Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Afsca privilegia la difusión de contenidos oficialistas

Los canales podrán cumplir con la exigencia de producción local transmitiendo series y telenovelas financiadas por el Estado

SEGUIR
LA NACION
Lunes 21 de enero de 2013 • 21:15
0

El Gobierno modificó hoy una disposición que obligaba a los canales de TV a producir contenidos locales: para cumplir con esa exigencia, prevista en la ley de servicios de comunicación audiovisual , se podrán utilizar desde ahora telenovelas, series, unitarios y documentales financiados por el Estado. Aunque les significará un ahorro considerable porque no deberán invertir en nuevas producciones, los canales privados podrán emitir libremente esos contenidos sin ningún tipo de contraprestación económica.

Según la resolución 2368/12 de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) publicada hoy en el Boletín Oficial , los medios podrán usar programas del Banco Audiovisual de Contenidos Audiovisuales Argentino (Bacua) y del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (Cepia) para cumplir con la exigencia de producción propia local.

La resolución, que tiene fecha del 28 de diciembre de 2012 y lleva la firma del presidente de Afsca, Martín Sabbatella, sustitiye el artículo 3º de la Resolución 1348, por el siguiente texto: "Establécese que a los efectos del cómputo de las cuotas mínimas de producción local independiente establecidas en el artículo 65 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, podrán considerarse los contenidos provistos por el Banco Audiovisual de Contenidos Audiovisuales Argentino (Bacua) y el Centro de Producción e Investigación Audiovisual (Cepia)."

El titular de la Afsca es Martín Sabbatella
El titular de la Afsca es Martín Sabbatella. Foto: Archivo

El artículo 65 de la ley de medios prevé, entre otras cosas, que los medios privados "deberán emitir un mínimo del cincuenta por ciento de producción propia que incluya noticieros o informativos locales". Ahora, entre esos contenidos "propios" podrán haber materiales originados en el Bacua o en Cepia, bancos de recursos audiovisuales gubernamentales.

El Bacua es "una fuente de contenidos audiovisuales digitales disponibles tanto para los nuevos espacios de emisión como para los ya existentes, de libre acceso y de distribución gratuita", según se detalla en la página del Consejo Asesor de la Televisión Digital Terrestre, organismo gubernamental encargado de supervisar el desarrollo de la nueva TV abierta. Además, el Bacua cuenta "con una creciente cantidad de horas de contenidos audiovisuales originales obtenidas a partir de los distintos planes de fomento, vehiculizados a través de concursos abiertos para productoras independientes -con y sin antecedentes- de todas las provincias". Esos planes de fomento fueron financiados por el Ministerio de Planificación Federal y coordinados por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa). En el Bacua hay 400 obras audiovisuales financiadas por el Estado, que totalizan unas 1126 horas de televisión, según los números oficiales.

Contenidos a usar libremente

Entre los contenidos que los canales podrán usar libremente y considerar "producción propia" para cumplir la ley de medios, están:

Los Sónicos y Babylon (de GP Media, productora de Gastón Portal)

TV por la Inclusión (de la productora de Bernarda Llorente y Claudio Villarruel)

Maltratadas (de la productora Torneos y Competencias y América TV)

El Pacto (la historia oficial de la empresa de Papel Prensa, realizada por una cooperativa de trabajo)

Historia Clínica (de Underground Producciones, de Sebastián Ortega)

Entre las obras disponibles también está:

"Kirchner, relato de un presidente", un documental de Diego D'Angelo.

Por otra parte, Cepia es un centro de experimentación audiovisual de la Secretaría de Cultura, a cargo del ex cineasta Jorge Coscia, que impulsa "nuevas series y programas audiovisuales realizados por casas productoras seleccionadas a través de concursos".

Los medios podrán usar programas del Banco Audiovisual de Contenidos Audiovisuales Argentino (Bacua) y del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (Cepia) para cumplir con la exigencia de producción propia local.
Los medios podrán usar programas del Banco Audiovisual de Contenidos Audiovisuales Argentino (Bacua) y del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (Cepia) para cumplir con la exigencia de producción propia local.. Foto: Boletín Oficial

Hasta ahora, aunque algunas producciones fueron puestas al aire por los canales porteños, los principales usuarios de estos contenidos eran los canales estatales (como Canal 7, Tec TV -del Ministerio de Ciencia y Tecnología-, Encuentro y DeporTV -ambos del Ministerio de Educación-, Senado TV -a cargo del presidente de la Cámara Alta, Amado Boudou-, y las emisoras de los estados provinciales); señales no gubernamentales como Construir TV, de la Uocra, el gremio de la construcción, o CPE TV, de la cooperativa de Santa Rosa, La Pampa; canales universitarios, como TV Universidad Nacional de La Plata o Tele 10, de la Universidad Nacional de Córdoba; y emisoras privadas de empresarios vinculados al kirchnerismo, como 360 TV, de los dueños de Electroingeniería Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra (cuya dirección está a cargo Llorente y Villarruel); y CN23, de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel.

Según sostiene Afsca en sus considerandos esta resolución se aprobó a pedido de la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (ATA), la cámara empresaria que agrupa a unos 40 canales de TV abierta de todo el país y que es controlada por el Grupo Telefe, de Telefónica de España. "Dicha solicitud se basa en el objetivo de una plena utilización de los contenidos provistos por el Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino (Bacua) conforme el convenio que nuestra asociación ha suscripto recientemente con el Poder Ejecutivo de la Nación para una pronta adecuación de los canales de televisión abierta a los artículos 65 y 67 de la Ley 26.522", solicitó ATA al Afsca según puede leerse en los considerandos de la resolución publicada hoy en el Boletín Oficial.

"Según sostiene Afsca en sus considerandos esta resolución se aprobó a pedido de la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (ATA)"
Compartilo

ATA es presidida por el ex boxeador Ricardo Nosiglia, director de Canal 13 de Río Cuarto (Córdoba) -que retransmite gran parte de la programación de Telefe- y hermano de Enrique, ex ministro del Interior de Raúl Alfonsín y legendario dirigente de la Coordinadora Radical. En el consejo directivo de la entidad, el grupo Telefe tiene ocho asientos, incluida una de las vicepresidencias (la otra está en manos del grupo Jenefes, liderado por el vicegobernador de Jujuy y ex senador Guillermo Jenefes, que en 2009 votó a favor de la ley de medios). El resto de los cargos se reparten de la siguiente manera: grupo Clarín, cuatro asientos; canales independientes, cuatro asientos, y uno el mexicano Remigio Ángel González González, dueño de Canal 9 de Buenos Aires.

Según una fuente de la industria, el cambio "desnaturaliza la ley de medios y amplia la difusión de material oficialista, el que será usado por muchísimos medios del interior que no pueden alcanzar la producción propia mínima exigida por la ley".

Para el académico Martín Becerra, docente de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) e investigador de Conicet, "es razonable ir gradualmente ayudando a que se cumplan los porcentajes de producción local independiente previstos en la ley, y que esa dificultad es mayor en distritos pequeños y medianos, por la escala económica que requiere la producción de contenidos en localidades sin mercados grandes. En este sentido, la resolución presenta un atajo que considero apropiado. Ahora bien, creo que la resolución no debería aplicarse de ninguna manera en ciudades con más de 600.000 habitantes, porque allí los operadores tienen escala y deben asumir los riesgos de apostar a una programación diversa".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas