Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Payaso emblemático

Uno solo contra la vorágine

Espectáculos

Gabriel Chamé Buendia, quien supo ser una de las figuras del Cirque du Soleil, repone su unipersonal Llegué para irme, mientras prepara una obra de William Shakespeare

Por   | LA NACION

Gabriel Chamé Buendia, el ex miembro y fundador de El Clú del Claun [sic] de los años 80, vuelve a Buenos Aires con Llegué para irme, su unipersonal con el que hizo anteriormente en dos oportunidades. La obra, creada en Francia, trata sobre el estrés que las personas viven en estos tiempos modernos.

Correr, tener que partir, viajar sin descansar nunca, no tener tiempo ni siquiera para pensar forman parte de nuestras vidas diarias. A pesar de que es duro, Chamé Buendia puede representarlo de una forma divertida sin fracasar en el intento, ya que para él "la comedia es trágica". "Es un género agradable para quien lo reciba porque uno se ríe de todas las cosas que les pasan a los personajes", agrega.

Nuestra cotidianidad es vertiginosa. Sin embargo, el cómico asegura que no intenta moralizar sobre eso. "Se trata de abrir un poco la imaginación y el alma de la gente. Creo que si lo cómico y lo triste se relacionan, terminan construyendo un personaje más humano y más querible", dice.

Llegué para irme fue estrenada en 2005 en Europa. Desde aquel entonces, se agregaron a nuestras vidas dispositivos de los que dependemos, tales como smartphones, tablets y redes sociales. No obstante, éstos no se agregaron a la escena. Tampoco hay ni televisión ni computadora. Sólo un teléfono que no para de sonar... y una correspondencia a la que el personaje deberá estar atento. "No hace falta que la obra sea actual. El vivir apurado está y estuvo en la psiquis de la gente, incluso antes de las nuevas tecnologías. Y ahí está el fuerte de la obra, que es su simplicidad. Al no complicarlo mucho genera un hecho poético", explica.

El actor, productor y director ya acumula treinta años de carrera. Su popularidad llegó en los años 80, con El Clú del Claun y luego de su experiencia enriquecedora en aquel grupo, llevó el arte del clown al Cirque du Soleil, en el que permaneció durante cinco años. Vive en Francia y en España, en donde también da clases, aunque viene a Buenos Aires con mucha frecuencia.

Llegué para irme surgió cuando finalizó su etapa en el Cirque du Soleil: "Me dieron ganas de hacer algo solo. Así que me planteé realizar un producto que sea universal, que todo el mundo pueda ver, tanto grandes como chicos". En la obra, el actor no sale nunca de la escena y la escenografía está conformada por una casa adentro de la sala. Generar espacios en el mismo teatro es uno de los métodos favoritos en las apuestas escenográficas de Chamé Buendia.

A este unipersonal, se agrega Othello, una adaptación al lenguaje clown y burlesco de la mítica obra de William Shakespeare. Ya como director, serán cuatro actores especialistas en el teatro físico y gestual los que interpretarán esta famosa tragedia, que se estrenará el 26 de febrero en La Carpintería. Esta versión del moro de Venecia está sacada de época. "Habrá una cámara de video, para que los personajes se graben y proyecten imágenes en vivo. Ninguno de los actores sale de escena, así que el público verá cómo se cambian y se convierten en otro personaje", adelanta.

Chamé Buendia espera poder hacer giras de Llegué para irme en el interior del país y también está trabajando en otros proyectos. "Estoy disfrutando sin correr, eso se lo dejo al personaje", asegura.

  • Llegué para irme
    De Gabriel Chamé Buendia
    Funciones, sábados, a las 21
    Teatro, Timbre 4 (México 3554)
    Entrada, 80 pesos
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner