese sentido con Ana y los otros . Lo fundamental es encontrar un lugar donde la película permanezca, que no vuele una semana después del estreno. Y creo que, además, esta película es ideal para las salas que elegimos".

En la producción de Escuela Normal están involucrados la Universidad del Cine, el Instituto Audiovisual de Entre Ríos, la productora privada Tresmilmundos Cine y el Incaa. Con experiencia en el asunto de conseguir financiación para sus proyectos, Murga sostiene que la política oficial ha mejorado en la Argentina de los últimos años: "Lograr el apoyo del Incaa para financiar una película es más fácil hoy que hace un tiempo. Hay más fluidez. El lugar de mayor conflicto es el de la gente que empieza, eso es histórico, pero para mí ya no es un tema. Creo que hay que mejorar las políticas de fomento para la gente más joven, para el que hace su primera película. Pero hoy también las cosas cambiaron mucho y se puede acceder a hacer una película con más facilidad que cuando yo arranqué. El avance de la tecnología también democratizó las cosas en el cine".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas