Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El Vaticano

Una renuncia agita la sucesión de Benedicto XVI

El Mundo

El Papa, que autorizó a adelantar el cónclave, aceptó la dimisión del cardenal escocés acusado de "conducta inapropiada"

ROMA.- La renuncia de un cardenal británico por denuncias en su contra de "conducta inapropiada" agitó aún más la sucesión del papa Benedicto XVI, que ayer autorizó por medio de un decreto el adelanto del cónclave en el que se elegirá al futuro jefe de la Iglesia Católica.

Cuando faltan tres días para convertirse en el primer Papa que abdica en seis siglos, Benedicto XVI aceptó la dimisión del único cardenal elector británico, el arzobispo de Edimburgo, Keith O'Brien, que tenía previsto formar parte del cónclave que elegirá al próximo pontífice.

El escocés O'Brien, que conserva el título de cardenal, negó las acusaciones de cuatro sacerdotes que le imputan insinuaciones sexuales durante un período de 30 años, pero dijo que, de todas maneras, abandonará el cargo de arzobispo de Edimburgo.

El prelado podría haber asistido al cónclave pese a la renuncia porque sigue siendo un cardenal menor de 80 años. Sin embargo, O'Brien aclaró ayer en un comunicado que no participará de la elección del sucesor del Papa, pues desea evitar que "la atención mediática en Roma" se centre en él.

"Valoré la oportunidad de servir a la gente de Escocia y del extranjero de varias maneras desde que me ordené sacerdote", dijo el cardenal, cuya ausencia en Roma, sumada a la baja de otro purpurado por enfermedad, dejará a 115 cardenales como responsables de la elección papal. "Por el bien que pude hacer, doy gracias a Dios. Por cualquier fallo, me disculpo ante todos los que he ofendido", añadió.

El dramático anuncio de O'Brien llegó en momentos en los que el Vaticano resiste una embestida de algunos católicos que piden la exclusión del cónclave de algunos cardenales por el encubrimiento de escándalos sexuales, tramas que fueron reveladas en los últimos años y que socavaron el papado de Joseph Ratzinger.

Católicos norteamericanos habían pedido al cardenal Roger Mahony que se excusara del cónclave para no insultar a los afectados por abusos sexuales cometidos por sacerdotes mientras él era arzobispo de Los Ángeles. Mahony, que ocupó ese puesto de 1985 a 2011, trabajó para enviar fuera del estado a sacerdotes que se conocía que habían cometido abusos y para protegerlos de investigaciones legales en los años 80, según documentos eclesiásticos desclasificados el mes pasado.

En un intento por gestionar la crisis hasta las últimas horas de su papado, Benedicto XVI cambió ayer varias partes de una constitución de 1996, redactada por su predecesor, Juan Pablo II, para que los cardenales puedan comenzar el cónclave secreto para elegir un sucesor antes de que se cumplan los 15 días con sede vacante, como indicaba la ley anterior.

La reforma del Papa implica que en las reuniones cardenalicias previas al cónclave, que comienzan el 1° de marzo, un día después de la partida de Benedicto XVI a Castel Gandolfo, los asistentes pueden decidir cuándo empiezan.

Algunos cardenales creen que el cónclave debería empezar antes del 15 de marzo para reducir el tiempo que la Iglesia pasará sin líder en un momento de crisis. Sin embargo, otros consideran que una rápida elección daría ventaja a los cardenales que trabajan en la Curia la administración vaticana-, blanco de críticas de ineptitud, supuestos escándalos sexuales y corrupción que, según especulan medios italianos, llevaron a Ratzinger a la abdicación, la primera de un pontífice desde 1415.

Investigación

Uno de esos escándalos afectó de manera directa al Papa, cuando documentación personal y secreta de Benedicto XVI fue robada por su mayordomo y luego publicada en el caso conocido como VatiLeaks.

Precisamente ayer, el Sumo Pontífice decidió que la investigación sobre el escándalo del robo y filtración de documentos reservados esté "exclusivamente" a disposición del próximo papa. Benedicto XVI recibió en audiencia a los tres purpurados que conformaron la comisión creada por él para esclarecer el VatiLeaks: el español Julián Herranz, de 82 años; el italiano Salvatore De Giorgi, de 82, y el eslovaco Jozef Tomko, de 88.

A partir de hoy, el color escarlata inundará las calles del Vaticano cuando comiencen a llegar desde todas partes del mundo los 115 cardenales que elegirán al futuro pastor de los 1200 millones de católicos.

Otro cardenal en problemas

Acusan de insinuaciones sexuales al primado escocés

  • KEITH O'BRIEN
    Arzobispo de Edimburgo
    La dimisión de O'Brien, que mantendrá la distinción de cardenal, dejó a Gran Bretaña sin representación en el inminente cónclave del que saldrá el sucesor de Benedicto XVI
Agencias Reuters, EFE y DPA
TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP