Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sobrevivir a la pérdida

Con prosa trabajada, el argentino Gabriel Bellomo explora la precariedad del mundo afectivo y la posible recomposición de los lazos familiares

Viernes 01 de marzo de 2013
SEGUIR
PARA LA NACION

Escribir sobre la experiencia de la pérdida -de un ser querido, de la memoria, de la vista- o sobre el dolor extremo por la muerte de un hijo e indagar "cómo es seguir viviendo, cómo es la esperanza de hacerlo" sin transitar por caminos ya recorridos, sin rozar la sensiblería o el golpe bajo, es un riesgo. Pero las apuestas de Gabriel Bellomo son, en este sentido, riesgosas. En sus cuentos y novelas retorna a situaciones y lugares, incluso a los nombres de los personajes para dar una vuelta más alrededor de esas experiencias, para explorarlas desde perspectivas diferentes, intensas, intimistas.

Mapas se estructura en torno a la relación distanciada de un padre y su hija, quienes, por el azar de la ceguera de él, vuelven a compartir una misma casa y tendrán una oportunidad para reconciliarse. Sin embargo, esto sucede menos a través de las acciones que de sus pensamientos, de las reflexiones, de los repasos de sus memorias.

La infancia de Ana ha transcurrido en la más absoluta soledad: su madre siempre enferma, encerrada en el dormitorio por una dolencia que no se nombra, y su padre, fotógrafo, siempre de viaje, encerrado a su vez en su universo privado. Ana creció así cuidada por Maruca, una mujer incondicional y muy religiosa, con el temor de que su padre no regresara, con la amenaza de la orfandad definitiva una vez muerta su madre. Treinta años más tarde -la trama oscila entre dos tiempos: 2003 y 1973-, cuando el padre comienza a quedarse ciego, Ana decide llevárselo a vivir con ella a San Juan, cerca de las montañas y del río Jáchal, donde ha armado su vida. Es antropóloga y está obsesionada con la búsqueda de la momia de una niña huarpe sacrificada trescientos años atrás, dato que ha leído en un manuscrito hallado en el sótano del museo donde trabaja. El texto, mezcla de bitácora, ensayo y diario personal, perteneció a Brenda Connery, una antropóloga venida desde el desierto de Arizona a comienzos de la década de 1970 que desapareció en las montañas y nunca más se supo de ella. El mundo de Ana se completa con su novio Esteban, el guardaparque, y un viejo indio huarpe, el carpintero Juan.

Los personajes de Mapas son sobrevivientes. Todos, sin excepción, han sobrevivido al dolor de la pérdida de algún ser querido. Atrapados en un hálito de orfandad, se relacionan desde una zona debilitada, arrasada y construyen precariamente su mundo afectivo en torno a un vacío fundante que no les permite entregarse con plenitud a los afectos. Se aíslan, pues "el dolor vuelto hacia adentro los hace enmudecer". Montan espacios propios en los que intentan desplegar sus deseos, sus añoranzas, sus búsquedas o que, de otro modo, les sirven para soportar la vida, como escape del presente. El padre de Ana lo tendrá con sus viajes y sus exposiciones de fotografía; Esteban, en la escucha nocturna del radio transmisor, para constatar su teoría infantil de que las voces viajan en el tiempo (entonces él podría escuchar las voces y risas de sus muertos: su esposa y su pequeño hijo); Ana, atrapada en el mundo de Brenda y la busca de la niña huarpe; Maruca, en su fe religiosa.

La necesidad de comprender, de evaluar la magnitud del daño ejercido, de reconciliarse con el otro, va trazando un mapa narrativo hecho de voces y de memoria, de tierra y de pasado. Si las fotos del padre son un mapa del desasosiego, las vidas de los personajes constituyen territorios de esa memoria geográfica construida desde la pérdida. "¿Qué otra evidencia hay del hombre en esta tierra que la de su muerte?"

Bellomo nos ofrece una historia sensible, conmovedora, de personajes difícilmente olvidables. Y lo hace con una prosa trabajada, exquisita, ajustada a la sabiduría de lo incierto, a la atmósfera de lo amenazador, de la muerte, pero sobre todo, al venteado centelleo de la vida. "Lo difícil para todos es vivir, tener un propósito para vivir, y perseverar en ese propósito."

Mapas

Gabriel Bellomo

Paradiso

224 páginas

$ 86

El extranjero

Mitchell, el traductor

El británico David Mitchell, autor de El atlas de las nubes, abandonó momentáneamente la narrativa. Por un lado, trabajó en el libreto Sunken Garden, ópera de Michel van der Aa que se estrenará en abril de 2013. Por el otro, apareció una traducción que lleva su firma. Lo curioso es que no se trata de una ficción: con la colabioración de su esposa Keiko Yoshida tradujo del japonés con el título The Reason I Jump , las memorias de un adolescente autista. "Él tiene 13 años -dice Mitchell- y es más escritor que yo."

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.