Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Escenario

Las cuatro razones para publicar las imágenes

El Mundo

Por   | Para LA NACION

 
 

CARACAS.- El gobierno bolivariano no había hecho los deberes. Si Hugo Chávez nombró canciller a Elías Jaua, escribió una carta kilométrica para celebrar el aniversario del golpe de febrero de 1992 y ordenó una medida tan criticada como la devaluación del bolívar, ¿por qué no se dirigía a la nación tras 68 días de invisibilidad mediática?

" Las fotos aparecen porque la presión nacional e internacional es muy fuerte y se le ha hecho inmanejable al gobierno", desvela el analista Trino Márquez a LA NACION. Cuatro factores coinciden en la necesidad de no retrasar la publicación de las fotografías.

El primero, y tal vez más acuciante, es la propia presión dentro del oficialismo. Jamás una medida del chavismo como la devaluación, sumada a la escasez de alimentos básicos, había concitado tantas críticas. Los foros radicales castigaban a la cúpula del oficialista PSUV. Y el periodista Nelson Bocaranda, incluso, les puso nombre a los gobernadores que exigían una prueba de vida.

"También había que aplacar la inquietud en el ejército. En este momento, los militares no tienen comandante en jefe. Los símbolos son para ellos fundamentales", explica Márquez.

Aplacar al partido, a los militares y también... a los simpatizantes. "Los impactos buscados con la publicación de las fotos son emocionales, no racionales", sostiene el analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis. Para el gobierno vale la pena que distintos interrogantes sigan abiertos, sobre todo el de un presidente que muy difícilmente puede ejercer sus funciones, a cambio de fortalecer el vínculo emocional de Chávez con unas clases populares que se estaban acostumbrando peligrosamente a la invisibilidad de su líder.

El segundo factor también es casero: la presión de la oposición. Sus denuncias constantes, pese a las amenazas del gobierno, fueron aumentando las dudas en una población que no se decidía a agarrar el clavo ardiendo que les proponía el chavismo. Tras las fotos, el antichavismo tampoco quedó contento. "Los voceros del gobierno siguen mintiéndole a nuestro pueblo. Allí está el paquetazo rojo, ahora con lo del presidente. La mentira y la burla tienen un costo muy alto, ¡sigan creyendo que la gente es tonta!", arremetió el líder de la oposición, Henrique Capriles.

"La presión internacional es otro factor que opera. La comunidad necesita pruebas de vida", reflexiona Márquez en torno al tercer factor a considerar. Que su gran amigo Luiz Inacio Lula da Silva no pudiera ver a Chávez en La Habana había levantado una muralla de suspicacias. "Además, la renuncia del Papa puso en situación muy incómoda la política secretista del régimen Castro-chavista", añade el politólogo.

El cuarto, y más coyuntural, factor tuvo que ver con los estudiantes rebeldes, decididos a cercar la embajada de Cuba. La violenta respuesta de la Guardia Nacional predecía más enfrentamientos con un sector, los universitarios, que jamás han pasado por la rueda del chavismo. Y si algo no le conviene al vicepresidente Nicolás Maduro es convertir en héroes a sus enemigos más tercos..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo