Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con las clases, se reactiva el mercado de la pediculosis

Domingo 24 de febrero de 2013

En el inicio de clases, los chicos no regresan solos a las aulas. Entre los uniformes relucientes, los zapatos brillosos y los cuadernos limpios, vuelve una preocupación para los padres: la pediculosis, un mal que no discrimina cabeza alguna. Como ocurre con otras plagas, los piojos son cada vez más resistentes a los productos que se utilizan para erradicarlos. A la par, avanzan los pediculicidas, cuya composición más innovadora elimina los insecticidas tradicionales (por ejemplo, la piretrina) y los reemplaza por una tecnología de avanzada. Además de una acción más efectiva, los piojicidas superaron los olores penetrantes que los caracterizaban al incluir fragancias cosméticas. "Es una categoría en permanente evolución y posee un gran dinamismo, con un crecimiento interanual que acompaña al del mercado farmacéutico de venta libre", detalla Juan Pablo Gantzer, gerente comercial de Assistance OTC Products, dueño de Assy.

En la Argentina, se venden al año 1.946.990 unidades, por $ 43,9 millones, según datos de la consultora IMS, que realiza investigaciones de mercado para la industria farmacéutica. Los precios de las lociones avanzadas rondan los 50 pesos en presentaciones menores a los 200 mililitros.

Aunque cualquiera puede padecer la picazón provocada por estos hematófagos (que se alimentan de sangre), los chicos en edad escolar son los más expuestos: un estudio realizado por el Centro de Investigaciones de Plagas e Insecticidas (Cipein) reveló que la infestación trepa al 50% de las alumnas y al 25% de los varones en escuelas porteñas y del Gran Buenos Aires.

"La pediculosis está presente todo el año, con picos en la vuelta a clase y durante el verano", indica Gantzer.

La marca líder en este segmento es Nopucid, del laboratorio nacional Elea, uno de los que más factura en el país. El histórico piojicida local, nacido en 1980 y que concentra un 64,4% de las ventas, presentará pronto una innovación que superaría a lo disponible en eficacia y rapidez, según la promesa de Elea.

Fidelidad acotada

Por ahora, el Nopucid Tribit está al tope de la categoría. La loción, consagrada producto estrella en los últimos dos años, actúa con una tecnología llamada thermoplastic action , que rodea y cubre al piojo con un film inmovilizante que lo paraliza y lo deseca en 15 minutos.

De acuerdo con IMS, cuatro de los cinco productos más vendidos en el país son Nopucid. El otro, segundo en orden de unidades, es el Detebencil, una loción con permetrina de Roux Ocefa. Pero como el recontagio es constante, ninguno de los jugadores duerme entre laureles. Es que la exposición constante de los chicos mina la fidelidad. "A pesar de la efectividad de los productos para eliminar la pediculosis, es común que las madres busquen alternativas cuando el hijo vuelve con piojos", explica Sonia Aromando, gerente de marketing de OTC de Elea. La expansión del problema se produce por contacto directo o a través de accesorios compartidos, ya que los piojos no vuelan.

La prevención es otra de las instancias sobre las que trabajan los laboratorios. Sumo, una segunda marca de Elea, absorbe otro 7% del mercado, especialmente gracias a un producto novedoso, digno de envidia de los adultos actuales. Se trata de un spray repelente cuya protección se extiende por 12 horas. La virtud de este tipo de productos es crear un ambiente hostil para los piojos, aunque no puede evitar su llegada.

Algo más relegados, pero aún en el top ten del nicho están el Hexa Defital, vendido por el laboratorio Sandoz al local Roemmers en 2010, y el Assy. Este último, propiedad de Assistance OTC Products, lanzó recientemente una propuesta que incluye la última innovación científica. Su loción Terminator, parte de una línea de líquidos, tiene un complemento infaltable: el peine fino. La herramienta de acero templado inoxidable barre insectos y huevos con dientes microacanalados y puntas levemente redondeadas, para evitar daños al cuero cabelludo.

Chau piojos

El servicio llamado "chau piojos", que se practica en la Asociación de Lucha contra la Pediculosis -donde también se desarrolla una actividad social-, consiste en la limpieza de las cabezas en media hora. Este método está basado en el uso de una crema con la misma acción paralizante que los productos de las grandes marcas. "Las pediculicistas hacen una limpieza con peines escalonados y lupas de alta definición que puede llevar media hora", explica Sofía De Rosé, fundadora de la asociación. Además del barrido en una sesión por $ 330, la entidad capacita a los padres que asisten allí y en colegios.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.