Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El frente sindical

La CTA se sumó a los reclamos

Política

La central oficialista que lidera Yasky se reunió con Tomada y pidió un aumento del 25% para los salarios; al igual que la CGT de Caló, instó a Trabajo a hacer cambios en Ganancias

Por   | LA NACION

El Gobierno volvió a recibir ayer malas noticias de parte del universo gremial que, por lo menos en lo formal, le resulta afín. La CTA oficialista que lidera Hugo Yasky ratificó que exigirá aumentos salariales a partir del 25 por ciento y que impulsará una reforma por ley del Impuesto a las Ganancias.

La central obrera sumó así su voz a la de la CGT alineada con la Casa Rosada, al mando del metalúrgico Antonio Caló, que anteayer, también ante el ministro de Trabajo Carlos Tomada, había fijado el piso de las paritarias en un 25% y reclamó cambios en Ganancias.

Yasky y Tomada estuvieron reunidos en la sede de la central obrera, en Piedras al 1000, durante casi dos horas.

"El piso de referencia [para negociar aumentos salariales] será del 25 por ciento, que es el número que acredita el aumento de los productos básicos y el que se acordó para el salario mínimo en septiembre del año pasado", dijo Yasky en una conferencia de prensa no bien terminó el encuentro con el ministro de Trabajo.

Lo flanqueaban el piquetero Luis D'Elía; su segundo en la central, Pedro Wasiejko (neumáticos); el diputado kirchnerista Edgardo Depetri, y el docente Roberto Baradel, que también participaron de la reunión con Tomada.

Cuando Yasky enfrentó a los medios el Indec ya había difundido el 10,8% como índice de inflación oficial durante 2012, muy lejos del 25,6% que arrojaron las consultoras privadas. El jefe de la CTA evitó cuestionar la cifra, pero dejó claro que no la aceptará como parámetro. "El drama sería que el Gobierno intentara imponer esa cifra para la negociación", advirtió.

Incluso, Yasky contradijo al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que por la mañana había asegurado que en materia salarial la Argentina alcanzó "el famoso fifty-fifty", expresión acuñada por Juan Domingo Perón respecto del reparto de las ganancias.

"No, no estoy de acuerdo", descargó Yasky. "Falta mucho para llegar al país de 1950 en el que no se conocía el trabajo no registrado", completó.

Tomada, en cambio, se fue sin hacer declaraciones y, una hora más tarde, emitió un comunicado, tal como había hecho anteayer tras la cita con la CGT liderada por Caló.

En términos casi calcados al comunicado anterior, la cartera laboral consignó que en la reunión "se coincidió en la necesidad de mantener la capacidad adquisitiva del salario y la mejora de la distribución del ingreso con paritarias libres". Además, Tomada volvió a pedir "responsabilidad" a sindicalistas y empresarios al momento de discutir subas.

Esa frase sintetiza la intención oficial de encorsetar los reclamos de las centrales oficialistas, que, además de coincidir con los de la CGT de Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli, exceden lo que el Gobierno está dispuesto a poner sobre la mesa. En el caso de las paritarias, la Casa Rosada aspiraría a que las subas no superen el 20%.

También en sintonía con la CGT de Caló, Yasky aprovechó el cara a cara con Tomada para insistir con el reclamo por Ganancias.

La CTA propone modificar el impuesto por ley, hacer que lo paguen sectores hoy exentos y reemplazar el sistema de escalas por un piso fijo: establecer que se graven los salarios a partir de los 20.000 pesos.

"Debería incorporarse la compra venta de acciones, que hoy no tributa, y el sector judicial, que tampoco lo paga", precisó Yasky.

Desde abril de 2011, cuando se modificaron por última vez, los pisos de Ganancias se mantienen en $ 5782 para los trabajadores solteros sin hijos y $ 7998 para los casados con dos hijos.

Los plazos

Según Yasky, Tomada se comprometió a "dar una respuesta concreta" por Ganancias antes de marzo. Los tiempos que maneje el Gobierno respecto del reclamo impositivo son vitales para los gremios. Tanto oficialistas como opositores esperan que el tema esté resuelto antes del comienzo de la mayoría de las paritarias, de manera que las subas que se acuerden no terminen licuadas por el impuesto. Este sería el caso de los docentes, que ya iniciaron su paritaria, y que pretenden cerrarla antes del comienzo del ciclo lectivo. (Ver aparte). "Si no tenemos una respuesta rápida arrancamos la paritaria con una pérdida salarial para el doble de los trabajadores: pasamos de uno a dos millones", calculó Yasky ante LA NACION.

En el Gobierno las posiciones respecto de Ganancias están divididas entre quienes apoyan un cambio integral a través de una ley y los partidarios de sostener el sistema de pisos que rige hoy. En el caso de subir el piso de Ganancias como piden los gremios, la Casa Rosada debería resignar la recaudación de unos 9500 millones de pesos anuales.

Hay coincidencia, sin embargo, entre sindicalistas y funcionarios en que el hecho de este sea un año electoral será vital el manejo de los tiempos a la hora de hacer anuncios.

Fuerte advertencia de los gremios docentes

Mientras ya se lleva adelante la paritaria en la provincia de Buenos Aires, los gremios docentes advirtieron ayer que también a nivel nacional la negociación salarial será "complicada".

La secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), enrolada en la CTA oficialista, Stella Maldonado, reclamó al Gobierno que modifique el impuesto a las ganancias y dijo que en el gremio hay "especial preocupación" por los sueldos de las categorías más bajas, que, aseguró, están "amesetados".

"No pueden quedar gravados [por Ganancias] los salarios medios. En algunas provincias el impuesto afecta a alrededor del 50 por ciento de los maestros", añadió Maldonado. El comienzo de la paritaria a nivel nacional, que suele funcionar como "caso testigo" para la discusión en las provincias, está previsto para la semana próxima. Anteayer comenzó el debate en la provincia de Buenos Aires.

"Es crucial discutir el básico y el blanqueo de miles de compañeros. Recién después avanzaremos sobre el tema salarial", dijo a LA NACION Roberto Baradel, el secretario general del Suteba, que participó ayer de la reunión de la CTA de Yasky con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. El piso del salario docente es hoy de 2800 pesos..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLey de abastecimientoActividad económicaConflicto en Medio Oriente