Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Comicios en Italia: entre el escepticismo y la crisis

El Mundo

La delicada situación económica y social de la tercera economía europea, a decisión de los italianos en las elecciones presidenciales y parlamentarias

A partir del próximo domingo Italia elegirá su próximo gobierno , tras quince meses de administración tecnócrata y con Mario Monti como uno de los candidatos favoritos.

Permeados por el escepticismo, se teme que los comicios puedan terminar sin un claro ganador y afecten de manera directa a la tercera economía europea, lo que preocupa a los mercados europeos.

De acuerdo a las últimas encuestas, el candidato por la centroizquierda, Pier Luigi Bersani , sería el ganador con un 34,7%, seguido por el candidato por la centroderecha, Silvio Berlusconi , con un 29%.

Sin embargo, los comicios 2013, fuertemente influenciados por la crisis, la corrupción y la indecisión por parte de los votantes, prevén que la obtención de una mayoría es poco probable.

Las variables de la situación italiana han puesto al actual premier italiano, Mario Monti, como un candidato en medio del duelo Bersani-Berlusconi: el ex comisario europeo elegido para guiar al país tras la dimisión de Berlusconi en noviembre de 2011, se sitúa con un 16% de intención de voto.

Pero es la decisión de 51 millones de italianos que votarán el Parlamento, compuesto por 630 diputados y 315 senadores, la que determinará el futuro de las estrategias políticas italianas: si la coalición de izquierda obtiene mayoría en el Congreso y el Senado, Bersani se encargará de formar gobierno y lo presidirá. Si no obtiene mayoría en el Senado, donde el sistema electoral prevé premios según los resultados regionales, se verá obligado a pactar con la coalición de centro, renunciar a la presidencia del Consejo de Ministros y cedérsela a Monti.

Así, serán decisivas las regiones de Lombardía y Sicilia. En la primera, 27 de los 49 escaños que se reparten van a la coalición ganadora y el resto entre los demás partidos, de igual forma, en la segunda 14 de los escaños son otorgados al ganador y 11 al resto.

Berlusconi anticipó que, en caso de ganar la coalición de derecha, no será primer ministro sino titular de Economía, en un repunte de popularidad que, según las encuestas, se debe a una campaña electoral basada en múltiples apariciones televisivas con promesas tentadoras, como la de devolver a los contribuyentes el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IMU) a la primera vivienda, reintroducido por Monti, así como la promesa de una amnistía fiscal total para quienes tengan dinero en cuentas del extranjero.

Atraídos por estas propuestas y los duros ajustes implantados por Monti, las encuestas arrojan que un 30% de los italianos indecisos podrían votar por Berlusconi.

Pero, a pesar de los votos que estas propuestas puedan generar para la coalición de derecha, los analistas aseguran que pueden perder la confianza de los mercados italianos y la credibilidad económica que desarrolló el gobierno de Monti con el plan de ajuste y austeridad.

Otro de los candidatos que asciende y se perfila como fuerte revelación es el comediante Beppe Grillo, por el Movimiento Cinco Estrellas, que ha logrado posicionarse con un 16% de intención de voto , quedando en igualdad de condiciones con Monti.

Grillo ha acogido a los desencantados de la política tradicional con discursos anti corrupción, y puede ser sorpresa por el fuerte peso de los indecisos, que juegan un papel fundamental a horas de iniciarse las elecciones.

También pueden ser importantes los votos de los italianos en el exterior, ya que deciden 12 escaños en la Cámara Baja y 6 en la Cámara Alta del Parlamento, de los que 4 diputados y 2 senadores corresponden a América del Sur, que actúa como un único distrito electoral.

Agencias AFP, DPA y Télam.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYDólar hoyPresupuesto 2015Conflicto en Medio OrienteCrisis energética