Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

España

Urdangarin desvinculó a Juan Carlos I del escándalo

El Mundo

Investigado por desvío de fondos públicos, el marido de la infanta Cristina dijo que la casa real no estaba al tanto de sus negocios

PALMA DE MALLORCA.- Cada vez más comprometido, Iñaki Urdangarin declaró ayer ante un juez por el caso de corrupción en el que está imputado e intentó desvincular a su suegro, el rey Juan Carlos I, del escándalo que en los últimos días también arrinconó a la casa real española.

Urdangarin sostuvo que la casa del rey no opinó ni asesoró ni autorizó ni avaló las actividades que desarrollaba en el Instituto Nóos, sino que le recomendó que dejara de realizarlas porque no las consideraba adecuadas para su estatus institucional y él lo hizo.

El esposo de la hija menor del rey Juan Carlos, la infanta Cristina, es sospechoso, al igual que su ex socio, Diego Torres, de haber desviado 5,8 millones de euros de dinero público a través del Instituto Nóos, una sociedad de mecenazgo que presidió entre 2004 y 2006.

Lo primero que hizo Urdangarin cuando llegó al juzgado de Palma de Mallorca, a las 9.30(hora local), fue leer un comunicado en el que trató de apartar a la familia real de las actividades del Instituto Nóos.

La declaración de Urdangarin llega en un momento en el que el caso comenzó a salpicar a la casa real, especialmente después de que Torres entregara al juez 200 correos electrónicos en los que se apuntaba que el propio rey estaba al tanto de las actividades de su yerno.

Durante su declaración, que duró más de cuatro horas, el duque de Palma desvinculó también a su esposa de la trama y aseguró que la infanta Cristina no tenía nada que ver con el Instituto Nóos.

También insistió en que las actividades que realizaba en Nóos eran lícitas y transparentes.

El yerno del rey anunció, además, a través de su abogado, Mario Pascual Vives, que impugnará los mails de Torres y cuestionó el origen de los mismos.

También rechazó otra información aportada por su ex socio, que dijo que Urdangarin se había reunido en el Palacio de la Zarzuela con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el entonces presidente valenciano, Francisco Camps, para preparar un evento organizado por Nóos en 2004 bajo el nombre de Valencia Summit.

Igualmente, negó poseer cuentas en Suiza y haber utilizado un testaferro para sus finanzas. Según testigos, Urdangarin se mostró tranquilo y seguro de sí mismo ante el tribunal.

En tanto que afuera, en las puertas del juzgado en Palma de Mallorca, unos 300 manifestantes protestaron contra Urdangarin.

A medida que avanza, la investigación estrecha el cerco sobre la familia real. Desde fines de 2011 la casa real intenta mantener a la familia y, especialmente, a la infanta Cristina al margen del caso.

Tras la declaración de Urdangarin, compareció Carlos García Revenga, secretario personal de las infantas Cristina y Elena.

Según el diario español El País, García Revenga es el único empleado de la casa real con el privilegio de tutear a las hijas del rey.

El juez Castro interrogó al secretario sobre "las labores de asesoramiento o consulta que pudiera haber llevado" al yerno del rey Juan Carlos, de acuerdo con una fuente judicial.

Durante su declaración, de más de dos horas, García Revenga también trató de distanciar a la familia real del escándalo y dijo que ni él ni la infanta Cristina se encargaban de la gestión de Nóos, pese a los puestos que ocupaban en el seno de la cúpula directiva de la entidad.

Un mal año

Este nuevo capítulo judicial llega en el peor momento para el rey, que, a sus 75 años, volverá a pasar por el quirófano, por séptima vez en menos de tres años, el próximo 3 de marzo por una agudización de una hernia discal.

Apoyado en unas muletas desde que fue intervenido de la cadera en noviembre, el rey cada vez cede más su puesto en las ceremonias oficiales al heredero de la corona, el príncipe Felipe, que acaba de cumplir 45 años y parece el único capaz de asegurar la supervivencia de la monarquía.

Anteayer, tras varios llamamientos hechos por políticos para que Juan Carlos I abandone su puesto y rumores sobre una eventual abdicación, la casa real salió al paso de éstos. El rey "no tiene ninguna intención de abdicar", afirmaron fuentes de la casa real.

Pero en una España minada por la austeridad y el desempleo, la opinión pública ya no perdona los escándalos de corrupción que salpican a los más altos símbolos del Estado y menos de la monarquía, intocable durante mucho tiempo.

La "amiga" del rey se defiende

  • Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la "amiga" del rey Juan Carlos I, rompió su silencio en una entrevista con el diario El Mundo, publicada hoy, luego de haber sido involucrada en el llamado caso Nóos, en el que Iñaki Urdangarin, yerno del monarca, está acusado de desvío de fondos públicos
  • Diego Torres, ex socio de Urdangarin, entregó la semana pasada al juez una serie de correos electrónicos para involucrar a Corinna y presentarla como una persona que hacía negocios con Urdangarin sobre los que el rey tenía conocimiento. Corinna desmintió esta información. "Sólo traté de encontrarle un trabajo digno a Iñaki", dijo en referencia a una oferta laboral que le hizo a Urdangarin, para apartarlo de la fundación Nóos, por pedido del rey, según consta en los emails.
  • Agencias AFP, DPA y EFE
TEMAS DE HOYAmado Boudou procesadoArgentina en defaultConflicto en Medio OrienteTorneo Primera División