Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Música y sonrisas para los pacientes del Garrahan

Sociedad

El grupo infantil Los Musiqueros alegra a los chicos con cáncer que están internados en el hospital pediátrico

Por   | Fundación LA NACION

Se acercan al hospital Garrahan y visitan las habitaciones de los chicos con cáncer llevando charangos, flautas, maracas y todo tipo de instrumentos musicales para compartir con ellos lo mejor que saben hacer: despertar sonrisas con la música. Teresa Usandivaras y Julio Calvo, del grupo infantil Los Musiqueros, logran inundar con inmensa alegría las salas donde están internados los pequeños que reciben tratamientos oncológicos. Así les acarician el alma en un momento difícil en sus vidas y acompañan a sus familias, médicos y enfermeros con canciones que preparan con cariño y dedicación.

Esta iniciativa es parte del Proyecto Cultura y Salud del hospital en alianza con la organización francesa Musique et Santé, cuyo objetivo es llevar música en vivo a diferentes hospitales de Europa.

Cuando en 2011 Teresa se enteró de la convocatoria que estaba haciendo esta entidad a nivel local, no dudó en anotarse. Resultar elegida significó todo un desafío y le permitió viajar al extranjero para capacitarse en este tema. "Musique et Santé ya funcionaba en muchos países europeos y su idea era traerla a América latina. La experiencia es muy fuerte y emotiva, y siento mucha responsabilidad de seguir diseminándola", afirma.

Las historias de estos encuentros con chicos de hasta 17 años hablan por sí solas y dejan en evidencia el paso de una huella que deja marca. Apenas llegan, limpian y desinfectan los instrumentos musicales y luego, antes de entrar en los cuartos, piden permiso y les proponen compartir un rato de música.

"Hay que ser muy respetuosos porque ellos están haciendo su tratamiento y viviendo una situación muy delicada", aclara Teresa.

En cada habitación conocen a un niño que tiene una razón especial para estar allí internado. Ningún caso es igual a otro, por lo tanto la música tampoco lo es. Teresa y Julio imaginan una melodía única para cada corazón de acuerdo con el estado de ánimo que perciben.

"Lo que tiene de bueno el Proyecto Cultura y Salud es que se trata de música en vivo personalizada. Siempre está la familia, y entonces se genera una conexión íntima entre los familiares y el chico, y también con los médicos, que se suman con entusiasmo", cuenta Teresa.

A su vez, dice que se emociona cuando los chicos la reconocen y la saludan del otro lado del vidrio o cuando viene una mamá y le pide que no se olvide de visitar la habitación de su hijo.

"Una vez nos pasó algo muy lindo. Íbamos a ingresar en una habitación de una chica que estaban por operar y mi sensación fue: nos va a decir que no quiere que entremos. Pero dijo que sí y se animó y terminó cantando ella sola la canción "La luna está tapada", mientras nosotros la acompañábamos con percusión. Ahí nos dimos cuenta de que no hay que tomar nada por presupuesto, sino abrirse y entregarse a lo que va pasando", confiesa.

También recuerda una oportunidad en la que un nene no paraba de llorar porque le habían hecho una punción. Sin embargo, cuando ellos lo visitaron y comenzaron a cantar, el chiquito empezó a sonreír de oreja a oreja repleto de lágrimas tibias que todavía le quedaban en la cara. Ésa es una de las tantas imágenes que Teresa atesora en su interior y que cambiaron su relación con la música.

"Julio y yo estábamos acostumbrados a hacer shows donde el foco está puesto en el escenario, en nosotros. Pero el hospital es un ámbito que te modifica el vínculo con la música porque cambia la mirada. Ahora la atención está puesta en el paciente y sus necesidades. En este sentido es muy enriquecedora la calidad de la música en relación con el otro", explica.

Durante 2012 el Proyecto Cultura y Salud contó con el apoyo de la Fundación Navarro Viola para llevar adelante su misión. A su vez, el año pasado Julio y Teresa concurrieron al hospital Elizalde para replicar allí su importante labor.

En 2013 el objetivo consiste en seguir trabajando para fortalecer la iniciativa. Su deseo es contar con más músicos profesionales que quieran formar parte de la Red Nacional de Músicos en Hospitales.

Para más información, contactarse por mail a culturaysalud.ar@gmail.com o al teléfono 4308 4300 interno 1572..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba