Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espectáculos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

In memóriam

La carrera hacia el Oscar incluye a los muertos

Espectáculos

Uno de los clásicos segmentos de la ceremonia es objeto de tensiones, pugnas y campañas que llegan a ser feroces

Por   | Para LA NACION

 
 

LOS ÁNGELES (The New York Times).- En la noche del Oscar todos mueren, a veces literalmente, por ganar algo.

Desde el 12 de marzo de 1994, cuando el primer segmento de obituarios entró en la ceremonia de premios de la Academia, lograr un lugar en la lista anual de las luminarias cinematográficas recientemente fallecidas se ha convertido en uno de los honores más disputados de la noche. Y como en la mayoría de las carreras por un Oscar también a veces es el foco de feroces campañas.

Esta vez hay una fuerte apuesta a que Ernest Borgnine, Charles Durning, Nora Ephron, Tony Scott, Richard Zanuck y Marvin Hamlisch obtendrán sus pocos segundos en una rememoración de aproximadamente tres minutos. Todas figuras amadas.

Pero está abierto el debate sobre los nombres de quiénes completarán los otros 30 lugares en el memorial del show de mañana. Un comité de la Academia de Hollywood, cuya integración está discretamente escondida a los otros miembros de la entidad y al público, se ocupa de medir la celebridad de cada uno, sopesando los logros y tratando de alejarse de los que creen que alguien querido, amigo o ex cliente, debería tener un último momento en el escenario.

"Desgraciadamente, mis llamadas a la Academia no han sido respondidas", dijo en un mail Sheldon Roskin, publicista de larga data, sobre sus esfuerzos por presionar para la inclusión de Tommy Culla, un colega de relaciones públicas desconocido por los asistentes al cine.

"De todos los comités de la Academia, éste es el más difícil", aseguró Tom Sherak, presidente de la Academia de Hollywood hasta el año pasado. "Los integrantes del comité nunca se mencionan, jamás", agregó.

El proceso de elección combina juicios ligados a logros, ¿quién abrió nuevos caminos?, ¿quién ganó premios? Esto ha llevado a exasperantes e impredecibles honores y desaires.

En 2009, por ejemplo, Maila Nurmi, una empresaria cinematográfica del montón, que apareció como Vampira en el gran fracaso de Ed Wood Plan 9 del espacio sideral, fue incluida. Pero Eartha Kitt, con una larga historia de actuaciones y canciones para el cine, no apareció.

El año pasado, el actor Harry Morgan, que apareció en unas 100 películas (entre ellas, A la hora señalada y Conciencias muertas ) no encontró un lugar en el recordatorio. Sin embargo, su colega Joseph Farrell, conocido por dirigir tests de audiencia de películas, entró en la lista.

Según Libby Wertin, investigador de la Academia, un primer prototipo para la secuencia del obituario fue parte de la ceremonia del 50º aniversario en 1978. Ese año, Sammy Davis Jr. cantó una canción de Hamlisch, "Come Light the Candles", en un montaje del memorial.

Gilbert Cates, que produjo 14 emisiones del Oscar antes de su muerte en 2011 (y su inclusión en el memorial de 2012), introdujo el recordatorio como parte habitual del show del Oscar en 1994. Chuck Workman, que editó o supervisó algunas de las secuencias del memorial durante años, dijo que creía que Cates trataba de poner más trailers en la ceremonia, los que a menudo eran como shows de variedades.

De las 30 figuras cinematográficas incluidas ese primer año, 23 eran actores. Un verdadero reparto de estrellas: Lillian Gish, Myrna Loy, Joseph Cotten, Helen Hayes, Ruby Keeler, Don Ameche, Vincent Price y Audrey Hepburn, entre otros.

La lista más breve apareció en 1998 cuando Cates, de nuevo productor, incluyó sólo 23 nombres en una lista que recordó a Robert Mitchum, James Stewart, Red Skelton y Chris Farley. La secuencia más extensa , en 2008, tenía 43 premiados.

Habitualmente el montaje del in memóriam ha sido transmitido con una canción sentimental de fondo como lo fue "Smile", interpretada por Celine Dion en 2011. Casi siempre la secuencia finaliza con un gran nombre: Billy Wilder, Paul Newman, Elizabeth Taylor. Una regla inquebrantable, según Bruce Cohen, que produjo el show de 2011, es que el segmento debe preceder a un corte comercial. "Nunca queremos que haya algo que venga después", dijo Cohen de una secuencia que corta momentáneamente la tensión acumulada en la noche de los premios.

En la última década, un acercamiento que reconoce contribuciones de maquilladores y otros que no están en el foco de atención llevó a listas más extensas. Pero el recuerdo de figuras menos conocidas ha llevado en los últimos años a algunas omisiones (Corey Hain, Farrah Fawcett, Bea Arthur, Peter Graves) que se sienten más como un desaire memorable que como una leve negligencia..

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaCristina KirchnerLa tragedia del ferry Sewol