Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
 

Fátima Florez: "Si me mandan a la AFIP, tengo todo en regla"

Espectáculos

La actriz que se hizo famosa por imitar a Cristina Kirchner en el programa de Lanata, en una charla íntima con LA NACION

Por   | Para LA NACION

La sorpresa de la temporada en Mar del Plata es Fátima Florez . Un éxito que pelea el segundo puesto en los famosos rankings teatrales del verano. Su espectáculo , Fátima Florez es Unica. La presidenta del humor es un paneo por todos sus personajes, con la figura de Cristina Kirchner como vedette del show. Fátima imita a Lady Gaga, a Justin Bieber, a Madonna, a Soledad Pastorutti, a Charlotte Caniggia, a Viviana Canosa, a Moria Casán, a Nacha Guevara y a Raffaella Carrá, entre muchísimos otros. La energía que pone en el escenario es apabullante.

-¿Estás agotada?

-Sí, pero feliz porque es un agotamiento por hacer lo que me gusta y encima que me vaya bien. En realidad, estoy agradecida.

-¿Agradecida a quién? En el teatro le agradecés a Marcelo Tinelli.

-Es que soy muy agradecida a la gente que me dio una mano en la carrera. Tinelli, en 2009, me dio una gran mano: a partir de ahí no paré de trabajar. No fui tan mediática pero me trabajé todo: hice shows, teatro por todo el país y cada vez tuve más trabajo, más ofertas de teatro, me llamaron todos los productores.

Al imitador la gente lo compara con el original y, si no es parecido, te condena.

-Pero recién este año te animaste a largarte sola.

-Sí, el año pasado hice una revista con Moria acá, en Mar del Plata, el otro año estuve con Hernán Piquín, los Calabró, María Marta Serra Lima. Siempre estaba en compañías grandes, que me parecía bien porque me servía para foguearme. Por eso hacer este show me llegó en el momento justo.

-Pero tu aparición con Lanata como la Presidenta te dio mucha más popularidad que tus apariciones con Tinelli.

-No, no quiero con esto que se enoje Lanata, lo que pasa es que realmente fue Tinelli el que me dio la oportunidad: imitar a Nacha Guevara, en una noche con 40 puntos de rating. Obviamente que cuando hago a Cristina todo el mundo se acuerda del programa de Lanata. Por eso también le agradezco.

 
Foto: Archivo
 

-¿Cómo llegaste a lo de Tinelli?

-Yo estaba haciendo Varieté para María Elena con Aníbal Pachano y Gerardo Sofovich, en calle Corrientes, y ahí hacía de Nacha. Entonces me vio un productor de Ideas del Sur. Nunca sé exactamente quién fue el que dijo: "Che, llamen a Fátima para Nacha", porque todos dicen "fui yo". Pero bueno. Me llamaron de un día para el otro. Y fui.

-Y salió bien.

-Hasta le gustó a Nacha, viste que ella es.

-Exigente.

-Y. No le gusta cualquier cosa y eso le gustó mucho porque realmente le dediqué mucho al color de voz. Tinelli siempre me hacía cantar un poquito, le gustaba mucho que cantara. Y eso pegó mucho y a partir de ahí, bueno, me empezaron a ver haciendo otros personajes.

-¿Hasta ese momento vos hacías personajes pero también trabajabas como actriz?

-Yo siempre digo que soy actriz, pero más focalizada. Lo que pasa es que hay gente que piensa: "Bueno, es imitador, imita voces". Lo ven como algo chiquito, como un género menor y no es así, para nada, es mucho más difícil que actuar porque al imitador la gente lo compara con el original y, si no es parecido, te condena. Dicen: "Es un desastre, un asco". No gusta. En cambio, cuando vos representás un personaje que no tiene comparación con nadie, es libre, te puede gustar o no pero nunca te van a matar. Y a mí me gustaría el día de mañana también mostrarme como actriz. Considero que tengo mucho potencial, pero todavía no es el momento. Ahora es el momento de explotar esto. En esta etapa y por un tiempo voy a estar a full dedicada al tema de las imitaciones porque es lo que la gente quiere ver de mí y lo que yo quiero mostrar.

-¿Qué es lo que nos gusta de los imitadores?

-Ver a varios artistas en un mismo escenario, sumándole a cada artista un poco de humor. Al principio, yo los hacía igual, no le ponía el toquecito de humor, pero después lo empecé a hacer.

-Cuando encarás un personaje, ¿pensás: "No, no voy a poder"? ¿O siempre te decís: "Voy a poder"?

-Tenés que pensar "voy a poder", sino estás en el horno. Cuando estoy imitando a alguien yo me siento que soy esa persona, Fátima queda en el olvido y me meto en la ideología del personaje.

-¿Cómo te alcanza el tiempo para estudiar a todos?

-A veces siento que no me alcanza el día para estudiar a la gente, para hacer las notas, para hacer el teatro, yo digo que el día tendría que tener 30 horas, no 24. No me alcanza.

-¿Ensayás todos los días?

-Si vos dejás de mirarlos te podés olvidar. Entonces, los tenés que seguir mirando y, además, la actualidad de cada personaje, estar siempre estudiando, siempre preparándote.

