Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Pepe Cibrián Campoy - Ángel Mahler

30 años de sueños compartidos

Espectáculos

Arrancaron 2013 con dos obras en cartel, El jorobado de París y Dorian Gray, el retrato, pero planean dos más

Por   | Para LA NACION

Hace 30 años, Pepe Cibrián Campoy buscaba a alguien para que hiciera los arreglos musicales de una obra que estaba por estrenar. Le había llegado a través de un asistente el rumor de que el indicado era un chico de 21 años que vendía teclados en una famosa casa de San Telmo. Pepe se acercó a esa tienda y le llevó un casete con la partitura de Martín Bianchedi interpretada en guitarra. Esa misma noche le avisaron al director que alguien lo buscaba en la puerta del teatro. En el auto de Ángel Mahler, Pepe escuchó esos arreglos. Así nacía una sociedad que ha creado más de 15 musicales y tantos clásicos de la cartelera argentina.

Arrancaron el año con dos obras en cartel: El jorobado de París y Dorian Gray, el retrato, y a mediados de año estrenarán Calígula y Falsettos.

En estos días, la dupla repuso dos obras, inspiradas en dos textos emblemáticos de la literatura universal. La semana pasada fue El jorobado de París , el universo concebido por Víctor Hugo, y anteayer, El retrato de Dorian Gray , la historia de Oscar Wilde. La primera, que celebra 20 años de vida, es interpretada por Nacho Mintz, como Quasimodo; Diego Duarte Conde, como Claudio Frollo; y Florencia Spinelli, como la gitana Esmeralda. La segunda, una de las favoritas de Mahler, estrenada en 2005, tiene en sus papeles protagónicos a Juan Rodó, Luna Pérez Lenning, Gastón Avendaño y Alexis Pozzo Godoy. Pero cerrarán el año con otros dos montajes: el reestreno de Calígula (con Damián Iglesias) y Falsettos, de William Finn y James Lapine.

-Estas dos obras que estrenan pertenecen a distintas etapas de sus musicales. Me imagino que han cambiando sus ideas y estéticas con el tiempo, ¿es así?

Pepe Cibrián: -Hoy soy menos estructurado, no tengo por qué justificar tantas cosas que ocurren en escena. En la actualidad, todo es más vertiginoso, así lo demandan el público y la sociedad. No significa que nuestras obras sean descartables, pero sí nos hemos ido amoldando. Así como Picasso, por ejemplo, tuvo varias etapas en su creación, también lo hemos experimentado nosotros. En ese sentido, El jorobado , estrenado en 1992, es de nuestra etapa azul, de las primeras obras. Hoy lo haríamos distinto.

Ángel Mahler: -Por ejemplo, acortamos El retrato. y con eso ganamos un montón. Cuando Pepe me dijo que íbamos a quitarle algunas cosas, me asusté, pero al contrario, le dio mucho más ritmo. Hay también momentos que redescubrís escenas o temas, por ejemplo, "Volaré", el tema final de El jorobado es un canto a la esperanza, alegre, que no estuvo en la primera versión ni en la tercera, pero ahora decidimos agregarlo.

-Tanto El jorobado... como El retrato... tienen puntos en común.

PC: -Ambas historias bucean en el significado de la belleza. El retrato es obviamente una historia de amor entre dos hombres, mientras que en El jorobado... hay otro tipo de vínculo. Ambas plantean el tema de la prisión en la que vive el hombre. Dorian se equivoca; Quasimodo, no. Es un tema muy actual porque todos buscamos ser bellos de algún modo u otro. Operarse, me parece muy bien si no estás contento con la imagen que tenés de vos mismo, pero hay personas que por eso venden su alma al diablo. El jorobado, que no es bello, lo es mucho más si se los compara con otros que lo rodean.

-¿Cómo eligen los temas o las obras que van a llevar al musical?

AM: -A mí interesa que la música no pase de moda, que permanezca siempre a lo largo del tiempo, por eso los clásicos nos aportan tanto material. De chico leía mucho. A los 13 años me emocioné con El retrato de Dorian Gray . Es uno de los musicales preferidos que hicimos con Pepe, y creo que lo que tanto me gusta es que habla de la creación de los artistas: en su obra está su alma verdadera. Me largué a llorar como un niño cuando hice el tema de Basil y siento que es uno de los temas más logrados de mi carrera.

-¿Y las audiciones? ¿Cómo eligen a sus artistas? En la película de Adrián Suar, El día que me amen, aparecés en este rol, Pepe. ¿Cuánto hay de ficción?

PC: -Cada vez tomamos menos pruebas. Hemos formado a tanta gente y conocemos muy bien a nuestros artistas, y nos elegimos mutuamente otra vez. A veces hago seminarios y ahí me encuentro con talentos únicos. Hace poco estaba en Córdoba dando clases y escuché a un chico que me impactó. Era Alexis Pozzo Godoy y le pedí que viniera a Buenos Aires para que Ángel lo conociera. Hoy es uno de los protagonistas de El retrato... .

-¿Qué tiene que tener un artista para poder brillar en el musical?

PC: -Ser buena persona.

AM: -A mí me interesa que cante.

PC: -Claro, porque vos no los tenés que dirigir (risas). Hay una chica que vino de Córdoba, Eluney Zalazar, muy bella, pero no cantaba ni una nota. Fue tal su dedicación que hoy está en El retrato. y es el reemplazo de la protagonista.

-¿Cómo definirían su estilo?

AM: -A mí me gusta mucho la ópera y a Pepe, no tanto, no tiene paciencia para verla. Sin embargo, sus textos son extremadamente operísticos. No sé si viene de Lorca o de esa cosa tan española que tiene en su sangre. Esa conjunción es la que me encanta.

PC: -Tenemos el respeto del público y de los medios. Somos un país fácil y difícil a la vez. Fácil porque la gente es cálida con nosotros; difícil porque es arduo mantenerse siendo 100% nacionales. Éste es el mérito y lo que nos distingue del resto.

-Pepe, te han propuesto hacer obras extranjeras, por ejemplo, Falsettos...

PC: -Te voy a explicar. La vi en 1992. Es una historia muy bella que habla sobre el amor entre dos hombres, con el principio del SIDA como contexto. Con Ángel pensamos que si hubiese que hacer una obra que no fuese nuestra, haríamos esa o Hello, Dolly! Lo contamos en una cena de amigos como un deseo y Javier Faroni compró la obra enseguida. Lo quiero mucho, y fue muy generoso, pero si no puedo hacer una obra con Ángel, no quiero hacerla.

AM: -Nunca se trata de pedir permiso uno al otro. Es algo que naturalmente ocurre. No hay envidia entre nosotros.

Fórmula duradera

"Pepe, no puedo creer que justo hoy te encuentre. Hoy me recibí de psicóloga social. Te admiro mucho a vos y a tu familia", le dice una desconocida al director, quien agradece el cumplido.

"Esto me parece muy conmovedor. Antes me saludaban por mis padres y ahora también por mí. Hay mucha gente que no vio mis obras, pero está el cariño de la gente y no entiendo muy bien por qué ocurre", reflexiona el heredero de una estirpe de talentosos artistas como fueron José Cibrián y Ana María Campoy, que tiene como sucesora a su sobrina Candela. Mahler también tiene dos hijos artistas: Damián, quien dirige sus propias obras; y Emanuel, a cargo del diseño gráfico de ambos espectáculos que se reestrenan por estos días. "Seguramente a los hijos de Ángel les pasará lo mismo que hoy me ocurre a mí", opina Pepe.

¿Cómo explican la permanencia, este matrimonio tan fértil y armonioso? "Si el autor de un libro no encuentra en la música su otro yo, y viceversa, es muy difícil hacer una obra", dice Pepe. "Nos vivimos mandando mensajitos del estilo «¡Qué bien que escribís!». Ahí está el secreto. Somos admiradores el uno del otro", concluye Ángel.

  • EL JOROBADO DE PARÍS
    De P. Cibrián Campoy y A. Mahler
    En el Presidente Alvear,
    Corrientes 1659.
    De martes a viernes, a las 20.30; sábados, a las 18 y a las 21.30; y domingos, a las 19.30.
  • DORIAN GRAY, EL RETRATO
    En el Lola Membrives,
    Corrientes 1280.
    De miércoles a viernes, a las 21; viernes, a las 15.30; sábados, a las 18 y a las 22.30; y domingos, a las 20.
TEMAS DE HOYElecciones 2015Guido Carlotto (Ignacio Hurban)Mundial de BásquetUS Open