Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El juicio con los bonistas

Mal augurio de EE.UU. sobre la deuda

Economía

El gobierno de Estados Unidos admitió que la Argentina encontrará serias dificultades para lograr que la Corte Suprema de Estados Unidos acepte considerar el caso contra los holdouts si la Cámara de Apelaciones de Nueva York deja en firme el fallo en favor de los demandantes.

Así se desprende de la última discusión entre los miembros del Club de París, desarrollada a fines del mes pasado en la capital francesa, en la que se analizó la complicada situación argentina en la causa que promueven un grupo de fondos buitre y 13 minoristas argentinos, que lograron sentencias favorables en dos instancias en 2012.

El Club analiza periódicamente la situación de la Argentina, entre otros países, a la espera de alguna propuesta por el pago de una deuda que el Gobierno mantiene impaga con ese grupo de países por unos US$ 8900 millones. En el encuentro se conoció la postura del representante del Tesoro de los Estados Unidos sobre la chance de que el caso sea aceptado por la Corte Suprema si, como cree la mayoría de los analistas, el fallo actual queda firme.

"La posibilidad de que el caso sea aceptado debe ser puesta en duda, dado que la Cámara de Apelaciones rechazó considerar asuntos más amplios de política económica doméstica e internacional", indicó el funcionario del Tesoro, según explicó una fuente diplomática.

La base para que un caso generalmente sea aceptado por el máximo tribunal norteamericano es, justamente, la posibilidad de que se considere que algún fallo de una instancia inferior violó una norma constitucional. Al respecto, se indicó que, pese a las numerosas presentaciones realizadas en favor del país por parte de bonistas que entraron a los canjes previos, de académicos y del propio gobierno de Barack Obama, la Cámara se focalizó en dos cuestiones específicas.

Son los mismos temas por los que le pidió opinión al juez Thomas Griesa para tomar una determinación: el criterio de pari passu y la fórmula de pago "pro-rata".

Al respecto, Griesa decidió que el pago fuese del 100% al contado y que todos los agentes involucrados en el pago de los bonos argentinos en Estados Unidos sean considerados cómplices de una eventual violación del fallo de la justicia por parte de la Argentina. Luego, la cámara aceptó escuchar a los terceros interesados a través de escritos de "amigos de la Corte", como los mencionados.

En la reunión del Club se debatió la posibilidad de que el organismo como tal se presente con su propio escrito, posiblemente para dar a conocer su preocupación por el impacto que podría tener un fallo en favor de los holdouts sobre otras reestructuraciones soberanas y, claro está, sobre sus propias negociaciones de deuda.

Tres fuentes diplomáticas confirmaron a LA NACION el debate en este sentido en el encuentro realizado en el invierno de París.

Sin acuerdo

Francia expresó en la reunión su intención de presentarse como "amigo de la Corte" y consultó a los demás si podían presentarse en conjunto. Con mucha diplomacia, propia de ese ámbito, Alemania declinó gentilmente, y la iniciativa, según una fuente diplomática de un gobierno europeo, quedó en la nada. A la vez, las fuentes admitieron su resignación porque la Argentina sigue sin dar señales de presentar alguna propuesta para saldar la deuda de fines de 2001. "Siempre expresan que tienen voluntad de avanzar, pero no hay nada concreto y es posible que quieran ver el avance de la causa en Nueva York para saber cuál es el panorama financiero de la Argentina", indicó otra de las fuentes diplomáticas.

Si la Argentina pagara los US$ 1450 millones que le reclaman los demandantes en esta causa, seguramente abriría la puerta para el reclamo, al menos, de otros US$ 6500 millones en bonos en dólares con legislación de Nueva York.

El miércoles próximo se realizará la audiencia pública en la que la Cámara de Apelaciones escuchará a todas las partes y luego se tomará un plazo que, según expertos, puede rondar de una semana a dos meses para fallar. Entretanto, la Argentina aspira a que se acepte su pedido de que un plenario de todos los camaristas de Nueva York trate el caso.

Un informe de la consultora Empiria, de Hernán Lacunza y Pedro Rabassa, consideró que "en el escenario optimista, los intermediarios (Bank of New York) no serían susceptibles de ser alcanzados por un eventual embargo al momento del pago y la causa devendría abstracta".

Con un fallo adverso, "el eventual default técnico no ocurriría antes de fines de 2014 si se concediera el efecto suspensivo mientras la Corte Suprema analiza el caso, o al menos hasta fines de 2013, si el máximo tribunal decide no intervenir", indicaron los ex funcionarios del BCRA.

Un momento clave en la causa

La Cámara de Apelaciones escuchará a las partes el miércoles 27

THOMAS GRIESA
Juez de Nueva York

  • El juez de primera instancia falló hace un año en favor de los holdouts que reclaman US$ 1450 millones; luego, en octubre pasado, la Cámara de Apelaciones ratificó la sentencia. El miércoles escuchará a las partes para definir la fórmula de pago
  • Si la Cámara ratifica su criterio del año pasado, la Argentina tiene dos opciones: que un plenario de todos los camaristas revise el fallo o que la Corte Suprema eventualmente acepte analizarlo si considera que existió una violación de la Constitución

ROBERTO FELETTI
Diputado FPV

  • "La Argentina está muy bien parada para enfrentar el embate de los buitres; hubo una oferta aceptada por el 93%"

GUILLERMO NIELSEN
Ex secretario de Finanzas

  • "Hay que esperar el fallo, y me inclino a pensar que no se va demorar tanto como creen en el mercado"
TEMAS DE HOYCristina KirchnerElecciones 2015Elisa CarrióLa muerte de la duquesa de AlbaSuperclásico