Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Negociación 2013

Salario docente, la llave maestra de las paritarias

Economía

El Gobierno cerró unilateralmente en un 22% y espera marcar así un rumbo en los aumentos

Por   | LA NACION

"Con trabajadores que gozan de estabilidad frente al resto, con jornadas laborales de cuatro horas y tres meses de vacaciones, cómo es posible que sólo tengamos que hablar de salarios y no de los pibes que no tienen clases." Las filosas palabras con las que la presidenta Cristina Kirchner describió la labor de los maestros el año pasado en el Congreso, produjeron fuerte irritación, pero no tanta como la que emergió luego de las acciones que buscaban justificar.

Igual que en 2012 -cuando se fijó una suba salarial de 19,5%, muy por debajo de la inflación- ahora el Gobierno volvió a impulsar una suba de manera unilateral, en este caso de 22 por ciento en tres tramos. Irónicamente, luego de haber instalado las paritarias en el sector en 2008, los aumentos son decididos casi sin negociación.

Por ser una de las primeras del año, empujada por el inicio de las clases (el 25 de febrero), pero también porque obliga al Estado a situarse en el rol de empleador, la paritaria docente termina siendo siempre un espejo para todo el sector público, pero también para el privado. Por eso, en un año electoral y con varios frentes gremiales abiertos, podría convertirse en un poderoso símbolo.

Semanas atrás, los docentes lanzaron un desafío: pidieron una suba del salario inicial de 2800 a 3660 retroactivo al 1° de enero y una modificación en el impuesto a las ganancias, que ya estaban pagando entre el 12% y el 16% de los maestros en todo el país. Se trata de un reclamo de un 30,3%, muy superior al techo del 20% que buscaba imponer el Gobierno a los gremios en general, y que terminó cerrando en un 22%, en disconformidad con los gremios. El salario inicial será, según los nuevos valores de $ 3416.

Según estimaron fuentes del gobierno nacional a LA NACION, sólo el 8% de los docentes a nivel nacional cobran el salario inicial de maestro de grado de jornada simple. Los demás trabajadores están por encima de esa pauta, de acuerdo, claro, a su posición en la escala y a la jurisdicción. En tanto, agregan que desde 2003, el aumento salarial de los docentes fue de 665 por ciento. Según datos privados, entre enero de 2003 y diciembre de 2012, hubo una inflación de 365,6 por ciento.

A través de una entrevista con el diario El Tribuno de Salta, realizada la semana pasada, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, dijo que el pedido de los docentes era "irreal" y que el incremento salarial será "menor del 25%". Y así fue.

Días después de que se conociera la letra chica de las demandas de los maestros, la Presidenta anunció una suba de un 20% del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias desde el 1° de marzo. Sin embargo, los trabajadores reclaman además la actualización del monto de las asignaciones familiares y más control de la implementación de los planes nacionales en las provincias.

Justamente, la actual negociación es seguida de cerca por los gobernadores, ya que la pauta nacional fija un piso para las negociaciones provinciales, en tiempos de falta de caja en muchas jurisdicciones.

Las negociaciones del lado de los maestros son impulsadas por el Frente Gremial Docente, liderado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), gremio que agrupa a 340.000 docentes. Entre escuelas públicas y privadas subsidiadas hay en la Argentina unos 900.000 docentes, según Ctera. Este gremio es conducido por Stella Maldonado y responde a la CTA de Hugo Yasky, alineada al gobierno nacional.

"Los salarios han mejorado mucho, pero estamos muy lejos de lo que necesitamos", dice Maldonado a LA NACION. "Queremos un solo cargo con dedicación exclusiva, un muy buen salario y rigurosidad en la formación, que debe ser permanente", agrega. En la actualidad son muchos los maestros que tienen dos cargos para poder sobrevivir.

"Nosotros queremos un modelo que contemple la evaluación, la formación, la planificación y el seguimiento constante", afirma la maestra, que además requirió que las "várices y hernias" sean reconocidas como enfermedades asociadas a la enseñanza. Hasta ahora sólo se contempla la disfonía. Sobre los dichos de la Presidenta, Maldonado explica, aún con cierta bronca, que "los docentes tienen hoy entre 30 y 45 días de vacaciones".

Salarios por provincias

 
 
Por el alto costo de vida, la provincia con el promedio salarial bruto más elevado es Santa Cruz. Allí un maestro de grado de educación primaria y jornada simple y diez años de antigüedad ganaba en junio del año pasado unos $ 6539, según el "Informe Indicativo de Salarios Docentes" elaborado por el Ministerio de Educación.

Detrás vienen La Pampa ($5843) y Tierra del Fuego ($5800). Misiones ($3504), Formosa ($3533) y Catamarca ($3542) son las que pagan salarios más reducidos. La ciudad de Buenos Aires abonaba $ 3983 y la provincia de Buenos Aires, $4092, según los datos del informe oficial.

"Una de las cuestiones importantes a solucionar es el blanqueo de los salarios", indica Roberto Baradel, secretario general de Suteba (CTA), el gremio fuerte de la provincia de Buenos Aires. El sindicalista había amenazado con un paro si Daniel Scioli se atrevía a imaginar una suba de entre el 15% y el 18%, porcentajes que circularon en las usinas oficiales al comienzo de la negociación. Sin fondos, hace sólo unos días, el gobernador bonaerense decidió pedir ayuda a la Nación.

Según Baradel, en provincia cerca del 25% de los docentes ya pagaban el impuesto a las ganancias. El básico en tierras bonaerenses resulta de $ 1532 y el salario inicial de $ 2900. En los recibos de sueldos hay sumas en negro, no remunerativas y también sumas fijas que no bonifican la antigüedad.

Históricamente, los sueldos se calculan según el cargo o por horas cátedra, y el peso de la antigüedad es muy importante en el salario neto de bolsillo (a los 15 años alcanza el 100% del básico). Por ejemplo, un maestro bonaerense de grado que gana alrededor de $ 4300 netos tendría un básico de unos $1598 y cobraría una antigüedad (con más de 24 años) de $ 1917 (un 120% del básico).

El sueldo se completa con la bonificación del decreto 204/04 (Fondo Nacional de Incentivo Docente -Fonadi-), la llamada bonificación agosto de 2008 y otra bonificación por función diferenciada, sin contar alguna posible cifra plus por zona desfavorable. El descuento por jubilación es de 16% y el de obras social, de 4,8 por ciento en territorio bonaerense.

"Hay mucha bronca", dice Miguel Díaz, secretario general del Udocba, el único gremio docente afiliado a la CGT de Hugo Moyano y que pide que el básico llegue a los $ 5000. "Scioli puede pagar. Tiene una gran recaudación. Y hace una gran demostración de eso con su impresionante gasto de publicidad en la costa".

Según pudo saber LA NACION de fuentes bonaerenses, en el gobierno de Scioli habrá una oferta salarial concreta ya definida la pauta nacional. Lo mismo dicen en las oficinas del gobierno porteño.

En la ciudad de Buenos Aires el recibo de un maestro es también un jeroglífico. El básico se abona con un adicional proporcional gracias al decreto 15647/04. Además suman un pago por la antigüedad, otro adicional del 10% del básico y una suma por el decreto 483/05, norma que agrega otro adicional de acuerdo con la antigüedad. Se trata de sumas remunerativas, pero no bonificables.

Por caso, en ese distrito se descuenta un 13% por jubilación y un 6% por obra social. El único aporte no remunerativo son los $ 50 mensuales de marzo a diciembre que reciben los maestros por "material didáctico". También suma un agregado por el Fonadi, de acuerdo con el cargo o proporcional de horas.

"Nosotros hemos arreglado con los gremios que cualquier aumento vaya al básico. En la ciudad damos sueldos de calidad. Antes no se querían jubilar", explica a LA NACION Alejandro Finocchiaro, subsecretario de Políticas Educativas del gobierno porteño, que agrega que entre diciembre de 2007 y la actualidad el sueldo de los 60.000 docentes porteños subió casi 400 por ciento. El salario de un maestro de jornada completa pasó de $ 1547 a $ 6140 en ese lapso. El sueldo inicial en la jurisdicción porteña es de $ 3070 y, a pesar de que los gremios tenían pensado una reunión con funcionarios del gobierno de Mauricio Macri el viernes pasado, también decidieron esperar una señal nacional..

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezDamián StefaniniLa salud de CristinaMarcelo TinelliChampions League