Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Multinacionales retiran de Europa productos con carne de caballo

El Mundo

Los gigantes mundiales agroalimentarios, como el suizo Nestlé o el brasileño JBS quitaron productos que se vendían en España, Francia, Italia y Portugal

LISBOA.- Los gigantes mundiales del sector agroalimentario, como el suizo Nestlé o el brasileño JBS, retiraron del mercado europeo varios productos precocinados como lasañas con rastros de carne de caballo en lugar de carne vacuna, un escándalo fraudulento que afecta a un número creciente de países en Europa.

Además, JBS, líder mundial del procesamiento de carne bovina, anunció la suspensión de la comercialización de carne europea y aclaró que no tiene ningún tipo de implicación en ese fraude.

La sociedad belga JBS Toledo, filial europea de JBS, "no comercializará más productos europeos hasta que se restablezca la confianza en la seguridad del sistema de aprovisionamiento", precisó la firma en un comunicado colgado en su sitio Internet.

Por su parte, Nestlé, número uno de la alimentación mundial, anunció en menos de 24 horas que retira de la venta platos sospechosos precocinados en Francia, Portugal, España e Italia. El grupo suizo anunció este mediodía que su filial portuguesa retira del mercado de Portugal y de Francia lasañas con carne de caballo.

"Procedemos a retirar las lasañas con salsa boloñesa, un producto de carne congelada, destinado a la restauración y comercializado por Nestlé Professional. Se retiraron en Francia y Portugal", indicó la rama portuguesa del número uno mundial de productos agroalimentarios en un comunicado. "Estos productos se sustituirán por productos con 100% de carne vacuna", agregó.

Por primera vez desde el inicio de la crisis, estos productos retirados no sólo son platos precocinados de venta en supermercados, sino platos distribuidos a hoteles, restaurantes o cafés, según un portavoz de Nestlé en Portugal, Anotio Carvalho.

Anoche ya había decidido retirar "inmediatamente" de la venta en España e Italia, que hasta ahora se habían mantenido al margen del escándalo, de dos de sus marcas de platos precocinados con carne bovina: Buitoni Beef Ravioli y Beef Tortellini.

La multinacional suiza señaló con el dedo a una empresa alemana H.J Schypke, proveedora de JBS Toledo NV. Esta empresa alemana, que emplea a 80 personas cerca de Bremen, rechazó cualquier responsabilidad en la presencia de carne equina en los productos etiquetados con carne vacuna.

JBS subrayó que Schypke "no pertenece a su grupo económico ni mantiene ninguna relación empresarial u operativa con la compañía". La empresa brasileña subraya que, en el caso mencionado, "todo el proceso operativo y logístico fue llevado a cabo por el productor alemán, que enviaba el producto directamente al cliente final".

El alemán Lidl también anunció ayer la retirada de platos con carne equina en Suecia, Finlandia, Dinamarca y Bélgica.

Seguridad alimentaria

 
En comidas como lasagnas o carne con arroz se pudo detectar el ADN equino. Foto: Reuters 
 

Nestlé insistió en que "la seguridad alimentaria no está en entredicho, pero el mal etiquetado de productos hace que no cumplan los requisitos más estrictos que los consumidores esperan de nosotros". E indicó que aplica nuevos análisis para detectar rastros de carne de caballo en sus centros de producción en Europa.

Los 27 países de la Unión Europea (UE) se pusieron de acuerdo el viernes para realizar unos 2250 análisis a la carne, de 10 a 150 por país. Hasta ahora, las autoridades afirman que no hay riesgos para la salud por este fraude, que afecta ya a más de una docena de países europeos.

La justicia francesa allanó este martes la empresa empresa Spanghero, sobre la que pesan sospechas de hallarse en el centro del escándalo, pese a que la víspera el gobierno galo le autorizó a que siga produciendo carne molida, salchichas y platos cocinados.

"A partir de esta tarde, se ha iniciado la fase judicial con investigaciones, allanamiento e interrogatorios in situ", afirmaron fuentes que no quisieron dar su nombre.

Una serie de datos ilustra el tamaño del engaño: Spanghero compró 750 toneladas de carne de caballo, 550 toneladas de las cuales se usaron para fabricar unos 4,5 millones de platos fraudulentos vendidos en trece países europeos.

Agencias AFP, EFE y Reuters.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil