Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Las chicas de los setenta: Moria y Carmen, dos escandalosas

Opinión

El último fin de semana viajé a Mar del Plata para ver distintos espectáculos. Uno de los varios que elegí fue Escandalosas. Tenía la intriga de ver cómo compartían escenario Moria Casán y Carmen Barbieri.

Escandalosas ambas en el sentido más literal de la palabra. Mujeres que ponen y exponen su vida privada ante el público, que se muestran sin ningún pudor a diestra y siniestra . Representantes de una generación de personajes, mezcla de actrices, vedettes y mediáticas. Se trata de una variación entre revista, music hall y comedia musical. Donde los jóvenes tienen mucho espacio para lucirse. Es un espectáculo moderno, nada machista y que por lo tanto no deja a la mujer en un lugar incómodo. Más allá de que hay cuerpos al rojo vivo como en toda revista.

Mujeres que ponen y exponen su vida privada ante el público, que se muestran sin ningún pudor a diestra y siniestra

Pero no quiero hacer hincapié en la crítica teatral. Quiero hablar de otra cosa. Quiero hablar de estas dos mujeres sobre el escenario. Y referirme a ellas desde un punto de vista simbólico. En esta ocasión dan varias señales para tener en cuenta: primero han cedido ambas mucho espacio a sus respectivos egos. Ninguna le quita protagonismo a la otra. Las dos tienen sus monólogos , que por supuesto son auto referenciales y hábiles porque crean empatía con otras mujeres. Hay un cuadro donde ambas, sentadas en un banco de plaza, ya muy viejitas, donde hacen un repaso de sus vidas, tiene ironía y ternura. Es un momento entrañable del espectáculo. Otro punto interesante , para una mirada de "Una chica de los setenta" es algo que me llamó la atención: es la primera vez que Carmen Barbieri dirige y arma un espectáculo. Es su debut como jefa de compañía. Con todos los años que tiene de experiencia y de taco gastado sobre un escenario, esta es su gran presentación como directora, como mujer con poder. Como dueña del circo: como poseedora de la batuta. Y eso sí que es sorprendente.

Luego de la función fui a verlas a ambas a sus respectivos camarines. Y ambas se toman el tiempo para intercambiar opiniones. Y en la charla con Carmen me di cuenta de que escuchaba con atención. Y repetía "Esta es la primera vez que yo hago todo, con ayuda, pero todo".

Ninguna le quita protagonismo a la otra. Las dos tienen sus monólogos , que por supuesto son auto referenciales y hábiles porque crean empatía con otras mujeres

Ahora bien. Que pasó en la vida de esta artista para que recién ahora pudiera dar este paso tan importante en su vida. Tiene algo que ver su separación de Santiago Bal. Tiene que ver esta dependencia que tienen muchas mujeres de sus maridos. Y sobre todo del marido que está en el mismo rubro. Qué pasó que durante los veintipico años de matrimonio con Santiago Bal él tomaba todas las decisiones. También es elocuente que Carmen haya confesado que nunca había hecho un cheque y que el dinero se lo manejaba el marido.

En la otra vereda está Moria, una mujer que sobrepasa a cualquier hombre, que los aniquila física y mentalmente con su cuerpo monumental y su lengua karateca como ella misma dice.

Y mientras las miraba pensaba en cuánto hay para aprender estas otras "chicas de los setenta". ¡Chapeau para ambas! Insisto esta no quiere ser una crítica de la sección espectáculos es simplemente una reflexión acerca de la vida. ¡Aguanten estas escandalosas de los setenta!..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYMurió Horacio FerrerEl caso Mariano BeneditElecciones 2015El caso de Lázaro Báez