Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Crisis en Buenos Aires

Para darle fondos, el Gobierno exige a Scioli que congele su plan 2015

Política

En medio de la escalada en la crisis política del oficialismo, el gobierno de Cristina Kirchner le exigió al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, que congele su candidatura presidencial con miras a 2015 y deje de hablar de esas aspiraciones. Ésa es una condición central para que el Tesoro reanude su asistencia financiera, de modo que la provincia pueda superar su complicada situación presupuestaria y pagar aumentos de salarios a los docentes -pararán mañana y pasado mañana- y a los empleados estatales.

Scioli, por ahora, se resiste. "Puede dejar de hablar de su candidatura por un tiempo, pero no bajarla", respondieron los interlocutores sciolistas a los emisarios de la Casa Rosada, según revelaron a LA NACION.

La estrategia cristinista es cuestionar públicamente su candidatura y asociar su figura a una mala administración en la provincia.

En esa línea, el legislador cristinista Fernando "Chino" Navarro enfatizó ayer en público: "Cuando Scioli plantea la candidatura tan lejos de 2015 termina trabajando, además de en la gestión, en su candidatura". Y agregó a Radio 10: "Piensan más en 2015 y no ponen la energía en resolver los problemas de la provincia".

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, puso en tela de juicio la gestión sciolista la semana última en dos oportunidades y objetó la idea de Scioli de tomar deuda para pagar sueldos. Esta emisión no fue autorizada por el Gobierno y complicó aún más la difícil situación en la que está el gobernador, acorralado por los reclamos gremiales. Los docentes ya anunciaron un paro que impedirá mañana y el martes el inicio de las clases en la provincia. Y el plan de lucha no cesará ahí.

En forma paralela, el kirchnerismo renovó su ofensiva para instalar la idea de Cristina Kirchner de buscar una reforma de la Constitución para habilitar su segunda reelección presidencial en 2015. Diputados, intendentes y pensadores del kirchnerismo la enarbolaron durante la semana que pasó.

"Scioli debe saber que la candidata es Cristina y ella elegirá el delfín que garantice la continuidad del proyecto. Y no sería Scioli", confiaron a LA NACION en Balcarce 50.

Además, a juicio de ella, el gobernador debería subordinarse y apoyar las listas de candidatos del Frente para la Victoria en las elecciones legislativas de 2013, que serían armadas por Cristina Kirchner. Le quieren imponer condiciones que Scioli no puede aceptar.

La primera mandataria decidió no auxiliarlo económicamente, amenazarlo con denuncias y desgastarlo con críticas públicas.

Estas críticas, para tumbar la candidatura presidencial de Scioli, apuntan a instalar una supuesta paradoja: "Quiere ser candidato en 2015 y miren la mala gestión que tiene", según confió a la nacion un asesor de la Presidenta.

¿Scioli puede congelar su postulación? "Se lo piden de todas las formas. Toda esta presión está dirigida a que no sea candidato porque quiere ser Cristina", dijo un alto funcionario. Cerca de Scioli lo negaron. "No existe ese diálogo; sólo Cristina y Scioli lo saben", dicen.

La Presidenta descuenta que ganará las elecciones de 2013 con el suficiente margen como para instalar la idea de la re-reelección. O por lo menos para elegir a su sucesor, que podría ser la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, o algún gobernador aliado, como Jorge Capitanich, de Chaco, o Sergio Urribarri, de Entre Ríos, sostienen en la Casa Rosada.

La apuesta por Alicia Kirchner es presentarla como primera candidata a diputada en 2013 en la provincia de Scioli como primer test. Y Scioli debería respaldar su lista para luego resignar sus aspiraciones.

La maniobra comenzó a gestarse después de que Scioli anunció en mayo de 2012 su candidatura para 2015 si Cristina no lograba su re-reelección. El secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, le propuso reformar ambas constituciones: la nacional y la bonaerense.

Y le ofreció a Scioli otro mandato más como gobernador. Pero éste rechazo la invitación. Entonces comenzó la guerra feroz.

El botín de guerra son los fondos públicos. Scioli reclama 12.000 millones de pesos para cumplir con los salarios docentes y estatales. Pero la Nación se los retacea.

Desde el sciolismo, el presidente del Instituto Cultural bonaerense, Jorge Telerman, aseguró que confía en la asistencia de la Nación. "Seguramente en los próximos días podremos saber exactamente con cuántos recursos, como siempre sucede", dijo Telerman.

Cerca de Scioli confirmaron a la nacion que éste "no descarta romper y armar listas separadas del kirchnerismo en 2013" si la presión financiera y política de la Casa Rosada se hace insoportable, aunque él expresó en público, la semana pasada, su "lealtad a la Presidenta y a su proyecto".

"Para hablar de listas falta mucho. ¿Si no nos dan la plata y sigue el conflicto docente, de qué listas vamos a hablar?", señalaron en La Plata.

Sin embargo, en el Gobierno aseguran que Scioli no tendrá otro remedio que integrar las listas de candidatos cristinistas e incluir quizás a su esposa Karina Rabolini como segunda o tercera de Alicia Kirchner.

Para desalentar más aún al gobernador, Cristina Kirchner ordenó la semana última a sus seguidores reflotar la idea de su re-reeleción. En distintos momentos, la mencionaron la diputada Diana Conti, los intendentes de Tres de Febrero, Hugo Curto; de Florencio Varela, Julio Pereyra; de San Vicente, Daniel Di Sabatino, y de San Juan, Marcelo Lima, entre otros, además del pensador kirchnerista Ernesto Laclau.

No permitirle a la Presidenta "la reelección indefinida" sería "antidemocrático", dijo este último..

Del editor: qué significa.
Un estallido en la provincia afectará a Scioli, pero también a Cristina. Él pide fondos; ella, lealtad electoral. Hoy la clave es quién se rendirá primero.

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner