Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"El apoyo del pueblo fue muy importante", dijo el capitán

Así lo sostuvo Pablo Lucio Salonio, en medio del reencuentro de los tripulantes de la Fragata con sus familiares y amigos

Jueves 10 de enero de 2013 • 04:43

El reencuentro entre los marinos de la Fragata Libertad y sus allegados se produce todos los años, cuando el buque escuela regresa de su habitual travesía. Sin embargo, el de ayer fue diferente debido a la extensión de la travesía, y a los conflictos e incertidumbre que debieron atravesar los marinos.

Uno de los primeros en hablar con la prensa luego del discurso de la presidenta Cristina Kirchner fue Pablo Lucio Salonio, el capitán del navío: "La Fragata llegó después de una larga travesía. Quería comentarles que el apoyo que recibimos del pueblo argentino y del extranjero."

"Tuvimos un recibimiento fabuloso. Llegar a la Argentina y encontrarnos con nuestros ciudadanos es una emoción y el mejor apoyo que pudimos recibir. Quisiera decirles a todos gracias", agregó.

Pero no quiso responder preguntas acerca de los sucesos que ocurrieron en Ghana o en altamar durante los últimos meses: "Yo no quisiera brindar detalles porque, como saben, en este momento hay autoridades trabajando en la cuestión. Por respeto a ellos quisiera no dar más precisiones", alegó.

cerrar

Y aseguró: "Considero que sólo hemos cumplido con nuestro deber. La Fragata tiene una historia muy larga. A nosotros nos tocó vivir este desafío. No le atribuyo más significado de que hemos contribuido con nuestro deber. Para nosotros hicimos nuestro trabajo", concluyó.

Después de más de dos meses de espera, el oficial Carlos Guerri se encontró con su esposa y sus dos hijas. "Tuve el apoyo total de mi familia durante todo este tiempo", expresó a la señal C5N, abrazado a sus familiares.

"Tuve un recibimiento que no esperábamos. Por ahí uno quiere más a la familia y no esperábamos tanto. Estuvo bueno. Mucho tiempo de espera", expresó otro marino, oriundo de Corrientes, con los ojos aún colorados por la emoción.

David Solís, proveniente de la localidad de Moreno, provincia de Buenos Aires, contó que lo fueron a recibir varios familiares. "Vinieron mi hermana, mi sobrino, mi ahijado. Fue muy emotivo el regreso, tenía muchas ganas de estar acá, fue mi primera fiesta en el agua", aseguró. Y añadió: "Uno tiene una expectativa, pero nunca me imaginé que iba a ser algo así tan grande. Siempre había gente saludando, muy amigables fueron todos".

Otro tripulante del buque escuela expresó: "Salió todo bien por suerte y estamos de regreso. Yo me quedo de guardia, mi familia no pudo venir. Estaremos volviendo en febrero a casa", dijo otro marino. Y agregó mirando a cámara: "Gracias por el saludo de la gente".

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.