Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Acuerdo con Irán

AMIA: el malestar se siente en templos y clubes judíos

Política

El memorándum se debate a diario en las instituciones sociales y religiosas de la comunidad; crecen las críticas hacia el Gobierno

Por   | LA NACION

Templos, clubes, asociaciones culturales y educativas. Ninguna institución judía parece estar al margen de la polémica desatada por el memorándum de entendimiento firmado por el gobierno argentino con Irán en relación con el esclarecimiento del atentado contra la AMIA .

Se vive, por cierto, un momento de efervescencia. Y más allá de la reacción negativa de las entidades centrales como la AMIA y la DAIA , muchos de aquellos que concurren cada viernes a una sinagoga, o que envían sus hijos a una escuela comunitaria, o que pasan sus fines de semana en algún club judío, transmitieron a LA NACION una rara mezcla de indignación, bronca con el Gobierno y algo de temor por el futuro de la comunidad en la Argentina.

Eduardo Telias, de 45 años, con hijos adolescentes en la escuela ORT y socio del club Macabi, reconoce estar "muy preocupado" por el acuerdo. "Como yo, e n el club hay mucha gente preocupada , y otros dicen que esto es para el bien de todos. Están ciegos, no entienden nada", define. Telias, que cree que "con esto se demuestra que el país va por el mismo camino que Venezuela", reconoce que en su propia familia hay disenso. "Mi hermana, que es docente, está contenta con el Gobierno. Me llevo bien con ella, pero no podemos hablar de este tema", reconoce.

De la misma generación, Marcelo Rofeld suele concurrir a la sinagoga Dor Jadash en el barrio de Villa Crespo. También está enojado con la presidenta Cristina Kirchner y el canciller Héctor Timerman, blanco preferido de los disconformes."No me representan ni la DAIA ni la AMIA con los ortodoxos en el poder, pero el acuerdo con Irán es impresentable", define.

Con bastante escepticismo, afirmó: "La sensación es que va a quedar en la nada, y no es culpa de este gobierno, sino de todos los que pasaron. No se va a encontrar a los culpables".

La reacción de los distintos directores comunitarios o responsables institucionales fue dispar. Algunos hablan abiertamente del tema, otros prefieren directamente obviarlo.

Mimí Kullock, asistente regular al templo conservador El Jai, en Villa Devoto, dice estar triste. "En mi comunidad no se habló del tema oficialmente. Por ahí resulta que hay miedo de enojar a alguna gente, porque todo es blanco o negro hoy en el país."

Kullock, con un hijo rabino en el exterior, asegura a LA NACION: "En mi familia nadie está de acuerdo [con el memorándum sobre el atentado] es una vergüenza, más de lo mismo", y dice estar "avergonzada" por la actitud de "Timerman y los Alperovich, que les faltan el respeto a los familiares y a todos nosotros".

Zulema Lanfir, que desde hace más de cuatro décadas va a la comunidad hebrea de San Martín, cuenta que el presidente de la entidad, Silvio Blady Frydman, habló el viernes pasado ante los asistentes a la sinagoga, y dijo: "No se puede negociar con Irán, lo que pensamos todos".

Se enoja con la acusación de "encubridores" que el canciller Timerman lanzó sobre las entidades centrales de la comunidad judía. "Es ridículo. ¿Cómo la comunidad, nosotros que somos los perjudicados, vamos a querer que no se sepa nada?", se quejó.

Ariel Isaac, de 36 años, va con su familia al country club Cissab. A diferencia de los demás consultados, dice que "el tema se habla en los asados de fin de semana, pero no es prioridad". De todos modos, afirma: "Desde el sentido común, no confío en un país que propone la destrucción de Israel, lo digo como judío, pero también como argentino".

La negativa al acuerdo no es, por cierto, unánime. Un empleado de una de las instituciones centrales que pidió no ser mencionado se quejó porque, según él, "la cosa está violentamente dividida". E ironizó: "No creo en todo lo que dice Israel, los padres también se equivocan".

Se trata, por cierto, de una minoría. Todo se debate y mucho, como es común en las entidades judías, pero la indignación y la bronca con el gobierno kirchnerista son el sentimiento más común por estos días.

PIDEN REVELAR DATOS ESTATALES
El diputado nacional Gerardo Milman (GEN-FAP) presentó un proyecto de ley para que se "desclasifiquen los bancos de datos y toda información producida por el Estado" sobre el atentado terrorista contra la sede de la AMIA.

"Una de las características fundamentales de este caso es la dificultad para obtener la información que se encuentra en el Estado, lo que obstruye la obtención de la verdad, que tanto ha pregonado la Presidenta", dijo el diputado, aliado de Margarita Stolbizer..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico