Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Once: la herida abierta de una tragedia que marcó al país

Hace 365 días, el tiempo se detuvo para 51 familias y más de 700 heridos; una recorrida por los puntos más relevantes de una historia de abandono, desidia y muerte

La tragedia de Once dejó 52 muertos y más de 700 heridos
La tragedia de Once dejó 52 muertos y más de 700 heridos. Foto: DyN
SEGUIR
LA NACION
Viernes 22 de febrero de 2013 • 08:39
0

Pasaron 365 días. Sin embargo, el tiempo parece no haber avanzado.Las postales de ese día trágico se mantienen casi intactas en la memoria, como si se tratara de réplicas que refuerzan el abandono, la omisión, la impotencia y el dolor. Todo eso asociado a la tragedia de Once, la tercera en magnitud en la historia ferroviaria del país.

Como un reloj descompuesto, cuyas agujas no logran reflejar el avance de los meses, así se perfila el accidente, que se reaviva a diario en las pésimas condiciones del servicio de trenes, en los avances y retrocesos de la causa, y en el desoído reclamo de los familiares que esperan justicia.

Aquí, una recorrida por los puntos más relevantes de un suceso que marcó para siempre a la sociedad argentina.

Once representó una de las peores tragedias ferroviarias en la historia del país
Once representó una de las peores tragedias ferroviarias en la historia del país. Foto: Archivo

La tragedia

El 22 de febrero de 2012, a las 8.33, la formación N° 3772 del Ferrocarril Sarmiento chocó contra el final del andén en la estación de Once. Producto del impacto, murieron 52 personas y más de 700 resultaron heridas en plena hora pico, en una formación que transportaba a 1200 pasajeros.

Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: EFE
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: Télam
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: Reuters
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: Télam
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: Télam
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Martina Matzkin
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Martina Matzkin
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Martina Matzkin
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Martina Matzkin
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Guadalupe Aizaga
Un tren de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la estación y chocó contra el andén. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

Las hipótesis del accidente

Casi veinte días después del accidente, el juez federal Claudio Bonadio ordenó el secreto de sumario de la causa con el fin de impedir que se filtraran resultados de las pericias.

En ese contexto, una de las pocas teorías que trascendió fue la del entonces secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, quien -en medio de la discusión por los subsidios y la ausencia de mejoras y obras- responsabilizó al motorman. El ex funcionario advirtió que Marcos Córdoba no pudo frenar por "algún impedimento físico o psíquico en su salud".

"Esa es la única hipótesis realmente cierta y verosímil", planteó Schiavi tras recordar que hubo "un informe médico forense que encontró indicios de posible actividad epiléptica en el maquinista".

Las conclusiones de la investigación

"Se privilegió el negocio sobre el servicio", concluyó el fiscal Federico Delgado, a cargo de la causa, cuando presentó la requisitoria de juicio 48 horas antes de que se vencieran los plazos procesales.

En esa instancia, subrayó que los empresarios retenían los subsidios en lugar de invertir en las mejoras de la línea Sarmiento, y que los funcionarios no controlaban. "Esta connivencia es lo que en derecho penal se denomina complicidad criminal", sentenció.

Once, a juicio oral

Una de las sorpresas que trajo la causa fue la celeridad con la que se resolvió el pedido de juicio. El fiscal Delgado se encargó de confirmarlo cuando el pasado 23 de enero. Los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el resto de ex funcionarios y empresarios procesados fueron acusados de ser "cómplices" de la tragedia, la tercera en magnitud de la historia ferroviaria del país.

En el banquillo

Más de treinta personas serán juzgadas próximamente durante la etapa oral y pública, cuya fecha de inicio aún se desconoce, aunque algunos abogados, como Gregorio Dalbón que representa a 476 víctimas, confiaron a LA NACION que podría empezar en octubre.

Dos de los acusados con mayor peso que se sentarán al banquillo son los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, procesados por los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario.

También lo harán los ex titulares de la Comisión Nacional de Regulación y Transporte (CNRT) Pedro Ochoa y Antonio Sicaro, y el ex subsecretario de Transporte ferroviario, Antonio Luna, acusados de administración fraudulenta y estrago culposo. Además, brindará su testimonio Marcos Córdoba, el maquinista, acusado de estrago culposo.

Para varios letrados, entre ellos Dalbón, sorprende la omisión del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, en el banquillo. "Nos da un poco de escozor que haya quedado fuera cuando era la máxima autoridad en el área en ese momento. La causa sin él nos deja un sabor amargo", reconoce en diálogo con LA NACION.

