Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Verano 2013 / La política no descansa

Massa, hiperactivo y equilibrista, no define aún su futuro

Política

El intendente de Tigre duda entre postularsea diputado o esperar en su distrito hasta 2015

Por   | LA NACION

PINAMAR- Mirá, mirá lo que dice acá", demanda Sergio Massa mientras acerca su teléfono celular al cronista, con las olas embravecidas del balneario CR como telón de fondo. "Calma, tranquilidad", puede verse en la pequeña pantalla, en una repetición casi calcada del discurso que el intendente de Tigre repite a quienes se le acercan con la vista puesta en las próximas citas electorales. "A todos les digo lo mismo: no hay que volverse locos", dice Massa -gorrito Hugo Boss, buzo azul y traje de baño a rayas-, con una sonrisa, consciente de que su decisión tiene en vilo al Gobierno y a no pocos referentes del peronismo opositor.

 
Massa dio pistas contradictorias sobre su destino político. Foto: Archivo 
 

Durante la breve charla con LA NACION, mientras engullía un tostado de jamón y queso y se le acercaban colaboradores y amigos, Massa dio pistas contradictorias sobre su destino político. Presentarse como candidato a diputado kirchnerista, con una lista alternativa o seguir como intendente hasta terminar su mandato son las opciones y seguirán abiertas, al menos, hasta el fin del verano, según coinciden sus referentes más cercanos. Eso sí: nada de lo que ocurre a diario en este selecto balneario pinamarense indica que el joven intendente y ex jefe de Gabinete kirchnerista permanecerá indiferente ante el decisivo proceso electoral que se vivirá este año.

La forma elegida, por ahora, será hacer "campaña" por medio de la gestión en su municipio, sin dejar de lado los contactos con intendentes amigos con perfil propio: Gabriel Katopodis (San Martín); José Eseverri (Olavarría) y Joaquín de la Torre (San Miguel), entre otros, con quienes Massa habla seguido.

Hiperactivo, ayer mismo el intendente volvió a Tigre para inaugurar una colonia de vacaciones y hoy estará en Miramar. Luego del exitoso paso del tenista Roger Federer por Tigre, en el entorno de Massa ya evalúan otros megaeventos deportivos para "exhibir" su gestión y diferenciarse del oficialismo más duro. En abril podrían venir Novak Djokovic y Andy Murray a jugar con Juan Martín Del Potro, y para junio hay planes ambiciosos: la construcción de un estadio de básquet para una exhibición con Emanuel Ginobili y el norteamericano Kobe Bryant. "Ojo, el municipio no puso un peso para Federer", acota Massa.

Cerca de él piensan en el presente político. Las encuestas que llegaron a su despacho ven un escenario algo mejor como candidato del kirchnerismo que en caso de decidir dar el portazo. "Son seis puntos de diferencia, pero es casi el mismo escenario", aseguró un colaborador.

¿Hay contactos con el kirchnerismo? "Siempre quedan amigos", contestaron desde una de las carpas que Massa alquila por la temporada. ¿Y la reciente silbatina de miembros de La Cámpora en Benávidez, con Cristina Kirchner presente? "No creo que fueran mandados. Si le pidieron por favor que fuera a ese acto", contestan desde el massismo. ¿La re-reelección presidencial? "Está en contra, pero va a dar su opinión cuando sea el momento", promete otro incondicional.

¿Y Scioli? "Sergio le reconoce que entiende el nuevo paradigma de comunicación política. Vive de campaña permanente", lo elogia un allegado, sin aventurar si serán aliados o competidores. La oposición tampoco escapa a los planes futuros: cerca de Massa aseguran que hay "buen vínculo" con dos dirigentes cercanos a Mauricio Macri: su primo Jorge, intendente de Vicente López, y el radical Gustavo Posse, que evalúa competir en una interna con candidatos de Pro y el también intendente Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas). "No sé qué tienen que ver Posse y Cargilino. Ah, sí, que los dos se eternizaron en el poder", bromeó otro veraneante en tono de ácida crítica.

Ajeno a ello, Massa regresa brevemente a la charla. Frunce el ceño cuando se lo consulta por el año que se inicia. "Veo mucho ruido político influyendo en la economía, y mucho conflicto sindical", pronostica, antes de bromear sobre sus condiciones de jugador de paddle y mostrarse preocupado por algún asunto de gestión que, vía celular, resuelve su esposa, Malena Galmarini.

Durante la tarde pasarán las charlas en la arena con el peronista bonaerense Osvaldo Mércuri; con Agustín Vila (hijo de Daniel, empresario de medios), con el vicepresidente de Argentinos Juniors, Daniel Guerra, familiares y amigos. Cae la tarde en CR y la incógnita sobre su futuro continúa. Sergio Massa sigue haciendo equilibrio..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerInseguridadSergio BerniArgentina en defaultNarcotráfico