Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Incertidumbre en Venezuela

Chávez, "en el mejor momento": superó la infección respiratoria

El Mundo

Maduro volvió de La Habana con mensajes del presidente, que, según el parte médico, habría pasado ya su peor etapa; persiste una insuficiencia

Por   | Para LA NACION

 
 

CARACAS.- "Estoy optimista y con mucha fe en lo que estamos haciendo [los tratamientos], aferrado a Cristo y a la vida." Nicolás Maduro anotó de su puño y letra las palabras que Hugo Chávez le quiso transmitir a su país desde el hospital habanero del Cimeq.

Y así lo hizo el vicepresidente ayer en la madrugada, llegado desde Cuba, "en el mejor momento que le hayamos visto de todos estos días de lucha y de batalla; remontando firmemente la cuesta".

"Se está obrando, como él mismo dice, este milagro extraordinario para él como ser humano y para todo un pueblo que le ama", remató.

La comparecencia de Maduro, antes de partir a la Cumbre de la Celac y la Unión Europea en Chile (ver página 11), alcanzó la más alta nota de optimismo gubernamental, al cumplirse 46 días de la cuarta intervención quirúrgica sufrida por el presidente de Venezuela en La Habana.

"Se encuentra con una sonrisa y una mirada llena de luz, con una iluminación especial en sus pensamientos, en el manejo de todos los asuntos que trabajamos, como siempre meditando", agregó Maduro, que con sus palabras, "y aferrado a Cristo redentor", desprendía un éxtasis místico, más cercano al de un devoto venerando a su líder religioso que al de un vicepresidente.

"Lo vamos a lograr, aquí en esta tierra bendita de los libertadores, vamos a ver a nuestro comandante presidente en su momento", enfatizó el nuevo hombre fuerte de Venezuela. "Y lo vamos a ver como tiene que estar, como presidente al mando de nuestra patria", sentenció.

Maduro volvió a apostar por el próximo regreso al país, "en su momento", del jefe de Estado, "porque esta tierra bendita de libertadores va a ver a nuestro comandante como tiene que ser", insistió.

Horas después, ya desde Santiago de Chile, el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, matizó, con lenguaje mínimo y críptico, que la evolución de Chávez seguía favorable, tras "la extracción de una lesión maligna en la pelvis, con complicaciones agudas severas".

Villegas repitió que la infección respiratoria había sido superada, "aunque persisten ciertos grados de insuficiencia respiratoria".

Laberinto de eufemismos

Enredado en un laberinto de eufemismos, el vocero del gobierno sostuvo que había comenzado "tratamientos médicos sistémicos" contra la "enfermedad de base", incluidos "análisis de laboratorio e imagenológicos", dejando en el aire si al presidente le iban a aplicar quimioterapia o radiología, como luego de las otras operaciones. "El proceso de recuperación no ha concluido", aclaró.

Villegas se encargó del anuncio "médico". Maduro, del político.

En una remake bolivariana del correo del zar, el vicepresidente transmitió cuatro mensajes más de Chávez a la nación, empezando por el más beligerante: "No bajar la guardia ante la conspiración permanente del imperialismo y de la derecha nacional. Estamos en una situación de ventaja histórica y estratégica, pero no podemos bajar la guardia ante la debilidad, la división y el odio de los enemigos de la patria, de esta oposición apátrida".

Los jerarcas no olvidaron el escándalo de la falsa foto publicada por El País ("canallesca conducta de cierta prensa comercial", la definió Villegas). Pero, sobre todo, marcaron una nueva fecha para mantener firmes las filas: el 21° aniversario del fallido golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, "que va a ser la suma de todas las fuerzas [en referencia a la "juramentación popular" del 10 de enero, en ausencia de Chávez, y de las manifestaciones chavistas de Caracas del 23 de enero]", en busca de la "consolidación de lo que ya tenemos en Venezuela".

Una nueva prueba de fe desde La Habana y otro reto para la capacidad de convocatoria de las fuerzas revolucionarias. Y la confirmación de un líder con varias facetas, "comandante del amor" para los suyos, general del odio para sus rivales.

El periodista Nelson Bocaranda, famoso por sus exclusivas, también dio a conocer ayer su "contraparte" médico: "Chávez salió de la terapia intensiva y pasó a la suite presidencial del Cimeq. Allí fue donde habló unos minutos con Jaua y con Maduro. Tras 40 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) consideran un logro médico que haya pasado a la suite donde sí puede recibir".

Por si no bastara con los desastres carcelarios (ver aparte) y la incertidumbre en torno al presidente enfermo, Venezuela contuvo la respiración al conocer que el gobierno ultima varias medidas económicas. "Chávez ha revisado y evaluado informes de distintas áreas y ha tomado decisiones", avisó Maduro.

El desabastecimiento de productos básicos (harina, aceite, azúcar, carne, pollo) en los últimos días es el mayor de los últimos cuatro años, lo que provoca grandes colas y largas búsquedas de los alimentos en Caracas y el interior. Y el cambio del dólar en el mercado negro es cuatro veces superior al oficial. La devaluación del bolívar estaba ayer, de nuevo, sobre la mesa..

TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner