Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Caso Boudou

La AFIP demoró meses en cobrarle intereses a Ciccone

Política

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) sabía que la nueva Ciccone , bajo el mando de Alejandro Vandenbroele, no había incluido $ 140,3 millones en su moratoria en intereses acumulados por impuestos impagos, pero sólo la intimó a pagarlos más de dos semanas después de haber estallado el escándalo, según surge de nuevos documentos internos de la AFIP cuyas copias obtuvo LA NACION.

La exclusión de esos $ 140,3 millones significó una quita en la práctica del 56,4% en los pagos a la AFIP que debió afrontar la nueva Ciccone, apenas un año después que el organismo tributario que lidera Ricardo Echegaray le concediera una quita del 75%, lo que está prohibido por la ley, una medida que luego revocó cuando lo reveló LA NACION.

En aquel primer intento, la fecha clave fue el 18 de noviembre de 2010, cuando Echegaray primero estampó su firma convalidatoria para otorgarle la quita solicitada por Vandenbroele, sobre la base de los parámetros excepcionales "del artículo 32" (como se la conoce dentro de la AFIP) de la ley 11.683, gracias a un dictamen de su entonces jefe de Gabinete de Asesores, Rafael Resnick Brenner, señalado dentro de la propia AFIP ante la consulta de LA NACION como un funcionario "clave" para entender la trama Ciccone.

A continuación, sin embargo, la hoja de ruta del expediente de la AFIP expone movimientos peculiares y la desaparición de 13 fojas, que derivaron en la modificación de la decisión tomada por Echegaray, que rechazó la quita pedida y ordenó a la nueva Ciccone que ajustara su pedido a la resolución 970/01, que impone otros límites, tal como reveló en junio pasado LA NACION.

A partir de allí, el caso de la nueva Ciccone no se movió en la AFIP. Hasta que un año después, el 14 de noviembre de 2011, el presunto testaferro del entonces ministro de Economía, Amado Boudou, volvió a presentarse y a pedir, otra vez, un plan de pagos excepcional "del artículo 32" en vez de seguir las pautas de la resolución 970/01, como había ordenado Echegaray.

Once días después, sin embargo, la AFIP le otorgó a Ciccone, rebautizada Compañía de Valores Sudamericana (CVS) el plan excepcional "del artículo 32" , según la copia que obtuvo LA NACION. Abarcó $ 107,8 millones en impuestos atrasados durante el período del concurso de Ciccone y la fase posterior, le concedieron 148 cuotas con una tasa del 0,5% de interés mensual. Y, otra vez, firmó Echegaray.

Con el plan "del artículo 32" ya otorgado, Vandenbroele se tomó su tiempo para ajustar los detalles del plan de pagos, lo que concretó el 7 de diciembre. Pero al hacerlo, encendió la alarma en la Agencia N° 66 de Tigre, con jurisdicción sobre la imprenta de CVS. Tres días hábiles después, el lunes 12, la jefa interina de la Sección Cobranza Judicial de esa agencia, Liliana Endelli, alertó a sus superiores que CVS se había acogido al plan "incluyendo en dicho plan únicamente los capitales reclamados, no así en relación a los intereses resarcitorios y punitorios correspondientes".

Sin embargo, la AFIP sólo le "comunicó" a la empresa esa "omisión" por $ 140,3 millones el 23 de febrero de 2012, es decir, dos meses y medio después de detectada la "omisión" y cuando el escándalo por el "caso Ciccone" llevaba ya 17 días en las portadas de los diarios. Aún así, se lo notificó a través de una carta en la que tampoco explicitó que se trataba de una intimación.

"Se le comunica que en los planes de facilidades presentados [por los impuestos impagos incluidos como deuda concursal y postconcursal], omitió la inclusión de los intereses resarcitorios/punitorios por las obligaciones incluidas", le informó la jefa interina de la División Recaudación, del Departamento Gestión de Cobro, Bibiana Vacirca. "Por lo expuesto, queda usted debidamente notificado", añadió en la nota.

CVS recién respondió dos semanas después, 8 de marzo, en una nota en la que sostuvo que la omisión "probablemente obedezca un error en la carga de los datos correspondientes", y pidió que le informara "a cerca [sic] del procedimiento para la inclusión de dichos intereses".

Dirigida a Vacirca y firmada por Vandenbroele, la carta de la nueva Ciccone incluyó además un teléfono celular. Correspondía al número utilizado entonces por el N° 2 de la imprenta, Máximo Lanusse, el ex alto ejecutivo del Banco Macro que ingresó en la firma con un sueldo superior al del propio Vandenbroele.

Casualidad o no, ese mismo jueves 8, el diario Clarín había revelado la intervención a favor de Ciccone de Boudou, quien firmó una nota como ministro de Economía que carece de antecedentes en el Palacio de Hacienda. Un día después, Echegaray dio una conferencia de prensa en la que defendió su labor, pero habría cosechado objeciones de la presidenta Cristina Kirchner por su débil argumentación a favor de Boudou, según reveló Federico Mayol en su libro Amado.

Bajo presión presidencial, Echegaray atinó a ofrecer una respuesta singular para defender su exposición, según Mayol. "Pero es que vamos a ir todos presos", argumentó.

Documentos reveladores

Mas de dos meses tardaron en reclamarle a CVS

     
  • Intimación
    Una funcionaria de la AFIP advirtió el 12 de diciembre de 2011 que en el plan de pagos especial que le concedió Echegaray a Vandenbroele no se habían incluido $ 140 millones en concepto de intereses. Lo notificaron sólo el 23 de febrero de 2012
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil