Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las seis cuerdas en las sierras de Córdoba

Encuentro Internacional de la Guitarra Clásica

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 19 de febrero de 2013
0

LA FALDA. Otra vez las guitarras regresan a estas sierras de Punilla. No hay cacharpaya. Nada del hueco ruido festivalero. Hay silencio de estudio y también el gozo de escuchar a estos treinta y cinco jóvenes cuando ofrecen el fruto de su trabajo en este Encuentro Internacional de la Guitarra Clásica, al que fueron convocados, previa selección, por su organizador y coordinador, el maestro Carlos Groisman.

Desde cada ventanal, en la punta de la más alta lomada de La Falda, se contempla, como en un cuadro bucólico que se ofrece en toda su dimensión a la vista de los jóvenes guitarristas, el bellísimo paisaje de las sierras y la dilatada extensión del valle de Punilla, con sus colinas y hondonadas, sus bosquecillos de pinos, cocos y molles, junto a los tejados, allá abajo, en esta populosa ciudad.

Sólo el canto de los pájaros compite, en belleza, con el sonido de las seis cuerdas.

El encuentro es exactamente lo que define la palabra. Y cobra aquí su más hondo significado, porque ésta es una reunión de confraternidad entre estos muchachos (y alguna chica) que tratan de escapar del bullicio para consagrarse a indagar en el secreto de su instrumento y en los misterios que encierra la música clásica de, al menos, cinco siglos (XVI al XXI), en los más diversos estilos, escuelas y tendencias..

Carlos Groisman prolonga, de este modo, el espíritu del Musicampus de Los Cocos en esta región de las sierras, en el que participó como docente de la guitarra junto a eminentes pedagogos. De este modo otorga continuidad a tan noble propuesta, que alcanza su octava edición consecutiva. Esta vez, el guitarrista convocante comparte la enseñanza junto a los maestros Berta Rojas (de Paraguay, radicada en los Estados Unidos) y los argentinos Eduardo Isaac y Pablo De Giusto.

El día entero está consagrado a la música (se diría que incluso en los desayunos, almuerzos, meriendas y cenas que se comparten en un clima de regocijo espiritual). Clases individuales y de música de cámara, conferencias ilustradas sobre técnica y práctica del instrumento, y conciertos, tanto de profesores en los primeros días como de alumnos solistas y junto a grupos de cámara en los últimos.

Cada alumno ha escogido y propuesto para su aprendizaje un determinado repertorio dentro de la música clásica universal, en la que no se descartan obras de la música popular elaboradas técnica y expresivamente según las pautas de la música académica.

La propuesta del Encuentro es estimular en cada guitarrista la inquietud por descubrir y conocer obras de los más inspirados creadores para ensanchar y enriquecer su bagaje estético.

Aquí se abre también el debate, entre profesores, sobre la realidad de la informática y la cibernética en la que se encuentra inmersa toda una juventud aspirante y dispuesta.

En tal sentido es de rigor reconocer la gran apertura hacia la difusión del amplio repertorio del instrumento a lo largo de veinte años en los ciclos Guitarras del Mundo, dirigidos y coordinados por el inspirado guitarrista Juan Falú.

Este Encuentro viene a rubricar una gesta de reivindicación de la guitarra.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas