Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Incidente

Guerra de tarifas entre Aerolíneas y los ómnibus

Economía

En la terminal de Retiro obligaron a quitar publicidad de la empresa aérea

Por   | LA NACION

 
 

¿Por tierra o por aire? Natalia R. eligió el medio de transporte con la calculadora en mano. Un viaje de ida y vuelta en ómnibus entre Retiro y Posadas para visitar a su madre le cuesta $ 1200 en un servicio cama. La promoción de Aerolíneas Argentinas, 1160. Es decir, más barato y con un ahorro enorme en tiempo: una hora en avión, contra 13 en ómnibus.

Otros destinos de esa provincia, como Iguazú, se promocionaron hasta ayer en la terminal de Retiro mediante carteles publicitarios ubicados frente a las plataformas de las que salen los ómnibus de larga distancia. "Llegá volando. Viajá mejor. En cuotas, en pesos y con 26 bancos", decía uno de los avisos que caldearon los ánimos de los empresarios de transporte de pasajeros, enojados desde hace tiempo por la escueta brecha que separa sus precios de los aéreos, ambos regulados por la Secretaría de Transporte.

Los empresarios del sector tomaron como una provocación la colocación de los avisos ante los ojos de los viajeros en lugares estratégicos de la terminal y en plena temporada de vacaciones de verano, y presionaron a la concesionaria de la estación hasta conseguir que ésta dispusiera el retiro de los carteles. Pero la polémica sigue.

"En 1,45 horas", destacaba la gráfica sobre la tarifa de la ciudad de las cataratas.

La bronca de los empresarios del transporte a raíz de las publicidades que formaron parte del ambiente de Retiro desde el lunes logró que ayer por la mañana se tiñeran de negro dos de los seis exhibidores en la zona de circulación de los ómnibus. Justamente, los que contenían los polémicos anuncios. Los otros dos conservan publicidad oficial: uno, de la Secretaría de Turismo; el otro, una campaña de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, de la órbita del Ministerio del Interior y Transporte comandado por Florencio Randazzo.

 

Allí trasladaron la queja las empresas de larga distancia, luego de acudir a las autoridades de TEBA, concesionario de la terminal de Retiro desde 1993. En la empresa dirigida por Néstor Otero, a quien algunos hombres del sector reconocen como "el amigo de Ricardo Jaime" (ex secretario de Transporte), delegó la responsabilidad en la empresa encargada de la comercialización de la pauta en los carteles. Según pudo saber LA NACION, la firma contratada por TEBA es Pinta Baires, con quien se habrían cerrado los acuerdos con el Gobierno que hirieron la susceptibilidad de los empresarios. El tránsito de Retiro convierte los carteles en una costosa vidriera de un promedio de $ 30.000 mensuales, de acuerdo con la información recolectada.

Fuentes de Aerolíneas señalaron en una respuesta por mail ante la consulta de LA NACION que "la clara y efectiva decisión comercial de Aerolíneas, de lanzar tarifas que les permiten a los pasajeros viajar en un servicio público de calidad y llegar a cualquier punto del país en un promedio de tan sólo 2 horas puso nerviosa a la empresa TEBA, que reaccionó de la peor manera y decidió arrancar la publicidad de Aerolíneas".

La compañía de bandera indicó que su campaña "hace foco en la ventaja competitiva que se desprende de la relación costo del pasaje y tiempo invertido hacia el destino. Algunos ejemplos que demuestran que viajar en avión conviene son: Salta (avión, $ 879, ómnibus $ 976), Tucumán ($ 759 en avión, $ 804 en ómnibus), Córdoba ($ 549 en avión, $ 435 en ómnibus), entre otros, y sin mencionar las diferencias de horas de traslado", concluyó.

El "hervidero" en que se había convertido la terminal de ómnibus más importante del país logró entibiarse sólo cuando desapareció la publicidad. Por esas horas, se encontraba en pleno desarrollo la reunión quincenal de la comisión directiva de la Cámara Empresaria de Transporte de Pasajeros de Larga Distancia (Celadi), donde reinó un mal humor generalizado. En la entidad que representa a 32 empresas -entre ellas Chevallier, Andesmar, FlechaBus, Condor Estrella, Urquiza-, no salían de su asombro. "O lo de la publicidad de Aerolíneas en la terminal fue un grosero error, o todo esto es una gran tomada de pelo." La voz que se oyó puertas adentro expresó un sentimiento de "discriminación" generalizado en el sector. La Secretaría de Transporte, dice la campana empresaria, ignora la importancia del transporte de larga distancia en el país, por donde, afirman, se traslada el 90% de los viajeros. Una vez recibida la noticia del levantamiento de los avisos, la cúpula de Celadi, presidida por Mario Verdeguer, volvió a sus preocupaciones habituales: la suba de costos y la "supervivencia" a la que dicen haber sido obligados tras la quita de subsidios y la paritaria con la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Pero el hecho de que la estatizada Aerolíneas haya desaparecido de su campo visual no quiere decir que deje de ser una preocupación. "Es fácil promocionar esas tarifas con un subsidio de más de 2 millones de dólares diarios", se quejó el dueño de una compañía. El déficit de la aerolínea demandó $ 4500 millones en 2012. En cambio, la ayuda estatal para los ómnibus fue eliminada hace un año. Los empresarios no se contentan con el alza de tarifas de 26% que se les concedió en 2012, que "no cubre la suba de costos y aleja a los pasajeros". La distorsión sigue existiendo, pese a que los pasajes de avión subieron tres veces el año pasado..

Del editor: qué significa.
La publicidad de Aerolíneas fue vista como una provocación en un sector que se queja de una distorsión tarifaria que atenta contra el negocio.

TEMAS DE HOYLas trabas a las importacionesElecciones 2015El caso de Lázaro BáezCongreso Nacional