Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
 
Ver página en pdf

Binner: "Un partido solo no puede gobernar"

Política

El líder del Frente Amplio Progresista incluye a Carrió en una alianza; no quiere debatir ahora su proyecto presidencial

Por   | LA NACION

MAR DEL PLATA.- La jornada gris y fresca le permite que su chomba, pantalón pinzado y mocasines no desentonen en un circuito costanero que, a media tarde, tiene a la vista más abrigos que trajes de baño. Mientras se prepara para una acción de campaña del Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner pasea por La Perla sus aspiraciones presidenciales para 2015 y la certeza de que en las elecciones legislativas de este año también se juega la potencial re-reelección de Cristina Kirchner. Y confiado en que una reforma constitucional que habilite un tercer mandato será casi imposible, le empieza a bajar la cortina al futuro del oficialismo. "Sin Cristina, no hay más K. Sin cura, no hay misa", dice a LA NACION con una amplia sonrisa.

Con legisladores provinciales y seguidores, Binner lanzó el fin de semana en Plaza España el programa de su fuerza que, aseguró, sigue abierta a sumar nuevas figuras y partidos. "A todos los sectores progresistas", destaca. ¿Elisa Carrió también? "A mi modo de ver, sí, pero hay que ver qué dice el resto", aclara. "Es Carrió", insiste, como para resaltar su potencial y menguar las críticas que apuntan a la figura de la Coalición Cívica.

Camina con su metro ochenta y recibe saludos, algún abrazo y voces de aliento. Señal que el vínculo con los argentinos que le redituaron cuatro millones de votos en 2011 está en pie. "Creo -explica- que hay una gran avidez por un cambio de alternativas y de modelo. Es un buen momento para discutir otras ideas La territorialidad, la demanda de inclusión social que nos permita bajar el nivel de conflictividad que tenemos, que es alto."

- ¿Qué objetivo prima este año: que crezca el FAP o ponerle un freno al oficialismo?

-Desde el FAP trabajamos para ser gobierno. No nos interesa meramente ganar una elección, sino que nos preparamos para gobernar el país. ¿Y cómo se hace? Primero con respeto a la Constitución y las leyes. Independencia de poderes, federalismo?.

-¿Pero usted siente que se juega una variación en la representatividad partidaria en las Cámaras o el riesgo de una reforma constitucional?

-Para el Gobierno y la Presidenta es la segunda alternativa. Seguro. Nosotros creemos que más que reformar la Constitución hay que cumplirla.

- ¿Es de los que cree que la Presidenta irá por un tercer período?

-Por supuesto. No tengo ninguna duda. Pero también hay un hecho saludable que legisladores, tanto diputados como senadores, ya han comprometido en un documento público no votar la reforma. Por lo que al 10 de diciembre no tienen la mayoría especial. Y para tenerla necesitaría el 57 a 59% de votos.

- En la última elección llegó al 54 por ciento...

-Pero la gente ha comenzado a perder el miedo. Los hechos que vivimos el año pasado como el 13-S y el 8-N fueron demostrativos de que la gente sale a la calle para cacerolear algunos y otros a reclamar derechos por recuperar. Y luego el 20-N. El porcentaje se deterioró y se nota en la calle. Para mí, es el final de un ciclo.

- ¿Le resultó una carga que lo señalaran cercano a Cristina en algún momento?

-No fue así. Siempre tratamos de ser coherentes con lo que pensamos. La oposición por sí misma no sirve.

- ¿Ya no se gana elecciones con un partido único?

-Un partido político solo no puede gobernar. Tiene que recurrir a coaliciones que le permitan abordar una realidad compleja, que, como tal, necesita propuestas complejas.

- ¿Hay un límite? Antes era Macri, que ahora se arrimó a De la Sota.

-Para nosotros es ponernos de acuerdo con el programa. No se trata sólo de ganar una elección, sino de gobernar.

- ¿Eso pone en juego la candidatura de Binner Presidente?

-La etapa de hoy es ésta. Binner Presidente será en 2015..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdouts