Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Presión

Las dos CGT condicionan las paritarias a la mejora en Ganancias

Política

Tanto la central kirchnerista como la de Moyano se niegan a cerrar acuerdos salariales antes de que se modifique el mínimo no imponible

Por   | LA NACION

Ni siquiera el atomizado mapa sindical le garantiza al Gobierno el control de las negociaciones salariales . En tándem, como si todo estuviera orquestado, tanto la CGT alineada con el kirchnerismo como la opositora coincidieron ayer en que las paritarias deberán estar sujetas a una previa mejora del impuesto a las ganancias, y a que el Estado y los empresarios reconozcan los índices reales de inflación.

De esta manera, crece entre los gremios el rechazo a cerrar aumentos salariales sin antes conocer la estrategia de la Casa Rosada con respecto al mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, cuyos topes no se actualizan desde abril de 2011.

Hay otras similitudes entre las centrales que encabezan Antonio Caló y Hugo Moyano. Ambas están de acuerdo en que el piso de las subas salariales debería ser del 25%. Y hasta surgieron posturas similares a la hora de plantear una eventual reapertura de las paritarias a mitad de año ante la incertidumbre inflacionaria.

El Gobierno ya le bajó las pretensiones a la CGT oficialista, que presentó dos alternativas vinculadas con el impuesto a las ganancias: exceptuar del pago del tributo a los salarios inferiores a 20.000 pesos, o elevar el umbral del mínimo no imponible a 9134 pesos para los solteros sin hijos y a 12.494 pesos para los casados con dos hijos. Es decir, un alza superior al 50%, ya que actualmente los pisos del tributo se mantienen en $ 5782 para los primeros y $ 7998 para los segundos. El pedido de la central de Caló fue incluso superior al que había presentado Moyano.

La Presidenta había prometido a la CGT de Caló una definición sobre Ganancias en el primer trimestre del año. A los sindicalistas no les convenció la propuesta inicial que surgió hasta ahora en el Gobierno: subir 20% los topes del mínimo no imponible.

Los dirigentes de la CGT oficialista reconocieron que hay desconcierto sobre la estrategia del Gobierno en cuanto a Ganancias. No saben cuándo se efectivizará el aumento prometido por la jefa del Estado y ya dan por hecho que la mejora estará lejos de sus pretensiones.

"[Ganancias] es un tema que viene atrasado y la propuesta es cambiar las escalas. Hay que dedicarse a eso y en el medio puede haber alguna otra alternativa por algún tiempo. Pero la discusión es ésa y a partir de ahí después discutir paritarias", dijo el textil Jorge Lobais a radio El Mundo.

Lobais integra la CGT alineada con la Casa Rosada. Ayer, en un intento de poner paños fríos en la relación con el Gobierno, el gremialista sugirió que apoyaría una eventual re-reelección de la presidenta Cristina Kirchner. Y hasta afirmó que aceptaría un alza salarial del 20%, a pesar de que otros dirigentes de su misma central demandaron un 25% o más, como fue el caso del maquinista ferroviario Omar Maturano, que pidió un 28%.

Ya había sido muy crítico Sergio Romero, secretario de Políticas Educativas de la CGT oficialista y líder de la Unión de Docentes Argentinos. "De nada sirve luchar por un porcentaje de aumento desorbitante si no se logra erradicar el deterioro del salario por la constante inflación y el aberrante impuesto a las ganancias, que es injusto", manifestó en un comunicado, la semana pasada.

Desde el moyanismo, el diputado nacional y referente de los canillitas, Omar Plaini, fue el que plantó la postura del gremialismo opositor . "Antes de discutir salarios hay que resolver Ganancias, que es la cuestión de fondo. Nosotros planteamos una gran reforma tributaria desde hace varios años", dijo ayer Plaini en Radio Mitre.

El sindicalista, además, reconoció que, a pesar de la fractura de la CGT, la agenda de reclamos sigue siendo similar y se mantendrá hasta encontrar respuestas. "Todos coincidimos, lo que demuestra que la división fue por una cuestión política. Todos hablamos de negociar [salarios] con un piso del 25%, aunque el pedido podría ser mayor de acuerdo con cada actividad", señaló. Plaini también hizo mención a la necesidad de universalizar las asignaciones familiares y lograr una mejora para los jubilados.

Moyano reunirá mañana al consejo directivo de su CGT para unificar su postura sobre la negocación salarial. Fijarán que el piso de las paritarias debería ser de un 25% y que antes debe haber un gesto del Gobierno para mejorar el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias.

El camionero criticó a los funcionarios kirchneristas porque "creen que estamos en Suiza". Y advirtió que si no hay soluciones a las demandas salariales, la relación entre los sindicatos y el Gobierno "se va a endurecer". Según averiguó LA NACION, Moyano, Pablo Micheli (CTA opositora) y Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca) ya cruzaron llamadas para iniciar un plan de lucha en el corto plazo y no se descarta activar protestas, como lo adelantó ayer Abel Frutos, el N°3 en el escalafón jerárquico de la CGT con base en Azopardo.

El Gobierno y los empresarios anhelan que las paritarias no superen el 20% y que los acuerdos que se firmen sean anuales. Como parte de la política de control y monitoreo, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, citó ayer al gremio bancario y a las cámaras empresariales del sector para conocer en detalle el convenio temporal que habían acordado la semana pasada y que contemplaba una suba del 24,3% para el primer trimestre del año. Mañana habrá un nuevo encuentro en la cartera laboral con las partes para evitar que prospere el acuerdo y reabrir una nueva negociación, lo que evidencia la preocupación del Gobierno.

EL TWITTER DE LOS CAMIONEROS
Hugo Moyano quiso ayer desligarse de las críticas que le enrostraron desde su cuenta de Twitter al diputado kirchnerista Héctor Recalde. El Twitter del jefe de la CGT es @infocamioneros y es manejado por su equipo de prensa. "De Recalde terminé de hablar el día que dije que estaba definido por el poder", dijo Moyano en Radio 10, en un intento de minimizar las chicanas enviadas desde Twitter..

Del editor: qué significa.
El planteo de la CGT oficialista coincide con los reclamos de Moyano y pone en jaque la política salarial del Gobierno.

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerElecciones 2015Actividad económica