Por otro lado, aclaró que tampoco participarán del debate -porque no pudo considerarse terminada la etapa de instrucción- dos de los Cirigliano, los empresarios Mario y Antonio. Sí lo hará Sergio, el ex jefe de Trenes de Buenos Aires (TBA), y otros 20 directivos de esa compañía.

Familiares y víctimas, reclamos y abandono

Entre los anuncios de colores, las acusaciones cruzadas, el uso político de la tragedia, la falta de respuesta por parte del Estado y el devenir de la causa, los sobrevivientes y familiares de víctimas sólo tienen un reclamo: Justicia.

TBA, así como los gobiernos nacional, provincial y porteño se pasan la pelota. A un año de del accidente, todavía ningún afectado cobró una indemnización y, según los especialistas, es poco probable que esto ocurra, por lo menos hasta que la causa penal se resuelva y de lugar al aspecto civil. Podrían pasar entre 6 y 8 años.

"Como grupo nos hemos ido armando de a poquito y hoy nos encontramos muy unidos. Nos hizo bien conocernos. Somos un grupo de lucha por la Justicia, pero también de contención, esa contención que nos falta desde el Estado y que construimos con nuestros afectos y entre nosotros", confiesa a LA NACION Paolo Menghini, padre de Lucas Menghini Rey, el joven que fue encontrado muerto dentro del tren dos días después de la tragedia.

Paolo es uno de los referentes de los familiares y sobrevivientes que piden Justicia y que cada 22 de mes se reúnen en Once para renovar sus reclamos. "Nuestra presencia constante no sólo mantuvo viva la tragedia sino que hizo avanzar la causa judicial", cuenta.

Sin embargo, y pese a la serie de anuncios, la situación en el Sarmiento sigue siendo preocupante para él. "Hay más obras estéticas que otra cosa. Se pintan los vagones, pero la gente viaja hacinada y sin ningún tipo de seguridad. Lo central no es que haya un reloj que avise cuándo viene el próximo tren. Lo importante es que la gente llegue a destino. Que el tren no se quede varado y que el usuario viaje seguro. Nosotros no negamos que las obras se hagan, pero la realidad es que se necesitan cuestiones de fondo", reclama Menghini, y agrega: "En ocho años no hicieron nada y en un año quieren hacer pensar que van a mejorar todo. La gente tiene derecho a no creerle".

Por último, remarca la necesidad de correr el eje partidario que ronda la tragedia: "Nosotros tratamos de mantenernos ajenos a esto. Si nos quedamos en la miseria política, los que perdemos somos nosotros".

Familiares y víctimas, durante el último acto en Once
Familiares y víctimas, durante el último acto en Once. Foto: DyN

La reapertura del Andén 2

Como parte de un lento retorno a la normalidad, el 16 de enero pasado el Gobierno puso en funcionamiento el andén número 2, que no recibía formaciones desde el día del choque, e instaló un nuevo paragolpes, que había sido destruido tras el impacto, en la zona del accidente.

La medida no tardó en provocar críticas de los familiares de las víctimas y también de los usuarios, que recibieron con escepticismo las nuevas obras. "Por más que lo arreglen no se va a olvidar lo que pasó", remarcaron algunos. "Siempre es lo mismo: cuando pasan accidentes y muere alguien, ahí empiezan a buscar los recursos para mejorar el sistema", subrayaron otros enterarse de la novedad.


Un crimen oscuroCuando todo parecía haberse encaminado, un último hito tiñó inesperadamente la causa: el asesinato del maquinista testigo, Leonardo Andrada, de 53 años, quien fue baleado el 8 de febrero pasado mientras esperaba el colectivo en Castelar. Su muerte representa todavía un verdadero misterio, que roza el "crimen mafioso". Por eso los gremios prefieren no descartar nada. Durante la investigación del choque en Once, la víctima había declarado que la formación accidentada estaba sobrecargada y lenta de frenos. Su testimonio representó una de las pruebas más contundentes para fundar el pedido de enjuiciamiento para los acusados.
Compartilo
Para verVideos recomendados
Entrevista completa a Martín Redrado

Entrevista completa a Martín Redrado

3. ¿Cuánto sale comer en Casa de Gobierno?

3. ¿Cuánto sale comer en Casa de Gobierno?

LA NACION pm: síntesis de noticias 03/05/2016

LA NACION pm: síntesis de noticias 03/05/2016

Entrevista completa a Dante Liporace

Entrevista completa a Dante Liporace

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas