Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Sueldos atrasados y desgobierno en Tucumán

Obreros toman rehenes en el ingenio Aguilares

Política

Mientras el gobernador Bussi está en Buenos Aires por un problema de salud, su segundo gobierna desde la Legislatura.

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- En un hecho sin precedente, unos 400 trabajadores del ingenio Aguilares tenían hasta anoche como rehenes a dos directivos de la empresa, en el interior del edificio, en reclamo del pago de los sueldos de agosto último.

Las víctimas son el gerente de la fábrica, Carlos Martínez, y el jefe de personal, Marcelo Ruiz, y se los retuvo con el argumento de que "no se trata de un cautiverio, sino de una demora en garantía de pago".

La situación demuestra el total desgobierno que existe en la provincia. Los memoriosos no recuerdan una etapa tan crítica en la historia reciente de Tucumán. Según el diputado nacional Rafael Bulacio, del Partido Republicano Democrático, "Tucumán está abandonada a su triste suerte por un gobierno provincial que ha producido una acefalía de Estado. La agitación social llegó a situaciones límite".

Sin una cabeza visible, el Poder Ejecutivo tambalea ante los reclamos del sector estatal, que exige cada vez con mayor violencia el pago de sueldos adeudados. La quema supuestamente premeditada del Concejo Deliberante de esta ciudad por parte de empleados municipales y la destrucción de un local perteneciente al intendente capitalino muestran a las claras que no existe control que contenga el malestar social.

El gobernador, Antonio Bussi, se encuentra cómodamente instalado en Buenos Aires a la espera de una intervención quirúrgica y el postoperatorio. Sus más estrechos allegados aseguran que Bussi no tiene la menor idea acerca de cómo conseguirá el dinero para pagar los sueldos de agosto y parte de julio adeudados a la administración pública, suma que asciende a más de 40 millones de pesos.

Mientras, el vicegobernador, Raúl Topa, a cargo del PE, no asume sus funciones efectivamente y gobierna desde su despacho en la Legislatura.

De mal en peor

Sin embargo, los tucumanos advierten que "todo puede ser aun peor". Pasado mañana será un día clave para el futuro económico-financiero-institucional de la provincia. Ese día vence el plazo para que la Legislatura otorgue una prórroga a la vigencia de los bonos de cancelación de deudas y la emergencia económica (la actual o la que vetó recientemente el Poder Ejecutivo).

Sin la emergencia económica, el Estado soportará una catarata de embargos, con costos imposibles de cuantificar para la provincia. Pero si dejan de tener vigencia los bonos, Tucumán perderá un circulante de 30 millones de pesos en esa moneda, que el martes no tendrán ninguna validez. La pérdida del sistema de bonos traería gravísimas consecuencias para la provincia: pérdida de credibilidad política, económica y jurídica; mayor restricción de circulante, en una plaza que sufre una fuerte recesión, y el abandono a su suerte de quienes tienen ese tipo de dinero en su poder.

En los partidos políticos las disputas no pasan por encontrar soluciones a la crisis. Aunque la sesión legislativa de pasado mañana es vital para el futuro de Tucumán, los políticos de cada fuerza están trenzados en torno de la controvertida ley de emergencia económica, que vetó Bussi antes de partir para Buenos Aires.

El PJ exige un nuevo apoyo a esta norma para lograr su vigencia; los seguidores de Topa reclaman que llegue primero el dinero del Estado nacional para luego votar contra el veto de Bussi y advierten sobre una intervención federal de facto. Pero los más desconcertados, sin duda, son los pocos seguidores que le quedan a Bussi, ya que no saben si éste asumirá nuevamente el rol de conductor de su partido, Fuerza Republicana.

La Alianza aparece como la única fuerza beneficiada con esta situación. Sin embargo, sus representantes saben que nadie se salvará si se produce un estallido en la provincia.

La población expresa su disconformidad. El tema de la crisis de Tucumán es excluyente, pero también lo es la inactividad de la clase gobernante para encontrar alguna solución.

En el sector privado, el mal momento económico es insostenible. La recesión parece no tener fin y no existe una visión medianamente positiva de lo que puede deparar el futuro. Los empresarios fuertes sobreviven como pueden y los medianos y pequeños ven cómo se pierden sus inversiones.

"Si a la terrible caída del nivel de actividad le sumáramos la posibilidad de que desaparezcan los bonos, el real circulante de Tucumán, nos morimos todos", se quejó un dirigente empresarial.

Licencia

El gobernador Bussi solicitó a la Legislatura de Tucumán una licencia hasta el 10 del mes próximo, aunque podría extenderla hasta una fecha cercana a la entrega del mando, 19 días después.

Bussi confirmó que pasado mañana será sometido a una intervención quirúrgica en el Hospital Alemán, de esta ciudad. Allí se le realizará una cirugía mayor de vías urinarias, que podría determinar una extirpación de próstata, según estimaron fuentes del nosocomio donde será internado. .

Fernando García Soto
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFrancisco y la ArgentinaElecciones 2015Actividad económica