Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
 
Ver página en pdf

Verano 2013

Una noche lírica de lujo deleitó a Mar del Plata

Sociedad

Zurich Gala del Mar cautivó, como todos los años, a casi 20.000 personas frente a Playa Grande

Por   | LA NACION

MAR DEL PLATA.- La noche y la platea enmudecen cuando la batuta del maestro Guillermo Becerra se alza y dispone que sólo suene Wagner. Y en seguida pasarán Catalani, Rossini, Bizet, Verdi y más. Así durante dos horas. Con cada autor, la admiración. Y entre uno y otro, el reconocimiento para sus intérpretes, orquesta, solistas y coro, que, ayer y desde el escenario montado en Playa Grande, volvieron a deslumbrar a la multitud que acompañó una nueva edición de la Zurich Gala del Mar, el concierto lírico y solidario que así cumplió 11 presentaciones en esta ciudad.

La respuesta del público, como de costumbre, fue fantástica. Según los organizadores, casi 20.000 personas se repartieron entre las plateas destinadas a invitados, pendientes parquizadas del Paseo Celso Aldao y las veredas de Boulevard Marítimo Peralta Ramos. La escenografía es una suerte de anfiteatro natural que encuentra una caja de resonancia a medida en esa primera línea de edificios de la costanera, donde anoche y como siempre los balcones oficiaron como palcos de lujo para seguir a través de las pantallas gigantes la presentación de los artistas.

A las bajas temperaturas, más notorias porque la brisa llegaba fresca y constante, se las enfrentó con algún abrigo adicional y las ganas de disfrutar de un espectáculo de primer nivel internacional, que organizan el grupo asegurador Zurich y la Secretaría de Cultura de la comuna local con el auspicio de diario LA NACION, su revista adnCultura y Canal 10.

El concierto, con producción general de Marcelo Franganillo, reunió unos 180.000 espectadores en las diez ediciones anteriores. Este año, en una campaña que se puso en marcha desde hace dos semanas y con gran respuesta, se recibieron tapas de botellas plásticas que se entregarán al programa de reciclado de la Fundación Garrahan.

Con presentación a cargo de Nino Ramella, la gala sumó invitados que prometen y mucho. La Orquesta Infanto Juvenil local, que dirige el maestro Guillermo Sotelo, abrió la noche, y con su calidad y desempeño se llevó la primera gran ovación.

Las otras se las repartieron la Orquesta Sinfónica Municipal, pilar fundamental en la programación de cada edición de estos conciertos; el grupo Coral Cármina, que conduce Soledad Gonzalía, y los solistas convocados para esta ocasión: la mezzo soprano Adriana Mastrángelo, la soprano María José Dulín, el barítono Ernesto Bauer, el bajo Homero Pérez Miranda y el tenor Juan Carlos Vassallo.

Con la obertura de Rienzi (Wagner), inició una velada que continuó con La Wally, "Ebben ne andro lontana" (de Catalani), interpretada por María José Dulín. La solista marplatense vivió así un momento inolvidable, ya que, según relató, fue parte del público en la primera edición de estos conciertos y soñaba con estar algún día sobre ese escenario.

Bauer deslumbró con "Largo al factotum", de El Barbero de Sevilla (Rossini), y Mastrángelo y coro otro tanto, con "Habanera", de Carmen (Bizet). A Vasallo le tocó una de esas obras populares que el público sigue a viva voz: "La Donna é mobile" (Verdi), y también de Rigoletto llegó "Bella figlia del Amore" con participación de Dulín, Mastrángelo, Vasallo y Bauer. La primera parte se cerró con "Toreador", de Carmen , con la que conmovió Pérez Miranda, y "Ah forse e lui-Sempre libera", de La Traviata (Verdi), compartida a dúo por Dulín y Vasallo.

Un respiro apenas para una segunda mitad que abrió con las "Danzas Polovtsianas" de El Príncipe Igor (Borodin) y que enriqueció el programa con Vasallo en la interpretación de "Vesti La Giubba", de I Pagliacci (Leoncavallo); Pérez Miranda y coro hicieron a continuación "Le veau d'or", de Faust (Gounod); Mastrángelo erizó la piel con "Mon Coeur", de Samson et Dalila (Saint-Saëns), y enseguida llegó toda la potencia de Bauer y Pérez Miranda con "Tardo per gli anni", de Athila (Verdi).

El cierre, intenso, tuvo un doblete de voces femeninas, primero con "Viens Malika", de Lakmé (Délibes) y luego con el dúo final de La Viuda Alegre (Lehár), que puso al público del pie y listo para un cierre fantástico, con la Orquestas Sinfónica, todos los solistas y el Coral Cármina unidos en una fantástica presentación del acto II de El Murciélago (Strauss Jr.). Y como los aplausos reclamaban más, bises a granel antes de los fuegos artificiales: "Va pensiero", "Nessum Dorma", "Funiculí Funiculá" y La Traviata , "El Brindis", claro. Para celebrar la fiesta de la lírica junto al mar..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultInflación y preciosLey de abastecimientoConflicto en Medio Oriente