Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tragedia de Once

La Justicia complicó más la situación de Jaime y de Schiavi

Política

La Cámara responsabilizó también al maquinista y acusó al Estado

Por   | LA NACION

La Cámara Federal agravó ayer los procesamientos contra todos los ex funcionarios nacionales implicados en el accidente ferroviario de Once, incluidos los ex secretarios Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y confirmó los de los empresarios Claudio y Mario Cirigliano, aunque en estos casos con una figura judicial más leve.

Además , procesó al ex titular de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT) Juan Sicaro y al maquinista Marcos Córdoba, quienes en el fallo de primera instancia no habían sido considerados responsables.

También amplió la investigación sobre todos los funcionarios que ocuparon la Secretaría de Transporte desde que la línea Sarmiento fue concesionada hace 17 años, y urgió al juez Claudio Bonadio para que la causa llegue a juicio oral.

El fallo de la Sala II de la Cámara Federal consideró que la tragedia de hace casi un año, en la que murieron 52 personas, fue responsabilidad del Estado, que no controló a las concesionarias ferroviarias; de TBA, que no mantuvo los trenes, y del motorman, que condujo de manera negligente. Es decir, amplió el rango de imputaciones respecto de la decisión que había tomado Bonadío en primera instancia.

El fallo se conoce un día después de que la presidenta Cristina Kirchner admitiera que es necesario mejorar y actualizar el servicio ferroviario, para lo que anunció una inversión de 4900 millones de pesos destinados a las líneas Sarmiento y Mitre.

"El fatídico suceso no es más que el producto de la indiferencia con que se comportaron todos aquellos que intervinieron en la operación del servicio", escribieron los camaristas.

Los jueces intimaron además al Gobierno y a las empresas a replantear los mecanismos de control del sistema ferroviario; a los gremios, a dialogar para cambiar la manera en que se operan los trenes, y al Estado, a que brinde "apoyo y contención" a las víctimas del choque que dejó 800 heridos para darles "integral asistencia".

Al revisar el fallo de Bonadio, la Cámara Federal procesó a Sicaro, el último titular de la CNRT y entonces máximo responsable del control de los trenes, a quien el magistrado no había considerado entre los responsables de lo sucedido el 22 de febrero de 2011.

El tribunal entendió que, al igual que Sicaro, Jaime, Schiavi, el ex secretario de Transporte Ferroviario Guillermo Luna y el ex interventor de la CNRT Pedro Ochoa Romero, deben quedar procesados, pero por un delito más grave: antes estaban acusados de incumplimiento de sus deberes y abuso de autoridad, pero ahora enfrentan la acusación de estrago culposo y administración fraudulenta, al igual que los empresarios, cuyos procesamientos fueron confirmados. Esta calificación legal expone a los acusados a penas que pueden llegar a los 11 años de prisión. El tribunal los embargó por 600 millones de pesos a cada uno.

La buena noticia, sólo para los empresarios acusados, es que el tribunal revocó la acusación de integrar y conducir una asociación ilícita, pues entendió que la concurrencia de voluntades para un objetivo ilegal no pasa de lo que podría considerarse una participación criminal.

No obstante, los camaristas destacaron que el juez federal Sebastián Ramos debe investigar esta hipótesis, pues fue quien se quedó con la parte de la causa en la que se investiga el destino de los subsidios que el Estado les dio a los empresarios. La Cámara recordó que -según la AGN- entre 2006 a 2010 los subsidios se incrementaron un 146%, y que el subsidio por pasajero subió un 483% entre 2003 y 2009.

La sentencia dictada por los camaristas Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Farah incluyó entre los responsables de la tragedia al maquinista Marcos Córdoba, que había sido sobreseído por Bonadio, y embargó sus bienes hasta la suma de 200 millones de pesos.

Los jueces en su fallo describieron la responsabilidad de cada uno. De los Cirigliano dijeron que sus preocupaciones pasaban por cobrar más del Estado y no por las condiciones del servicio que prestaban. "Son responsables todos aquellos que, directa o indirectamente, tuvieron capacidad funcional para modificar el escenario adverso existente, pese a lo cual, desarrollando una política empresarial desaprensiva".

"A la par que se incrementaba el deterioro de los bienes públicos entregados y aumentaban los costos de explotación -con la consecuente mayor erogación a cargo del Estado-, crecían los dividendos percibidos por los accionistas", escribieron.

De los funcionarios dijeron que sabían de las deficiencias y de los subsidios, y no obstante "continuaron con su accionar delictivo". Y dijeron que "ha quedado demostrada la contribución de Jaime, Schiavi y Luna a los hechos analizados merced al desapego y total ausencia de atención a la forma en que eran mantenidos los bienes concesionados y al modo en que se prestaba el servicio y se velaba por la propia seguridad de los usuarios".

Fueron duros con el Estado, que no controló, con los empresarios, que se despreocuparon por el servicio para interesarse por multiplicar sus ganancias, y con los gremios, que no se comprometen con la seguridad.

QUEJAS CONTRA LA PRESIDENTA
  • Paolo Menghini, el padre de Lucas Menghini Rey, víctima de la tragedia de Once, se quejó del discurso de Cristina Kirchner de anteayer que no mencionó a los fallecidos en su anuncio de comprar nuevos vagones para las líneas Mitre y Sarmiento.
  • "La omisión de la Presidenta es un golpe tremendo", dijo. "Que en ningún momento se haya dicho que esa transformación llega después de 52 muertes inocentes, que fueron llevadas a morirse de un modo absurdo y previsible es muy doloroso", se quejó.
  • Después del fallo de ayer, afirmó: "'Schiavi, Jaime, Cirigliano y Sícaro son los nombres de la tragedia". Y reiteró: "Nosotros siempre insistimos en la responsabilidad política que debía controlar a los Cirigliano, pero insistiremos en el juicio oral que hubo un plan para no controlar a los empresarios".
  • Los responsables para la Justicia

    La Cámara amplió las responsabilidades

    Las causas
    "Una negligencia en la conducción y el estado del tren siniestrado tornaron lo evitable en una tragedia de enorme magnitud"

    Empresarios
    "Existen elementos que permiten responsabilizar a los operadores del servicio, en tanto se encuentra suficientemente acreditado que no dieron cumplimiento al compromiso contractual asumido." Prueba de ello son "la informalidad que rodeaba la entrega de formaciones: la ausencia o anulación de compresores, la ausencia de freno de guarda, falta de controles de velocidad máxima permitida"

    Funcionarios
    "Ha quedado demostrado que los funcionarios han incumplido sus propios deberes ejerciendo un control meramente formal." Y por eso hubo un "quebrantamiento de las obligaciones indelegables e inaplazables del contrato de concesión: el mantenimiento de los bienes públicos". Agrega el fallo que, "a juicio del Tribunal, el fatídico suceso no fue más que producto de la indiferencia con que se comportaron todos aquellos que intervinieron, de una u otra forma, en la operación del servicio de transporte ferroviario de pasajeros".

    Del editor qué significa:
    El fallo de la Cámara es mucho más abarcativo que el original de Bonadio. Muestra la confluencia de responsabilidades en el trágico accidente.

    TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015