Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tensión

Más cruces con Gran Bretaña tras el rechazo a la reunión por Malvinas

Política

"Creen que son un imperio", lanzó Timerman; desde Londres afirmaron que el canciller sabía que invitarían a isleños

Lejos de aplacarse, los chispazos entre la Argentina y Gran Bretaña por Malvinas siguieron multiplicándose ayer, después de que la Casa Rosada rechazara una oferta de Londres de recibir al canciller Héctor Timerman para dialogar sobre el conflicto, pero sólo en presencia de los isleños.

Mientras que el gobierno de Cristina Kirchner volvió a justificar la decisión de no aceptar la audiencia, desde Londres afirmaron que Timerman ya estaba al tanto de que se invitaría a representantes de los isleños a participar de la reunión.

"Gran Bretaña cree que es un imperio y que puede aplicar sus políticas imperiales sobre los países soberanos y eso es inaceptable para la República Argentina", aseguró el canciller argentino en declaraciones a radio Continental.

Tras el embate, Timerman volvió a defender la decisión de rechazar la audiencia con su par británico, William Hague, después de que la administración de David Cameron lo condicionara a la presencia de representantes de las islas.

"Es una reunión entre cancilleres, no tiene por qué haber terceras partes, porque ni las Naciones Unidas reconocen terceras partes, ni jamás el canciller se reúne habiendo terceras partes, porque arregla todos los temas con sus pares", ahondó.

Timerman había transmitido la negativa a reunirse en una dura carta que trascendió anteayer.

"No es necesario que usted siga intentando armar reuniones durante mi visita a la ciudad de Londres; deje ese trabajo a nuestra eficiente embajada", dice la misiva en uno de los párrafos más fuertes.

La audiencia con Hague, originalmente pedida por Timerman a Hague, iba a hacerse en Londres la semana próxima, cuando el canciller argentino inicie una ronda de encuentros con grupos europeos que apoyan el reclamo de diálogo de la Casa Rosada.

Aviso

En Gran Bretaña, en tanto, el Foreign Office informó que el gobierno argentino estaba al tanto de la invitación a los isleños desde diciembre pasado, cuando la embajada argentina en Londres, a cargo de Alicia Castro, pidió la reunión con Hague.

La versión británica, de la que ayer había dado cuenta el diario Clarín, fue rechazada por la cancillería argentina.

"Al aceptar la solicitud para mantener un encuentro a nivel de ministros de Exteriores informamos a la embajada argentina que el ministro británico de Exteriores quería plantear personalmente asuntos y preocupaciones sobre las Malvinas, y que había invitado a que asistieran al encuentro representantes políticos del gobierno de las Malvinas", dijo un vocero de la dependencia británica, según consignó la agencia EFE.

Anoche, el Palacio San Martín aseguró que Timerman se enteró de que representantes legislativos de los isleños estarían en la reunión recién el miércoles, cuando recibió la carta de Hague con la confirmación del encuentro.

"Es falso", afirmó la Cancillería a través de un comunicado sobre la información de Clarín ratificada desde Londres. "Nunca antes [las autoridades británicas] habían tomado la decisión unilateral de incluir al gobierno ilegal de las islas Malvinas", señaló el texto.

En Londres, en tanto, un vocero de Cameron citado por Reuters reafirmó la posición británica: "No estamos preparados para conversar pasando por encima a los isleños sobre asuntos que afectan directamente su estatus como territorio británico de ultramar o incluso sobre su economía o cualquier otro asunto".

"Estamos desilusionados por la decisión", añadió sobre el rechazo de la Argentina a compartir la reunión con isleños.

El vocero aseguró, sin embargo, que el gobierno de Cameron "está abierto a discutir asuntos bilaterales" con la Argentina y quiere "desarrollar una relación constructiva" con Buenos Aires.

La embajadora Castro, por su parte, casi calcó los argumentos de Timerman.

"La política del siglo XXI no puede seguir concibiéndose como la ley del más fuerte", planteó en declaraciones radiales. "Cada vez que la Presidenta o el canciller hacen una declaración sobre Malvinas y la soberanía argentina, el gobierno del Reino Unido pretende mostrarlo como que nosotros queremos agraviar a los habitantes de las islas y eso no es así", indicó.

Palabra de canciller

    Timerman volvió a defender el rechazo a la cita
  • "Gran Bretaña cree que es un imperio y puede aplicar políticas imperiales"
  • "En una reunión entre cancilleres no tiene por qué haber terceras partes involucradas"
TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaCambios en el GabineteNueva ley de telecomunicacionesMariano Benedit