Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Debates

La pasión alemana por los doctorados

Enfoques

En Alemania, el título académico es un escalón en la carrera política, a tal punto que varios funcionarios -la última, la ministra de Educación- plagiaron sus tesis

Por   | El País

Hay escándalos, y hay escándalos alemanes. Un escándalo fue la trama de financiación ilegal que en 1999 tumbó a los patriarcas democristianos Helmut Kohl y Wolfgang Schäuble. Habría sacudido a cualquier partido en cualquier democracia. Pero el que costó la semana pasada la cartera de Educación a Annette Schavan, aliada política y amiga personal de la canciller Angela Merkel, es un escándalo propiamente alemán.

Schavan dimitió después de que la Universidad de Düsseldorf le revocara el título de doctora por plagios en una tesis defendida en 1980, a los 24 años. No fue la primera. Dos años antes, el ministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg dimitió tras perder su grado de doctor en un caso similar. Las evidencias se acumularon gracias a los aportes anónimos en una página de Internet abierta a la participación. Se confirman así dos viejas pasiones alemanas: la (inquietante) de aleccionar al prójimo y la (arrebatadora) que sienten por los títulos académicos.

Los buscadores de plagios dicen que no cazan, que documentan. En 2011 se organizaron en torno a GuttenPlag, una página de Internet que funciona con el sistema wiki: cualquiera puede participar y escribir. Con este método fueron cerrando huecos en la tesis doctoral que el barón de Guttenberg, estrella conservadora de la Unión Social Cristiana (CSU) bávara en el gobierno de Merkel, había terminado en 2007. Empezaron cuando un jurista descubrió 24 plagios en la tesis, pero aún se desconoce al verdadero fundador de la wiki, que usa el seudónimo PlagDoc. En poco tiempo, el enjambre de cazadores había descubierto plagios en el 94% de las páginas.

El catedrático berlinés Gerhard Dannemann lo recordaba hace días en la Universidad Humboldt: "Era tremendo, estaba todo plagiado, usaba cualquier cosa ajena. Eso sí, el par de frases que interponía entre plagio y plagio se corresponden sin duda con el estilo de escribir y hasta de hablar de Guttenberg". El que haya escuchado en persona alguno de los engolados discursos del telegénico barón se hará una idea.

Dannemann es una de las escasas caras que se le pueden poner a VroniPlag, la wiki heredera de la que derribó a Guttenberg, creada a partir del caso de la abogada Veronica Sass, en 2011 (Vroni es el diminutivo de Verónica en el dialecto de Baviera), hija del ex primer ministro bávaro Edmund Stoiber (CSU), que plagió el 54% de la páginas de su tesis de Derecho. Casi todos los demás participantes se mantienen en el anonimato.

El administrador de la Web, un matemático de 40 años que usa el apodo Hindemith, explica que todos trabajan en su "tiempo libre, perdiendo dinero". Hindemith entiende que desde fuera de Alemania "esto es difícil de entender", pero explica que "es importante combatir la ciencia vista como espectáculo o como entretenimiento". Doctor a su vez, defiende que "la ciencia esté comprometida con la verdad". Por eso ve "mucho más graves los plagios cometidos por académicos y científicos, que dificultan la busca de la verdad". Los plagiarios le dan "algo de pena, pero un trabajo se publica para que esté abierto a la crítica y al examen".

Entre otros políticos señalados por plagiar sus tesis, están Silvana Koch-Mehrin -una de las estrellas ascendentes del Partido Democrático Liberal (FDP), donde renunció a todos los cargos tras perder el título, actual diputada en el Parlamento Europeo-; Jorgo Chatzimarkakis (FDP), otro eurodiputado liberal, que no ha renunciado-, y Bijan Djir-Sarai (FDP), diputado en el Bundestag.

Relevancia social

Dannemann está de acuerdo en que lo más peligroso son los científicos plagiarios, pero apunta que "en Alemania, estos títulos tienen una relevancia social que para la ciencia es irrelevante o hasta nociva: demasiados se doctoran sin tener aspiraciones científicas o académicas". Es aquí donde quedan los Guttenberg, personas que hicieron sus tesis como palanca para una carrera política o empresarial.

Alemania es el país de los doktoren , el de la abreviatura "Dr." en las tarjetas personales, en los buzones y hasta en el DNI y en los pasaportes. "Y la mayoría solicita figurar así al empadronarse", dice un alto funcionario de Berlín. Cada año obtienen el título de doctor 25.000 alemanes.

De los 30 presidentes de las corporaciones que cotizan en el DAX de Fráncfort, 18 son doctores. Alguno es además "Prof.", es decir, profesor o catedrático. Angela Merkel también tiene el título de doctora, lo mismo que el vicecanciller Philipp Rösler y buena parte de sus ministros. El jefe de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, Hermann Parzinger, adorna su biografía en Internet con un "Prof. Dr. Dr. h.c. mult.". No es un caso aislado. Más que un ornato para vanidosos, el doctorado es un escalón muy útil hacia las alturas políticas y empresariales.

También es la prueba del triunfo de la burguesía alemana, más nacionalista que liberal, sobre las élites aristocráticas y clericales. El historiador Manfred Görtemaker recuerda que la clase social que transformó a Alemania en la potencia industrial, militar y científica que asombraba al mundo a principios del siglo XX "se impuso sobre la vieja nobleza con sus títulos propios, que son fruto del esfuerzo personal y no del nacimiento".

El caso de Guttenberg es ilustrativo de las prioridades alemanas: el barón bávaro, casado con una condesa, era muy popular entre los votantes y un héroe de las revistas del corazón. Pero la pérdida de su tesis lo enfrentó a la prensa conservadora culta, que, capitaneada por el Frankfurter Allgemeine Zeitung, no le dio tregua hasta que dejó el puesto. Que un millonario aristócrata como él se jugara la carrera por ser llamado doktor da idea de esa relevancia social de la que habla el profesor Dannemann.

Los participantes en VroniPlag quieren, insisten, "concientizar a los estudiantes de la importancia de lo que hacen y también que las universidades aumenten el control y la información". La controversia actual hará que muchos empiecen a preguntarse qué es un doctorado y para qué sirve. Algunos proponen reformas legales para sacar el título del DNI. Dannemann cree que "aún así, tendrían que pasar dos generaciones" para que Alemania vea reducidas sus pasiones doctorales..

TEMAS DE HOYPresupuesto 2015Accidentes aéreosAnálisis elecciones 2015InseguridadTorneo Primera División