Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Hoy, elecciones / La centroizquierda, favorita

Italia vota bajo la sombra de tres fantasmas

El Mundo

La tercera potencia de la zona euro define entre hoy y mañana su futuro gobierno; el país está agobiado por el peligro latente de la ingobernabilidad, los repetidos escándalos de corrupción y la creciente ola antipolítica de un electorado hastiado por la falta de respuestas

Por   | LA NACION

 
 

ROMA.-Bajo la sombra de la ingobernabilidad, de la corrupción y del descrédito hacia los partidos políticos tradicionales, los italianos vuelven hoy a las urnas en elecciones legislativas consideradas cruciales para Europa.

En un país donde casi nada ha servido para detener una pavorosa crisis económica, el clima es de gran escepticismo. A menos que haya sorpresas, todo indica que el resultado -que se conocerá mañana por la tarde porque la votación dura dos días- reflejará un país fragmentado. El pronóstico de la mayoría de los analistas es que ningún partido político tendrá la fuerza suficiente para gobernar solo, sino que se verá obligado a pactar con otras agrupaciones, con el riesgo latente de la inestabilidad.

Todo el mundo sabe que, gane quien gane, Italia, con una deuda equivalente al 128% del PBI, no puede permitirse la inestabilidad política. Los mercados no lo tolerarían y podría volver a dispararse el tan temido spread, convirtiendo en impagables los intereses de su deuda.

Impiadosas, las previsiones indican que el PBI este año volverá a bajar otro 1%, más de lo que se anticipaba. La desocupación juvenil nunca fue tan alta -superó el 37%- y el consumo de las familias nunca cayó a un nivel tan bajo: los economistas lo comparan con los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando los italianos pasaron hambre.

"Son todos unos ladrones, en 20 años pensaron solamente en sus bolsillos", dice Raffaella Nurchis, una romana de 46 años, desocupada, que resume el sentimiento con el que saldrán a votar muchos italianos, indignados ante la ola de escándalos de corrupción que sacuden al país.

En un destape de ollas sucias cotidiano, con arrestos de políticos, tesoreros de partidos y altos ejecutivos, la mayoría de los italianos se ha visto impactada por una suerte de decadencia moral de su clase dirigente.

Fondos públicos utilizados para fiestas grecorromanas, banquetes con ostras y champagne, vacaciones de lujo en resorts. Todo alimentó el hastío de los italianos. Por no hablar de los políticos de todo tipo y color que utilizaban descaradamente los fondos de sus partidos como cajeros automáticos personales.

Tal vez los más abrumadores de esos casos sean el agujero financiero del banco más antiguo del mundo, el Monte dei Paschi di Siena, provocado por manejos irregulares, y el escándalo de corrupción del coloso industrial Finmeccanica.

El presidente de esa empresa, Giuseppe Orsi, fue arrestado el 12 de febrero, acusado de corrupción por unas coimas millonarias pagadas para cerrar la venta de 12 helicópteros a la India. Semejante arresto quedó eclipsado por la renuncia del Papa, el día anterior.

"Administradores públicos poco sensibles al interés público, sino al crecimiento del propio patrimonio personal", convirtieron a la corrupción en "casi una constante" en la que se insinúa también "la criminalidad organizada", denunció Antonio Caruso, procurador de la República.

"La corrupción entró en el sistema, es una plaga mucho más grave que hace 20 años", los tiempos de Tangentopoli, agregó.

 
 

En la clasificación mundial de Transparencia Internacional sobre percepción de corrupción, Italia se encuentra en el lugar 72, junto a Bosnia y Túnez, y por debajo de países como Ghana, Botswana y Ruanda.

Se entiende así por qué muchos italianos irán a las urnas con un solo deseo: castigar a la "casta política" que se enriqueció a costa del país, ahora de rodillas. ¿Cómo? Votando al Movimiento Cinco Estrellas (M5E), del cómico Beppe Grillo, que llama a patear el tablero y a "mandar a casa a todos los políticos".

Las últimas encuestas publicadas antes de la veda electoral, hace más de dos semanas, pronosticaron la victoria en la Cámara baja de la centroizquierda de Pier Luigi Bersani, líder del Partido Democrático (PD), aliado de Izquierda y Libertad, con cerca del 35 por ciento.

Detrás, con un 28%, saldría la coalición de centroderecha del ex premier Silvio Berlusconi, que corre con su ex aliada de siempre, la Liga del Norte. Si bien esos sondeos preveían para el M5E de Grillo un 16%, la sensación es que logrará una avalancha de votos mucho mayor, pescando entre los decepcionados e indignados de izquierda y derecha.

La lista del centro Elección por Italia, del premier saliente Mario Monti -que va junto con dos ex aliados de Berlusconi- recibiría entre el 12 y el 16%, mucho menos de lo que hubieran esperado quienes lo convencieron de lanzarse a la política.

Hoy el gran problema político es la ley electoral, considerada la causa de la ingobernabilidad de Italia, pero que nadie quiso cambiar antes de la votación. Aunque se espera que Bersani gane la mayoría absoluta de los 630 escaños de la Cámara baja -allí el que triunfa, aunque sea por un voto, recibe un premio de mayoría-, en el Senado, donde hay un premio de mayoría a nivel regional, se complicarán las cosas. El PD podría perder en regiones clave como Lombardía, Véneto, Sicilia y Campania.

En este panorama, la lista de Monti se volvería indispensable para el eventual gobierno de centroizquierda. Pero también hay incertidumbre sobre cuánto logrará sacar il professore. Si bien logró con su gobierno técnico salvar a Italia del abismo en noviembre de 2011, cuando Berlusconi tuvo que irse abucheado, Monti fue demonizado como nunca en esta campaña electoral, que quedará en el recuerdo por sus paradojas.

El ex comisario europeo, que también le devolvió credibilidad internacional a Italia después de los escándalos de su predecesor, fue acusado de "arruinar al país" tanto por esa izquierda como por esa derecha que lo respaldaron en el Parlamento cuando aplicó la receta amarga del rigor y la austeridad.

CANDIDATOS A GOBERNAR UN PAIS AMENAZADO

Foto: Ilustración Ipaltti
 

  • Pier Luigi Bersani: el ex comunista
    Favorito en los sondeos, se formó en el Partido Comunista, lidera el Partido Democrático de centroizquierda
  • Silvio Berlusconi: el eterno candidato
    El conservador. Fue tres veces primer ministro, pero se niega a tirar la toalla; remontó y ahora está segundo en las encuestas
  • Beppe Grillo: el comediante
    El cómico genovés. Se presenta como el líder antisistema y amenaza a la clase política con su Movimiento Cinco Estrellas, que está tercero en los sondeos
  • Mario Monti: el tecnócrata
    Alejado en las encuestas, el primer ministro saliente es un tecnócrata que le devolvió la credibilidad internacional al país
  • Del editor: qué significa.
    Como España o Grecia, Italia vive en crisis y movilización permanente. Un resultado poco claro hoy no hará más que hundir al país aún más.

    TEMAS DE HOYInseguridadElecciones 2015Choque de tren en OnceQuita de subsidios