Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo opera la banda que se dedica a quemar automóviles en la ciudad

Los investigadores creen que un grupo anarquista, integrado por 15 o 20 jóvenes, habría perpetrado los ataques; en lo que va del año hubo 15 denuncias que se suman a un centenar de 2012

Miércoles 13 de febrero de 2013
0

Son la pesadilla de los automovilistas que durante la noche dejan sus coches en la calle. Cuando despiertan con los gritos de vecinos o las sirenas de los bomberos ya es tarde: sus autos fueron consumidos por las llamas. En lo que va del año, los "quemacoches" incendiaron por lo menos 15 vehículos, que se suman a un centenar de casos en 2012. La Policía Federal y la Justicia sospechan que se trata de un grupo de jóvenes anarquistas, que se adjudica los atentados por medio de sitios de Internet en los que firman como "Amigxs de la Tierra".

A diferencia de otras bandas que también azotan a los propietarios de vehículos, como los "sacarruedas", los robaestéreos o ladrones de autos, este grupo no busca apropiarse de lo ajeno y reivindica la destrucción por sí misma.

Su zona predilecta es Villa Devoto, aunque también operan en Villa Urquiza, Núñez, Belgrano, Saavedra, Palermo y Almagro. Actúan siempre durante la madrugada, horario que reduce al mínimo las probabilidades de ser vistos. Sus blancos son los vehículos de alta gama o cero kilómetro.

Los casos ocurridos en Villa Devoto son investigados por el fiscal de instrucción porteño Sandro Abraldes y, los que sucedieron en Saavedra y Núñez, por su colega José María Campagnoli.

Un investigador policial que está detrás de los incendios registrados en Saavedra dijo a LA NACION que los responsables de los atentados "son siempre los mismos, un grupo de 15 o 20 personas, que actúa a cara descubierta".

Casi nunca dejan rastros. Pero en uno de los últimos casos, ocurrido el 28 de enero pasado, dos testigos declararon haber visto a dos jóvenes en un Renault Clio negro bajarse del auto, momentos antes de que un Citroën C4 gris comenzara a arder en Marcos Paz y Salvador María del Carril, en Villa Devoto. La imagen del Clio negro también fue grabada por una cámara de seguridad cuando pasaba por el lugar dos veces minutos antes del ataque por Salvador del Carril.

En uno de los sitios de Internet donde se difunden comunicados de "Amigxs de la Tierra" se puede leer una publicación del 30 de enero pasado: "Nos hacemos responsables de los ataques incendiarios contra coches de alta gama y de lujo en la ciudad de Buenos Aires en los barrios de Recoleta, Palermo, Villa Urquiza, Caballito y Villa Devoto durante el mes de enero de 2013. Alrededor de 25 autos quemados".

Desde el 30 de noviembre pasado, 23 vehículos ardieron en llamas en ocho noches de ataques incendiarios. El último caso registrado en la ciudad fue el 28 de enero pasado, la misma noche del ataque contra el Citroën C4, cuando un Honda Fit gris oscuro sufrió un incendio en Habana al 4300, en el cruce con Sanabria. Las llamas también alcanzaron a un Chevrolet Agile gris plata que estaba estacionado adelante y al frente del edificio situado en Habana 4315.

"Si yo hubiera estado cerca de la puerta para entrar, me quemaba viva. Las llamas llegaron hasta el balcón del primer piso y también quemaron dos árboles. Esta semana debimos pintar el frente y cambiar los vidrios que estallaron", contó una vecina, Ángela, a LA NACION.

Justo una semana antes, la madrugada del domingo 21 de enero, tuvo lugar el ataque al Peugeot 308 gris que estaba estacionado en una cochera del edificio situado en O'Higgins 4729, en Saavedra. Ese ataque, en el que también fue alcanzado un Chevrolet Meriva que estaba estacionado al lado, no terminó en una tragedia de milagro. Es que el techo de la cochera es el primer piso del edificio y por allí pasan caños de gas (ver recuadro).

Otro episodio grave fue el que se registró en una concesionaria D'Arc, situada en San Martín al 6800, en Villa Devoto. Allí, el 9 de diciembre pasado, nueve autos fueron alcanzados por las llamas que tuvieron su origen en un Ford EcoSport y un Peugeot 207 y se propagaron a un Chevrolet Corsa, un Ford Focus, un Renault Clio y un Peugeot 307.

Los ataques de "quemacoches", azotan con frecuencia a los porteños desde julio de 2010, cuando se registró una sucesión de ocho hechos. Por ellos, fue detenido un joven de 18 años, que luego se comprobó que sufría un "trastorno psicótico de la personalidad".

La "Federación Anarquista formal", según se definen, los "Amigxs de la Tierra", también se adjudica la detonación de la bomba en la puerta de la Dirección Nacional del Servicio Penitenciario Federal, situada en Lavalle 2705 en la madrugada del pasado 30 de diciembre.


Del editor: por qué es importanteLa impunidad de los "quemacoches" es aún más grave que sus acciones. Los vecinos se encuentran tan a la intemperie como sus autos.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas