Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El arte detrás de la cámara

LA NACION revista

Pasan inadvertidos por la alfombra roja, pero conocen los secretos mejor guardados de Hollywood. Quiénes son los hombres clave del cine que miramos

Por   | LA NACION

 "El escritor necesita una pluma, el pintor un pincel, el cineasta todo un ejército"
Orson Welles

LOS ANGELES.- "Contar historias, de eso se trata. Y a nuestro modo, todos lo hacemos", reflexiona Claudio Miranda, el director de fotografía chileno que esta noche intentará quedarse con el Oscar por Una aventura extraordinaria (Life of Pi, compite en once categorías, incluida Mejor Película y Mejor Director). Será la segunda vez que su director, Ang Lee, compite por una estatuilla: anteriormente, lo hizo por El curioso caso de Benjamin Button. "Él me permitió experimentar y romper con algunas normas -confiesa Miranda, de 47 años, que se radicó en los Estados Unidos al cumplir el primer año de vida-. Queríamos encontrar una nueva forma de narrar y lo hicimos a través del 3D."

Convertir el filosófico libro de Yann Martel en imágenes se transformó en un universo visual único. "Todo fotógrafo debe leer el guión y comprenderlo, hacerlo suyo", explica Miranda, que a pesar de haber nacido en Chile, no habla castellano y es lo primero que aclara. "Una buena fotografía es la que se siente real, la que logra involucrar al espectador -reflexiona-. La que transmite vida." Para lograrlo, la clave está en la iluminación. "Es lo que hace un pintor con un pincel. Recuerdo una noche en la que fuimos a nadar con Lee y nos encontramos rodeados de plancton. La fosforescencia que se dibujaba en el mar la utilizamos como referencia en la escena en la que salta la ballena. Lee quería ir cada vez más allá. Me empujó a desafiarme a mí mismo."

 
Ang Lee y Claudio Miranda. El cineasta y el director de fotografía chileno, en pleno rodaje de Una aventura extraordinaria. 
 

Como tantos otros, el nombre de Miranda figura en la larga lista de créditos de la película. Nombres que recuerdan los más cinéfilos y cuyo paso por la alfombra roja es inadvertido por la mayoría.

Todo cuenta, eso dicen, y como bien destaca el property master (algo así como jefe de utilería) Andrew M. Siegel, "el cine es, en definitiva, la suma de talentos, de ideas y de pasiones".

Con esa misma premisa uno puede animarse a decir que resulta imposible pensar en una película de Steven Spielberg sin la edición Michael Kahn (Lincoln, La lista de Schindler). "Editar es un arte invisible", asegura Pietro Scalia, el italiano que trabajó con directores de la talla de Bernardo Bertolucci, Ridley Scott y Oliver Stone. "El primer cuadro -reflexiona- debe despertar la expectativa de lo que está por venir."

Quienes participaron alguna vez de una filmación aseguran que la creación está en todas partes, ya sea detrás o delante de las cámaras. Quizá por ello suele escucharse somos una gran familia.

Ante la frase dicha, Judianna Makovsky, diseñadora de vestuario de Los juegos del hambre, sonríe y no duda en decir que es así. Ella está convencida de que la clave de su trabajo es "de poder descubrir a los personajes a través de la ropa. No es necesario abrumar, muchas veces se puede ser sutil -sintetiza-. Cada actor debe sentir en su ropa una extensión de su actuación". Para Los juegos del hambre intentó mantenerse lo más cerca posible de las descripciones del libro (la trilogía de Suzanne Collins). "Esta vez no cambié mi número de teléfono -reconoce la mujer que también trabajó en Harry Potter y la piedra filosofal-. En aquel entonces me aterrorizaba la idea de decepcionar a los fans de Harry."

En su doble rol de actriz y guionista, Zoe Kazan, nieta del emblemático y polémico director, productor y actor Elia Kazan, no cree que haya crisis de ideas como tantas veces se acusó a Hollywood. "Es una gran industria y, como en toda meca, uno encuentra historias maravillosas y aquellas que se repiten una y otra vez -reconoce quien escribió y protagonizó Ruby, la chica de mis sueños (recientemente editada en DVD)-. Ya no hablamos de originalidad, lo importante es de qué manera se cuenta y ése es el desafío para todos. Para el que escribe, para el que dirige y para el que actúa."

En la película que dirigieron los mismos creadores de Pequeña Miss Sunshine, la pareja en la vida de real de Zoe, Paul Dano, interpreta a un guionista que sufre el clásico bloqueo de escritor ante la hoja en blanco. "Nunca lo experimenté -dice Zoe-, creo que puedo liberarme de esa presión porque tengo otro trabajo que me encanta, el de actriz. Si me quedo estancada, simplemente lo dejo aparte y vuelvo cuando me sienta preparada -asegura la actriz, de 29 años-. Al guión de Ruby... lo dejé por seis meses y cuando lo retomé lo terminé en dos semanas y media. Buena parte lo escribí recostada en la cama."

Que el público se lo crea

 
Andrew Siegel. Este hombre se encarga de encontrar todo aquello que interactúa con el actor, hasta los más pequeños detalles. 
 

Y en eso de transmitir vida, de involucrar al espectador, el italiano Pietro Scalia asegura que el editor es el que se encarga de la estructura de la película, de construir los personajes, de incorporar el sonido y la música con el fin de conllevar las emociones al público. "La edición es la esencia -destaca el ganador de dos premios Oscar por JFK (1991) y La caída del Halcón negro (2001)-, el tercer proceso de reescritura de una historia."

Como si se tratase de una composición musical, Scalia combina ritmo, movimiento, tempo. "Desde la primera toma comienzo a editar. No se trata de un proceso mecánico -aclara -, hay que combinarlo todo. Cada actuación, cada escena, cada pieza de música, todo se selecciona con gran cuidado. Mi tarea es la de entrar en las sensaciones de la gente."

Cuando de detalles se trata, el que está a cargo es el property master. Experto en este terreno, Andrew M. Siegel asegura que el desafío de este trabajo es hacer que el público se lo crea. "Es necesario que lo que se vea en la pantalla se integre con el resto, que el espíritu de la película se haga visible, tangible", revela quien tuvo a su cargo títulos tan desafiantes como Avatar, de James Cameron, y El sorprendente hombre araña. En esa búsqueda de hacer creíble todo lo que vea el público, Siegel consultó a un profesor en física para crear una nueva fórmula matemática que se acercara a la idea de una ecuación para la regeneración celular sobre la que se apoya el drama de la película inspirada en el comic de la Marvel, y que está presente en varias de las escenas. " Todo lo que interactúa con el actor, que completa cada escena, requiere de una intensa búsqueda que se inicia desde la primera lectura del guión." Desde los elementos más complejos a los más pequeños. Todo importa y nada debe estar librado al azar. "Todo sirve para dar la ambientación precisa."

Como bien dijo el genial Milos Forman: "Un buen director es aquel que escoge para sus proyectos gente que son mejores que él en sus posiciones. Sí, yo puedo escribir, y tengo que tener a un mejor escritor de lo que yo soy, tengo que tener mejores actores de lo que yo soy. Es una profesión extraña, se necesita de un gran equipo para conseguir que tu película se transforme en tu visión".

un reconocimiento puntual

  • Es sabido que en Hollywood sobran las alfombras rojas. Hay temporadas que parecen estar destinadas exclusivamente a que las estrellas se paseen frente a centenares de fotógrafos y camarógrafos dispuestos a develar el encanto de los grandes protagonistas de la meca. En este sinfín de fiestas que pululan por las calles californianas son muy pocas las que consiguen marcar la diferencia. Pensada en homenajear a los hombres y mujeres que trabajan detrás de cámara, Hamilton, la prestigiosa marca de relojes realiza anualmente la ceremonia Hamilton Behind the Camara Award. En la última edición, que se realizó en la pintoresca House of Blues, en West Hollywood, se reconoció el talento de los entrevistados para esta nota, entre otros artistas, además de celebrar la extensa carrera de Michael Kahn, el destacado editor cinematográfico.
  • Sylvain Dolla, CEO de Hamilton Internacional, aseguró que "desde los utileros al diseño de los decorados, y desde el vestuario a los guiones, todo el trabajo que se lleva a cabo detrás de la cámara tiene un papel fundamental en la creación de las fantásticas películas que, al final, vemos en la pantalla."

www.hamiltonwatch.com.

TEMAS DE HOYCristina KirchnerEl caso de Lázaro BáezElecciones 2015Torneo Primera División