Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial II

El aporte de los científicos

Opinión

Resulta satisfactorio el nivel de inserción laboral alcanzado por los ex becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet)

Un relevamiento entre ex becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) arroja positivas conclusiones sobre su nivel de inserción en el mercado de trabajo.

El Departamento de Recursos Humanos del Conicet realizó un estudio cuyo objetivo fue analizar la inserción laboral de los ex becarios del organismo, dentro y fuera de la institución. El modo de abordar la cuestión comenzó por establecer una base de datos de los doctorados en el Conicet a partir de 1998; en total se reunió así información de 6080 ex becarios. Se procedió luego a la extracción al azar de una muestra representativa con un total de 934 doctorados en la entidad. En tercer término se reunió información actualizada del trabajo que cumplían los ex becarios hasta agosto de 2012.

Los resultados del estudio se subdividieron en cuatro partes. En la primera se observa que el 52% de ese personal altamente calificado cumple tareas como investigador en el Conicet, en tanto que el 37% se encuentra ocupado en el mercado laboral del país. Un 10% ha emigrado y se ha radicado en el exterior. Sólo un 1,5% carece de trabajo, dato de indudable importancia.

Según se agrega en la segunda parte del estudio, el 68% de quienes se han incorporado al Conicet lo han hecho en carácter de investigadores, en tanto que el 30% son becarios posdoctorales. El mayor número de quienes se encuentran en el mercado laboral del país -fuera ya del Conicet- ejerce en universidades oficiales y privadas (53% en total) o bien en empresas (18%) y en la gestión pública (12%). De modo autónomo sólo trabaja el 7%. Quienes emigraron ejercen mayoritariamente en universidades del extranjero; en empresas únicamente se ha insertado el 7%, y muy pocos en tareas autónomas (2%).

Por último, se establecen rangos salariales de ex becarios insertos en el mercado laboral argentino. Alrededor de un 50% gana entre 10.000 y 15.000 pesos; el 16% tiene ingresos superiores, en tanto que el resto percibe un estipendio menor.

Se puede concluir de esta información que es satisfactorio el nivel ocupacional alcanzado por los ex becarios del Conicet, muy cerca del tope. Ahora bien, el nivel salarial es desigual y sólo para una parte puede resultar satisfactorio luego de años de una formación de excelencia. Es indudable que el problema ocupacional y salarial de los científicos está generalizado y sólo lo superan algunos países de alto desarrollo, en los cuales la industria encara investigaciones de alto riesgo, así como los organismos estatales, según lo puntualiza con acierto el nanotecnólogo Galo Soler Illia. Ese espíritu de búsqueda e innovación de las empresas está todavía en lento desarrollo en el país, si bien progresa. Pero necesita crecer en posibilidades y aspiraciones a fin de incorporar más personal altamente calificado. Asimismo, es necesario que nuestros científicos sepan dar mayores aportes en el campo de la investigación aplicada.

Es evidente la significación de los datos comentados. Se está avanzando positivamente en el difícil campo de la formación de los que descubren, inventan o crean. Hay resultados alentadores, vocaciones dispuestas y un mundo abierto al conocimiento innovador. Es menester servirse de la enseñanza de las experiencias cumplidas y promover la investigación tanto estatal como privada..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba