Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Cómo cuidarse del acecho de rateros y de oportunistas

Seguridad

Los turistas priorizan las casas con alarma y les piden a todos que cierren puertas y ventanas

Por   | LA NACION

PUNTA DEL ESTE.- Pocas rejas, muchas menos cámaras de seguridad y alguna que otra garita de vigilancia para edificios situados lejos del centro de la ciudad: el sistema de seguridad que predomina en Punta del Este, especialmente en zonas de casas como San Rafael, Rincón del Indio, La Barra y hasta inclusive José Ignacio, lugares donde se dieron la mayoría de los casos de robos las últimas temporadas, es del tipo de las alarmas centralizadas.

Según coinciden propietarios y operadores inmobiliarios, es un sistema que se empezó a implementar en el balneario uruguayo hace aproximadamente unos diez años, teniendo en cuenta la soledad de las casas durante todo el invierno.

Pero los dispositivos de seguridad electrónica hoy no sólo se instalan por eso: cuando se hacen los primeros contactos con los clientes es común que desde las inmobiliarias les den algunas recomendaciones en materia de prevención, algo impensado hace veinte años.

"A cada inquilino le recomendamos que pongan la alarma cada vez que salen de la casa y que cierren bien todas las puertas y ventanas. Porque si bien los robos que se dan no son violentos, los delincuentes aprovechan cualquier descuido para meterse dentro de la casa: desde una puerta que queda abierta hasta la ventana de un baño", dice Patricia Gancedo, de la inmobiliaria Gancedo & Asociados, situada en La Barra.

Según ella, hace veinte años en Punta del Este "se dormía con la puerta abierta y la llave puesta en el auto", pero en los últimos diez las cosas empezaron a cambiar.

"Hoy el combo para alquilar una casa acá es Internet, televisión por cable y alarma. Por eso lo que se alquiló por completo este año fueron, aunque sean pocos, los departamentos en Manantiales y La Barra", agregó.

Quienes viven o veranean en Punta del Este desde hace años coinciden en que lo que se repite es un mismo modus operandi: casos de raterismo, sin violencia, en casas que han quedado abiertas, vacías o donde al ser tan grandes ni siquiera se escucha a los ladrones actuar, y que suelen ocurrir apenas días después de llegados los veraneantes, como si los delincuentes hubieran estado atentos a los movimientos o a cualquier descuido.

Un claro ejemplo de esta modalidad es el caso de una familia argentina que tiene casa en las primeras paradas de la Mansa.

Según contaron a LA NACION, unos días antes de fin de año, los habitantes del lugar habían dejado la puerta de la galería entreabierta, lo que fue aprovechado por un ladrón que furtivamente se metió, se llevó dos tablets y se fue corriendo.

A través de los GPS de los equipos, que automáticamente enviaron un mail con datos exactos de su ubicación, una de las víctimas hizo la denuncia y dio esa información a la policía, que les respondió que no tenían personal disponible para actuar en ese momento. La misma respuesta recibieron los días siguientes. "Nos dijeron que lo sentían", afirmó uno de los damnificados.

"El patrullaje por la zona no se ve en la calle. Después, cuando los llamamos, vienen enseguida, pero lo que falta es prevención", dice Rodrigo Zanolli, uruguayo con departamento de veraneo desde hace 25 años en Rincón del Indio, que resume los casos que se fueron dando como perpetrados por oportunistas que relojean, vigilan y aprovechan cualquier descuido..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana