Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Un operativo relámpago y secreto

El Mundo

Lo organizó Cabello tras la difusión de las fotos de Chávez; el desafío es mantener el hermetismo

 
 

CARACAS (Para LA NACION).- Un operativo relámpago y en absoluto secreto. Pocas horas después de hacerse públicas, el viernes pasado, las fotografías con sus hijas, Hugo Chávez ordenó el viaje de Diosdado Cabello a La Habana para darle "lineamientos".

El presidente de la Asamblea Nacional, compañero del líder bolivariano en el golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez en 1992, se iba a encontrar con una sorpresa. "Nos reunimos con él allá, nos dio las instrucciones y los resultados aquí están: Chávez está en Venezuela", relató.

Durante varias horas, Cabello esperó con paciencia a los otros llamados por el presidente: el ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, y el gobernador de Barinas y hermano mayor del mandatario, Adán Chávez. A lo largo de la crisis, los tres conformaron junto al vicepresidente Nicolás Maduro; su esposa y procuradora general, Cilia Flores, y el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, el núcleo duro del oficialismo.

Las órdenes eran claras: había que poner el operativo en marcha. Se eligió un avión que volase a menor altura para evitar "una alta presión en cualquier emergencia", contó ayer el periodista Nelson Bocaranda.

"Bajo sedación, el presidente reelecto viajó acompañado solamente de su hija mayor, Rosa Virginia; su esposo, Arreaza, y los tres médicos y cinco enfermeras que lo han tenido bajo su cuidado en el Cimeq", además de un par de edecanes y asistentes de la Casa Militar, añadió Bocaranda.

"Todo debió llevarse a cabo con mucha discreción para no darle oportunidad a los grupos fascistas de planear sus cínicas acciones contra el proceso revolucionario", escribió Fidel Castro a modo de despedida, en una carta cargada de emoción.

Chávez aterrizó en el aeropuerto de Maiquetía a las 2.30 de la madrugada y fue trasladado en ambulancia al Hospital Militar de Caracas, que desde hacía un mes se preparaba para su llegada. El presidente ya conocía el centro médico: entre agosto y septiembre de 2011 recibió allí su tercer tratamiento de quimioterapia.

A las 4.12, la cuenta de Twitter de Chávez ingresó un nuevo tuit, tras 109 días de sequía digital. A lo largo del día superaría los cuatro millones de seguidores. A las 4.35, Arreaza confirmaba la buena noticia, y a las 5, el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, iniciaba un programa en la televisión pública. Veinte minutos más tarde, Maduro llamaba por teléfono al programa para hablar al país. Hasta entonces, ningún miembro del gobierno conocía el retorno. Mucho menos la oposición. A esa misma hora, Chávez ya descansaba en su habitación del décimo piso. El noveno está desierto, sólo hay personal militar.

La Casa Militar tiene ahora un nuevo reto: convertir el hospital en un búnker informativo. Pero Caracas no es La Habana. Los periodistas venezolanos, alejados durante meses de la noticia, buscan desde ayer contar la verdad negada por el gobierno.

Las reacciones ante el regreso

En América latina, muchos se alegraron por Chávez

  • "Que se ponga a descansar, que se recupere lo más rápidamente posible, que lo necesitamos"
    Rafael Correa - Presidente de Ecuador
  • "Al presidente Chávez le deseamos pronta recuperación y al pueblo venezolano, esperanza"
    Ivan Márquez -Jefe de las FARC
  • "Es importantísimo para la democracia venezolana luego de que muchos especularon con que ya estaba muerto "
    Héctor Timerman - Canciller argentino
  • "Nuestro agradecimiento a Dios y a la Virgen por este milagroso proceso de recuperación"
    Rosario Murillo - Primera dama de Nicaragua
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadElecciones 2015Choque de tren en OnceQuita de subsidios