Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El lado oculto del consumo

El corcho y los tapones sintéticos se pelean por el vino

Economía

Por   | LA NACION

La decisión del gobierno nacional de subir el arancel de importación para los corchos reabrió la discusión acerca de los tapones sintéticos que buscan reemplazar al producto derivado de la corteza del alcornoque.

Hace dos semanas se publicó el decreto que elevaba a 35% el arancel de importación para cien productos. En la lista, junto con las tablets, las computadoras, las motos y los juguetes, figuraban dos insumos claves para la industria vitivinícola, como son los corchos aglomerados y las duelas de robles, que las bodegas utilizan para un darles a sus vinos un paso por madera. En el caso de los corchos aglomerados, se trata de los productos más utilizados para tapar vinos de precio medio y la suba del arancel no alcanza al corcho natural, que continúa siendo el más usado para los vinos de alta gama.

La suba del arancel prácticamente coincidió con el anuncio de Nomacorc, la multinacional número uno en la fabricación de tapones sintéticos, de la inauguración de una planta en la provincia de San Juan, que es la cuarta que tiene a nivel mundial. "Durante mucho tiempo los tapones sintéticos eran una especie de tabú, en especial para los vinos de alta gama, pero el mercado argentino ya está cambiando. Hoy estamos cubriendo el 10% de la demanda nacional con importaciones, pero con la nueva planta queremos controlar el 20% del mercado en base a producción nacional", explicó Eduardo Casaubon, socio local de Nomacorc.

vientos de cambio

A nivel mundial, la industria vitivinícola ya inició el proceso de reconversión. Hace menos de quince años el corcho era utilizado para tapar más de 90% de los botellas de vino que se venden en el mundo y en la actualidad su participación se redujo a 57 por ciento. El restante 43% se reparte entre los tapones sintéticos, los microaglomerados y las tapas a rosca, conocidas en la jerga de la industria como screwcaps. A nivel nacional, el corcho mantiene un liderazgo indiscutido, en especial entre las bodegas orientadas a los vinos de alta gama, pero los cierres alternativos están ganando terreno y en 2012 sumaron 200 de las 850 millones de botellas producidas en el país.

argumento de peso

Detrás de este proceso de cambio se encuentran tanto razones técnicas como económicas. En Nomacorc aseguran que los tapones sintéticos permiten encontrar el flujo de oxígeno óptimo para cada vino y evitan cualquier riesgo de contaminación con el corcho natural, que le dan al vino un olor a moho y un sabor desagradable. Sin embargo, tan importante como este factor es el precio. El millar de corchos elaborados íntegramente a partir de los retazos de alcornoque cuesta 500 euros, mientras que el valor de los tapones sintéticos oscila entre los 40 y los 120 dólares de acuerdo con la calidad.

ventajas y contras

Entre las bodegas argentinas, sin embargo, todavía hay posiciones encontradas sobre la conveniencia de abandonar al corcho natural. "En los últimos tres años iniciamos un traspaso hacia los tapones técnicos que garantizan una hermeticidad notablemente superior, con menos ingreso de oxígeno que los tapones naturales, lo que se traduce en vinos más frescos y frutados por mayor tiempo", explicó Juan Carlos Muñoz, presidente de Viña Las Perdices. En otra bodega boutique como Casarena Bodega & Viñedos, por su parte, avizoran que a futuro la tapa a rosca será la gran ganadora. "En el futuro todo será tapa a rosca para los vinos medios y el corcho natural quedará para los de alta gama. Los corchos sintéticos no tuvieron buena respuesta en el mundo, mientras que la tapa a rosca cada vez tiene menos enemigos y más adeptos. De hecho hay mercados internacionales como Canadá, Inglaterra y Estados Unidos, donde el importador es el que solicita su uso", explicó..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015