Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Multitudinaria marcha contra la corrupción en España

El Mundo

Con pancartas con leyendas de "No nos representan" o "No falta dinero, sobran ladrones", miles de manifestantes marcharon en 80 ciudades

MADRID.- Miles de personas participaron hoy en manifestaciones organizadas en toda España para protestar contra los recortes iniciados por el gobierno de Mariano Rajoy y los crecientes escándalos de corrupción política en medio de la grave crisis económica vivida en el país.

Las manifestaciones convocadas por la plataforma "Marea Ciudadana" en un total de 80 ciudades españolas coinciden simbólicamente con el aniversario del golpe de Estado fallido del 23 de febrero de 1981, y por ello es que uno de los principales lemas de la jornada es "No al golpe de Estado financiero".

Entre los que secundaron la convocatoria se encuentran el colectivo de los "indignados", los afectados por las hipotecas inmobiliarias, los bomberos y mineros, así como fuerzas políticas como Izquierda Unida o la ecologista Equo, y trabajadores de empresas afectadas por recortes de plantilla como Iberia o la televisión regional Telemadrid.

En la capital española, donde medios locales hablaron de decenas de miles de participantes, se convocaron cuatro marchas paralelas que pasadas las 18 horas (14 hora argentina) comenzaron a confluir en la céntrica Plaza de Neptuno, en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, donde les esperaba un fuerte despliegue policial.

Los manifestantes gritaban "Sí se puede" y portaban pancartas en la que se podía leer lemas como "La sanidad no se vende, se defiende", "No falta dinero, sobran ladrones", "Bancos usureros" o "Rajoy imita al Papa y dimite". Según fuentes oficiales, unos 1400 policías antidisturbios vigilan la convocatoria en Madrid, pese al carácter pacífico de la manifestación.

Antes del inicio de la jornada de protestas, el líder opositor socialista Alfredo Pérez Rubalcaba dijo esperar que el gobierno de Rajoy "no menosprecie a los profesores, médicos y enfermeros que no están en la calle para reclamar mejores sueldos", sino para reclamar "un trato justo para la sanidad pública y la educación pública y para servir mejor a los ciudadanos".

Otro aviso

Por su parte, el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, consideró que las movilizaciones supondrán "otro aviso" al gobierno conservador del Partido Popular (PP). "No puede ser que tanta gente esté equivocada", afirmó Lara, quien acusó a Rajoy de llevar una política contraria a los intereses de los ciudadanos y su propio programa electoral.

Mientras tanto, el portavoz del gobierno regional de Madrid, Salvador Victoria, calificó la manifestación de "antidemocrática" y la comparó con el golpe de Estado fallido del 23-F, en el que guardias civiles entraron disparando en el Parlamento en un intento por echar abajo el régimen constitucional implantado tras la dictadura franquista. "Necesitamos democracia, no que hoy, como hace 32 años, los enemigos de las libertades tomen el Congreso y las calles", escribió en Twitter el político del PP de Rajoy.

En Barcelona se organizaron seis marchas ciudadanas que confluyeron en la céntrica Plaza de Cataluña. En algunas ciudades, como en Orense, los manifestantes protestaron tanto frente a las sedes del PP como del Partido Socialista (PSOE), mientras que en otras, como en Palma de Mallorca, donde medios locales contabilizaron 3000 manifestantes, el lugar elegido para la concentración final fue la delegación del gobierno.

Según los organizadores, también se convocaron manifestaciones en algunas capitales extranjeras como Buenos Aires, París o Ginebra.

Las banderas republicanas se multiplican en las protestas ciudadanas e incluso, ayer, la Casa Real tuvo que desmentir los rumores sobre una posible abdicación del Rey, de 75 años.

En enero fue Mariano Rajoy quien apareció en una lista publicada por el diario El País como cobrador de presuntos pagos en negro.

"Hemos venido por todo. Por el desempleo, por los políticos corruptos, por la juventud que no tiene porvenir", resumía Luis Mora, trabajador del sector de la construcción de 55 años.

Acompañado por sus tres hijos e hijas, todos trabajadores de la sanidad pública, él lucía una bata blanca donde enganchó varios sobres, convertidos en símbolo de las protestas anticorrupción, con las inscripciones "10.000 euros" y "20.000 euros".

Agencias AFP, EFE y DPA.

TEMAS DE HOYArgentina en desacatoCristina KirchnerLa reforma del Código CivilCrisis en Venezuela