Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Pata local

Brazilian Girls: "Somos una auténtica banda del siglo XXI"

Espectáculos

Didi Gutman es el argentino de esta agrupación nacida en el corazón de Nueva York y que se presenta hoy en la costa con nuevo CD bajo el brazo

Por   | LA NACION

Ahora o nunca. El verano es el único momento en que Buenos Aires, esa cabeza de Goliath a la que aludía Martínez Estrada, cede su protagonismo a la balnearia Mar del Plata. Los sponsors y promotores -léase Personal, Movistar, Tarjeta Naranja, Budweisser y el gobierno de la provincia de Buenos Aires, entre tantos otros- posan sus ojos en el usuario, el consumidor, el vecino, el turista... En este contexto, Brazilian Girls regresa al país para presentarse hoy en el Movistar Free Music de verano, junto a Gondwana y la banda de reggae marplatense Rondamon.

Didi Gutman es argentino, es tecladista y a comienzos de los 90 dejó la escena local -en su currículum ya coincidían el Flaco Spinetta y el Gordo Salinas- para ir a estudiar a la prestigiosa escuela de música Berklee, en Boston. Pero Didi nunca completaría los estudios y mucho menos pegaría la vuelta al pago: seguiría viaje hacia Nueva York, donde formaría Brazilian Girls, frecuentaría a músicos de diferentes latitudes y adoptaría el bar Nublu del East Village como propio.

"Brazilian sigue", se apura a contestar Didi cuando se le pregunta por el destino de la banda que sacó tres discos entre 2005 y 2008: Brazilian Girls, Talk to la Bomb y New York City. "Lo que pasa que nos tomamos un tiempo. Veníamos muy a mil y las relaciones entre nosotros estaban desmoronándose. Lo dejamos un tiempo hasta que nos dimos cuenta de que queríamos seguir haciendo música juntos. En ese lapso nació Masa y ahora estoy con las dos cosas. Tengo un disco nuevo con Brazilian Girls y estoy a punto de terminar el primer álbum de mi otro proyecto."

Masa es una idea surgida de dos cabezas: la del tecladista argentino y la del productor venezolano Héctor Castillo, quien se desempeñó en discos de Gustavo Cerati, Aterciopelados, Lou Reed y David Bowie, entre otros. "Héctor es súper amigo mío. Él produjo el primero y el tercer disco de Brazilian Girls. Un día nos encontramos allá en Nueva York, le mostré unas músicas nuevas que tenía y él me arengó para hacer algo con ese material y también para que me animara a cantar. Eso fue hace como dos años y ahora ya estamos por terminar el primer disco."

A fin de año Didi pasó por Buenos Aires, se reencontró con amigos y familiares y presentó en sociedad Masa, con una formación local: María Eva Albistur en bajo, Fernando Samalea en batería, Martín Bruhn en percusión, Silvio Furmanski en guitarra y Pol Medina en chiches electrónicos. Como BG, el eclecticismo y el pulso electrónico son los hilos que mueven a la banda, pero a diferencia de su grupo "histórico", aquí no están ni la voz políglota de Sabina Sciubba ni los aires de bohemia jazzera -de hecho, BG nunca encajó en la escena rockera y sus discos fueron editados por Verve-; en cambio, Gutman canta como si no fuera la primera vez y el pop se permite emerger entre colchones de teclados y paisajes luminosos.

Después de casi dos décadas en la Gran Manzana, DG cambió Nueva York por Madrid. Se enamoró de una española, tuvo con ella una beba y rumbeó para el Viejo Continente. "Me apetecía el cambio -señala, con vocabulario propio de un madrileño-. Uno puede hacer la vida que quiere en cualquier lado, pero hay ciertas tendencias que son difíciles de evitar. Nueva York es una ciudad que va a un ritmo más rápido, es más estresante, la gente está más concentrada en su carrera y es difícil poder abstraerse de lo que se da naturalmente. La pasé genial ahí, me desarrollé artísticamente y tengo un gran amor por la ciudad, pero estaba queriendo tener otro tipo de relaciones."

-Ahora, en Madrid, te cruzás más con músicos argentinos, ¿no?

-Puede ser. En Nueva York era parte de una comunidad más internacional. En Madrid me cruzo con argentinos, pero más me cruzo con músicos españoles (risas).

-En diciembre presentaste Masa en Buenos Aires y con músicos argentinos. ¿El proyecto puede tener diversas formaciones?

-Se puede hacer de muchas maneras. En España lo estoy presentando con una formación madrileña y con Aaron [Johnston], el baterista de Brazilian, que también está viviendo aquí. Lo puedo montar y puedo tocar solo si quiero; es libre y se puede armar de muchas maneras. En Buenos Aires estuvo genial con Sama, María Eva, Silvio y Pol. Me encantó y se va a repetir. Nos quedamos con ganas de más. ¡Más Masa!

-Se viene un disco nuevo de Brazilian Girls. Pasaron más de cuatro años del anterior. ¿Qué sonido tendrá?

-Mirá, salieron cosas nuevas porque nos encontramos con que teníamos curiosidades nuevas. A mí no me gusta definir un disco de BG antes de terminar porque puede pegar muchas vueltas hasta que esté terminado. De momento tiene una influencia medio ochentera pero post-punk, de grupos como The Cure o The Smiths. El rock inglés no es un elemento habitual en Brazilian y son varios los temas que siguen esa tendencia, y como ahora casi que cada uno vive en una ciudad diferente cada vez que nos vemos tratamos de ir al estudio un par de días. Hemos grabado en Madrid y en Estambul. Ahora, después del show de Mar del Plata, nos vamos a quedar unos días ensayando en Buenos Aires.

-¿Dónde vive cada uno?

-Aaron fue a Madrid antes que yo y se quedó ahí. Sabina ahora vive en París, y Jesse [Murphy] se está mudando hacia el norte de Nueva York, cerca de Woodstock.

-Son una auténtica banda del siglo XXI.

-Sí, para bien o para mal. Ya tenemos una cosa establecida. Cuando empezamos ni en pedo podíamos funcionar así, pero ahora lo tenemos claro y cada quien armó familia y proyectos. Pero esto se puede hacer cuando es una banda que ya tiene un camino andado. No se lo recomendaría a un grupo que recién empieza..

Brazilian Girls
Movistar Free Music
Paseo Hermitage, en la ciudad de Mar del Plata
Hoy, a las 20
Entrada gratuita

TEMAS DE HOYLa muerte de China ZorrillaLey de abastecimientoEducaciónTata Martino, DT de la selección