Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Falsificación

Caso Ciccone: adulteran datos en un registro oficial

Política

Horas después de que LA NACION consultó al Ministerio de Justicia por el extravío o robo de tres legajos societarios vinculados al caso Ciccone , la Inspección General de Justicia (IGJ) adulteró sus registros informáticos y modificó los trámites de reconstrucción y los sumarios derivados de esa desaparición.

La información surge de los datos volcados en el sistema interno de computación del organismo, al que accedió este diario.

La adulteración de los registros informáticos ocurrió a partir del viernes 21 de diciembre pasado y se concentró en los legajos de T he Old Fund, Ciccone Calcográfica y London Supply , las tres sociedades clave en la investigación penal que busca determinar cómo ocurrió el desembarco en la imprenta de Alejandro Vandenbroele, el presunto testaferro del vicepresidente Amado Boudou.

Hasta mediados de diciembre, el sistema informático interno de la IGJ, conocido como "ARGA", mostraba que la Oficina Judicial había completado la reconstrucción de los tres legajos robados o extraviados. En el caso de The Old Fund, el expediente había sido enviado al Archivo, donde se encontraba desde el 21 de mayo.

Sin embargo, luego de que LA NACION llamó al Ministerio de Justicia, el 21 de diciembre, para conocer su posición, y de revelar tres días después el robo o extravío de esos legajos, el registro informático "ARGA" comenzó a mostrar cambios notorios, plasmados a partir de ese mismo viernes 21.

En los casos de la Compañía de Valores Sudamericana (el nuevo nombre que se le dio a la ex Ciccone Calcográfica) y de London Supply, apareció un sorpresivo paso el 26 de diciembre por la secretaría privada del titular del organismo, Norberto Berner.

"Fue para emprolijar, porque faltaba documentación y hasta habían mezclado documentos de un expediente de reconstrucción en el de otro", indicó a LA NACION una fuente al tanto de lo ocurrido dentro del organismo.

En el caso de The Old Fund, la adulteración fue más drástica aún. Alguien borró su estancia desde mayo en el Archivo de la IGJ y rearmó el legajo como que pasó, sin escala alguna por el Archivo, de la Dirección de Sociedades Comerciales, donde ahora figura como que estuvo desde el 18 de mayo, a la Oficina Judicial, adonde arribó también el 28 de diciembre.

La adulteración de las informaciones sumariales -es decir, la teórica investigación interna sobre cómo y quiénes pudieron extraviar o robarse los tres expedientes- resulta todavía más ostensible, según surge de esos registros informáticos del último mes a los que accedió LA NACION.

De acuerdo con las pantallas del "ARGA" de mediados de diciembre, los tres sumarios habían pasado por distintas áreas de la IGJ, hasta que recalaron en la Oficina Judicial. De allí pasaron a la secretaría privada de Berner el 4 de diciembre y, apenas minutos después, se enviaron a la División Despacho General y Personal.

Es decir, el área que registra las resoluciones emitidas por el inspector general de Justicia. Es decir, tal y como si Berner hubiera firmado resoluciones en los tres sumarios, según los procedimientos habituales y los precedentes verificados en otros expedientes en procesos de reconstrucción en el organismo.

Desaparición

Tras la consulta y publicación del diario LA NACION, sin embargo, en las hojas de ruta informáticas de esos tres sumarios desapareció el paso por la División Despacho. Ahora, el sistema "ARGA" expone que los tres llegaron el 4 a la secretaría privada de Berner, pero que el 17 de diciembre retornaron a la Oficina Judicial, donde se asignaron el 21 a la sumariante Beatriz Grassi. Es decir, sin un paso por la División Despacho ni margen alguno para supuestas resoluciones firmadas por Berner en los tres casos.

La designación de Grassi -que figura como la funcionaria "30" en el sistema "ARGA"- a cargo de esos sumarios levantó mucha polémica y comentarios dentro de la Inspección General de Justicia. En particular, porque la cadena de responsabilidades por el extravío o robo de esos legajos llega hasta el entonces titular del organismo, Marcelo Mamberti, y su secretaria privada.

El "ruido" dentro de la IGJ se debe a los antecedentes laborales de ambos. Tanto Mamberti como su secretaria privada llegaron provenientes de Migraciones, al igual que el hoy titular de la Oficina Judicial, Carlos Flores, y de la propia Grassi. Todos ellos trabajaron juntos y enfilaron, también juntos, hacia el organismo de contralor de las sociedades, según lo evidencian sus currículums, disponibles en Internet.

La relación laboral y de amistad que existe entre Mamberti, Flores y Grassi debió forzar la inmediata excusación de estos últimos en los sumarios, según lo establece el artículo 22 del decreto 467/99 que fija el Reglamento de Investigaciones Administrativas, en la órbita del Poder Ejecutivo Nacional. Pero no ocurrió de esta manera. Grassi sigue firme.

Así, aunque sin avances reales en las informaciones sumarias, de todos modos las hojas de ruta originales de los tres expedientes de reconstrucción y las tres informaciones sumarias pueden aún ser recuperadas por la Justicia si ordena una auditoría integral de su sistema informático, como también puede determinar qué usuario adulteró esos registros mediante una computadora, según indicaron fuentes con conocimiento de los procedimientos técnicos del organismo a LA NACION.

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal federal Carlos Stornelli ya investigan el extravío o robo de los legajos de las empresas The Old Fund, Ciccone y London Supply desde fines de diciembre, cuando se radicó una denuncia penal, poco antes del inicio de la feria judicial.

LOS HECHOS

  • Sociedades en la mira
    Fueron adulterados legajos de The Old Fund, Ciccone Calcográfica y London Supply
  • La maniobra
    La Inspección General de Justicia (IGJ) manipuló sus registros informáticos a partir del 21 de diciembre, después de las consultas hechas por LA NACION.
  • El extraño recorrido de un legajo

    La adulteración de las informaciones sumariales sobre The Old Fund, el fondo que presidió Alejandro Vandenbroele, ligado a Amado Boudou

    • Enero 2013.
      Tras la denuncia del robo o extravío de los legajos que hizo la nacion, en la IGJ se rearmó el legajo de The Old Fund, que tuvo un inusual recorrido hasta llegar a la Oficina Judicial.

     

    • Diciembre 2012.
      La ruta informática del mismo expediente evidencia los cambios con respecto al mes siguiente. En el último registro, figuraba en el Archivo. En enero, ya estaba en Judicial.

     

    • El legajo.
      La portada del expediente de The Old Fund, con el código de trámite 00720 y la carátula de "reconstrucción". Se trata del fondo de Alejandro Vandenbroele, ligada a Boudou.

     

    • NORBERTO BERNER
      Jefe de la IGJ

      Camporista, Norbero Berner llegó a la IGJ y una de sus primeras tareas fue asumir la supervisión de los expedientes de The Old Fund, Ciccone Calcográfica, London Supply y Madres de Plaza de Mayo
    • MARCELO MAMBERTI
      Ex titular de la IGJ

      En la gestión de Mamberti, que estaba apadrinado por Aníbal Fernández, se produjo el extravío o robo de legajos de The Old Fund, el fondo que presidió Alejandro Vandenbroele, ligado a Amado Boudou
    • CARLOS STORNELLI
      Fiscal federal

      Stornelli y el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi investigan desde diciembre el extravío o robo de los legajos de The Old Fund, Ciccone y London Supply, que ayudó a levantar la quiebra de Ciccone

    Del editor: qué significa
    Cualquier atajo parecería ser factible en el Gobierno para ocultar la polémica trama legal que tiene en vilo el accionar del vicepresidente Boudou.

    TEMAS DE HOYElecciones 2015Guido Carlotto (Ignacio Hurban)Mundial de BásquetUS Open