Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
 

A pura adrenalina: atravesando médanos con un campeón del Rally Argentino

Sociedad

En un circuito especial de Pinamar, Federico Villagra compartió la experiencia con LA NACION

Por   | LA NACION

PINAMAR.- La cita es en la playa, en el límite norte del partido de Pinamar, en un lugar al que sólo se puede acceder con una camioneta 4x4. El dieciocho veces campeón del Rally Argentino Federico Villagra probará su Ford Fiesta en la arena.

Primero hay que llegar a La deriva, la última playa de Pinamar, dentro de la Estación para la Preservación del Patrimonio Marítimo Costero -el primer parador ciento por ciento ecológico-. Es a la altura del kilómetro 384 de la ruta provincial 11, a más tres mil metros del asfalto.

Atravesamos médanos, médanos y más médanos a bordo de una nueva Ranger de Ford -manejada por un experto en caminos off road-. El viaje vale la pena.

Al llegar a la costa, La deriva, que es un emprendimiento de la Fundación Ecológica Pinamar, se recorta en el paisaje. El restaurante tiene forma de proa de barco y fue construido así por la orientación del viento.

Se alimenta con energía eólica y solar: la hélice del molino se mueve con virulencia. No hay aire acondicionado, la iluminación es con velas, los inodoros tienen un sistema doble para elegir cuánta cantidad de agua usar, los efluentes se tratan para minimizar el impacto en el medio ambiente.

Ford montó su stand en el parador, adonde también funciona el programa Surf y Rock de Vorterix. Hay nuevas Ranger en exhibición y, a un costado, la perlita del día: Federico Villagra sonríe e invita a dar una vuelta.

Periodistas, asistentes de Villagra y veraneantes curiosos se acercan: la primera vez del auto en la arena es un acontecimiento, pura adrenalina. Esta cronista, sin embargo, es un manojo de nervios.

 
 

Villagra tiene una sonrisa contagiosa y transmite tranquilidad con su tonada cordobesa. Promete una vuelta corta, ir despacio y no hacer maniobras bruscas. Casco, cinturones de seguridad, instrucciones. "Los pies apoyados acá, no pises ni toques ninguno de estos botones". Camarita para registrar caras y trayecto, activada.

El recorrido es un éxito: ni tan despacio ni tan suave, rebosante de descarga adrenalínica, divertido, sin nervios. El auto responde bien en la arena, Villagra disfruta y yo paso la prueba: fui copiloto de rally durante unos minutos y no morí de miedo en el intento..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouLey de abastecimientoIndependencia de EscociaCopa Sudamericana