Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La enigmática ruta del escritorio de Boudou

Política

El proveedor aseguró que lo tenía en stock, pero fuentes allegadas a la gestión sostuvieron que viajó a pedido del vicepresidente para traer el mueble desde Italia

Por  y   | LA NACION

Sus piezas se fabrican exclusivamente en Italia. Los especialistas lo destacan por su elegancia, inspirada en la nave espacial "Apolo XI". El escritorio "Nomos", creación del influyente arquitecto Norman Foster, es una pieza premium de diseño. Tener un original en la Argentina es un privilegio: se cotiza en miles de dólares en el mercado internacional. Esta mesa exclusiva es la estrella del despacho de Amado Boudou.

El vicepresidente pagó 42.765 pesos por este escritorio de diseño italiano que instaló en su oficina del Senado. Según pudo reconstruir LA NACION, Boudou le encargó el mueble a Zanotta Sudamericana SA, una firma de un grupo empresario involucrado en otra polémica refacción de una oficina pública durante el kirchnerismo.

La ruta del escritorio de Boudou es enigmática. El dueño de Zanotta dijo a este medio que utilizó piezas que tenía en stock desde hace diez años para conformar la mesa que le entregó al Senado. Pero tres fuentes familiarizadas con la operación, y desvinculadas entre sí, aseguraron a LA NACION que el año pasado este empresario viajó a Italia para traer la "Nomos" por especial pedido del vicepresidente. Una misión poco sencilla en época de restricción a las importaciones.

El modelo Nomos original es fabricado por una sola marca el mundo: Tecno Spa, cuya sede central se encuentra en Milán. En la Argentina, esos productos italianos son comercializados bajo licencia exclusiva por el grupo Tecno Sudamericana SA. Zanotta Sudamericana SA, la sociedad que recibió el pago del Senado, es una de sus firmas satélites.

Especialistas del sector consultados por este medio aseguraron que es imposible fabricar la mesa en la Argentina. Las bases de aluminio con forma de válvula invertida que tienen las Nomos originales sólo se fabrican en Italia.

"Boudou se había encaprichado con esos muebles y mandó a estos empresarios a hacer la operación a Milán durante tres o cuatro días, con todo pago", aseguró a este medio una fuente del círculo íntimo del dueño de Zanotta. Otro allegado del sector recordó: "El empresario se quejaba de que tuvo que traer la mesa en el avión. Dijo que la trajo «bajo el brazo»".

Venticinco días antes de que el Senado ejecutara la compra, representantes de Zanotta viajaron en un vuelo de Alitalia rumbo en Milán. El 13 de febrero dieron testimonio de la estadía en el invierno europeo: sacaron fotos de la fachada del edificio y la subieron a Twitter.

Según pudo averiguar este medio, el escritorio que Boudou luce en su despacho cuesta entre 3300 euros y 4500 euros para venta al público. En el caso de que la pieza se importe, se deben agregar los gastos de flete. El Senado la pagó 42.765 pesos.

Video: Boudou, en su escritorio de estilo italiano Nomos (YouTube)

Trabas a las importaciones

Desde el 2009 y hasta hace un mes atrás -cuando se flexibilizaron las trabas- las piezas de la mesa Nomos requerían, por orden del secretario de Comercio Guillermo Moreno, un Certificado de Importación de Productos Varios (CIPV), una licencia no automática para su importación.

 
La mesa Nomos, en el despacho de Boudou. 
 

Desde Zanotta admitieron que durante el año pasado no pudieron importar mercadería desde Italia por las restricciones a las importaciones. Consultados sobre el origen del escritorio que el vicepresidente tiene en su despacho, aseguraron: "La armamos con las últimas partes que teníamos en stock, de unas mesas que habían ingresado al país en 2002 o 2003".

Luego de enterarse que el producto había sido comprado por el vicepresidente, desde Tecno Spa Italia ratificaron que los empresarios argentinos estuvieron en la sede central de la empresa -en Milán- en febrero del año pasado, pero negaron que hayan concretado la operación en esa fecha.

Los empresarios elegidos por el vicepresidente ya conocían la obra pública kirchnerista. Fueron los principales proveedores de la remodelación de una oficina de la Secretaría de Transporte que costó 2 millones de pesos en 2010. La Justicia los imputó ante las acusaciones de sus competidores que dijeron que les habían falsificado la firma en los documentos oficiales de las licitaciones.

"Boudou les compró mucho más que el escritorio, también equipó su departamento de Puerto Madero. Se había enamorado de esos muebles y pagó el viaje a Italia para conseguirlos, sin interesarle el cepo a la importación", aseguró una de las fuentes.

Los registros oficiales de importaciones no dan crédito del ingreso de la mesa a través de la Aduana argentina. Zanotta no importó mercadería desde, por lo menos, mediados de 2011 hasta fines del año pasado. Tampoco existen registros de importaciones italianas en el ítem "muebles de metal de los tipos de utilizados en oficinas", bajo el código aduanero 94.03.10, ni importaciones registradas con la marca Tecno.

 
 

Controversias

Pese a los enigmas que despierta la ruta del escritorio, el vicepresidente pudo estrenarlo en marzo de 2012, cuando comenzaba el período de actividad legislativa. Por esos días, el caso de la ex imprenta Ciccone ganaba protagonismo y también cobraban fuerza los rumores que señalaban una faraónica reforma de su despacho, con un jacuzzi incluido. Por ese motivo, las remodelaciones llegaron a la Justicia.

Según los documentos que recopiló este medio, la refacción costó -al menos- 238.000 pesos. Pese a que no informó la mayor parte de las compras, el juez federal Norberto Oyarbide lo sobreseyó. Hasta la actualidad no se conoce cuál es el monto exacto que se gastó en la remodelación.



LA NACION consultó a las autoridades de la Cámara alta sobre los detalles de la compra del mueble, pero no obtuvo ninguna respuesta. Las autoridades se comprometieron a facilitar los expedientes, clave para determinar la transparencia de los procesos, pero hasta la publicación de esta nota la información no fue suministrada.

Boudou luce su escritorio de estilo italiano como anfitrión de los distintos dirigentes políticos que lo visitan en la Cámara alta. El vicepresidente se reunió en agosto con el intendente de la ciudad de Carlos Paz. Así puede verse en un video de un medio local al que accedió este medio. Con una sonrisa, Boudou respondió las preguntas con sus brazos apoyados sobre la mesa Nomos..

Con la colaboración de Cecilia Anesi de Investigative Reporting Project Italy (IRPI)

mjastreblansky@lanacion.com.ar

iruiz@lanacion.com.ar

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado Boudou procesadoThomas Griesa