-¿Hay alguien que tenés en la mira?

-El personaje que me estaría ahí faltando es Flor de la V. Pero todavía no le dediqué tiempo. El que la hace genial es Ariel Tarico y entre nosotros hay códigos, tipo "tal personaje es de." y en realidad no es así porque nosotros no somos dueños de nadie.

-¿Eso pasó con Cristina? Supuestamente era de Martín Bossi.

 
Foto: Archivo
 

Lo que pasa es que yo a Cristina la venía haciendo de antes y no lo sabía nadie. Entonces no dudé en hacerla porque, con lo que me había costado sacarla, ni loca la dejaba de hacer. Cuesta mucho sacar una voz. Y, además, dejar de hacer a un Presidente, que es tan importante. Si fuera un personaje menor, una modelo. Pero no, a la Presidenta no puedo permitírmelo.

-Fue creciendo mucho ese personaje.

-Lo que pasa es que todo el año de estar en un programa de tanto rating. Se metió en los hogares y la gente lo espera. A mí casi siempre me dicen Fátima, pero muchas veces me dicen Cristina.

-¿Te molesta?

-Para nada, quiere decir que el personaje pegó y está bueno.

Hice todo el año a Cristina y estoy acá. Nunca me llegó ningún mail. Nada. Ningún llamado de: "Che, dejate de hinchar".

-Sobre todo por la forma en que lo hacés. ¿Por momentos es una burla?

-No, no. Yo no me burlo de nadie.

-Bueno, es un poco exagerado.

-Porque es una caricatura, es teatro, es show. Estamos en Mar del Plata, la gente quiere divertirse y reírse. Pero mirá: todo el mundo que me viene a ver, me dice: "Ah, pero qué respeto".

-No es falta de respeto, pero te reís de sus mohínes.

-La idea es que todo el mundo la pase bien, no intento mandar ningún mensaje político.

-Pero como Cristina es tan susceptible... No le gusta mucho que la critiquen.

Yo hice todo el año a Cristina y estoy acá. Nunca me llegó ningún mail. Nada. Ningún llamado de: "Che, dejate de hinchar". Para nada. Yo creo que si molestara, ya se hubiesen comunicado conmigo.

-¿Eso te deja tranquila?

-Sí. Además, vivimos en democracia y cada uno puede imitar a quién se le antoje, con el respeto merecido, obviamente. Esta es una Presidenta muy imitable, no sé quién vendrá después, no sé si serán tan imitables. Siempre se imitó a los presidentes, es histórico, pasa en todos los países. Y ahora que es una mujer. no me lo puedo perder, la verdad es que no.

-Vos pensabas que te ibas a hacer famosa con Nacha y al final.

-Nacha me sirvió muchísimo. En ese momento, me llevaban a todos los programas y yo pensaba: "¿Me pasará esto otra vez? Bueno, no importa, yo igual sigo trabajando". Y la verdad es que no me imaginé que me iba a pasar esto con la Presidenta.

Si me mandan a la AFIP, tengo todo en regla. Me pueden dar vueltas por todos lados.

-¿Por qué le pusiste "La presidenta del humor"?

-Igual lo puse como subtitulo, el titulo es: "Fátima Florez es única" y más chiquito, como subtítulo, "La presidenta del humor". No quería que crean que el espectáculo es político, porque no lo es, es un espectáculo de humor y de música.

-¿Quedaste en el medio de algo político que te resultó incómodo?

-Al principio dije, "¿en qué me metí?", y ahora digo, "gracias a Dios que me metí en este lío". Porque si no quizás la gente no me conocía, y gracias a esto vienen al teatro y disfrutan de otros veintiocho personajes más, además de la Presidenta. Entonces, me parece que en la vida hay que tener coraje y no estar con miedo de quedar en una lista negra, o de que no te llamen más. Me parece que siempre que te expongas, unos te van a querer y otro no, hagas lo que hagas.

-¿No tenés miedo de que te manden a la AFIP, por ejemplo?

-Si me mandan a la AFIP, tengo todo en regla. Me pueden dar vueltas por todos lados. Tengo pocas cosas a mi nombre, no tengo nada a nombres de terceros nada. Así que en eso estoy tranquila.

-¿En el teatro alguna vez hubo silbidos o algo así?

-Nunca, nunca, nunca. Podría pasar, estoy expuesta a que pase y no pasó nunca. Cristina es el personaje más aplaudido. Es un momento que la gente disfruta mucho. Yo me siento muy libre, no le debo nada a nadie, todo me costó bastante, vengo remándola hace mucho.

-¿De dónde sos?

-De Olivos.

-¿Es un chiste?

-¡No! Siempre viví a una cuadra de la quinta presidencial. Me subía a la terraza del edificio y miraba quiénes llegaban en helicóptero, miraba los pasos de ahí adentro...

-Finalmente te convertiste vos en la Presidenta.

-¿Viste qué destino?.

TEMAS DE HOYParo nacionalHugo MoyanoCristina KirchnerArgentina en defaultTorneo Primera División