Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

¿Es un buen negocio invertir en el bono de YPF?

Opinión

La petrolera estatal YPF acaba de lanzar al mercado una nueva emisión de bonos.

Con rendimientos superiores a los de un plazo fijo y mínimos de ingreso muy accesibles (se puede invertir desde 1000 pesos) llamó la atención de una gran cantidad de pequeños ahorristas, que analizan esta nueva alternativa de inversión frente a las ya existentes para riesgos similares.

La nueva emisión será por $100 millones ampliables a $ 300 millones. En la primera emisión realizada a fines de 2012 más de 10.700 personas ofrecieron 323 millones de pesos.

Sin dudas, el Gobierno está intentando aprovechar la falta de opciones de inversión que reina en la Argentina

Cabe recordar que la emisión anterior del bono, que era de hasta 50 millones de pesos y ampliable a 150 millones, culminó con casi el doble del dinero ofrecido, lo que significó una sobredemanda del 115 por ciento (más de seis veces la emisión original).

Claro, en ese entonces el contexto era sensiblemente diferente al actual ya que el dólar paralelo cotizaba a 6,30 y no había tenido la suba del 15% de enero de este año.

Sin dudas, el Gobierno está intentando aprovechar la falta de opciones de inversión que reina en la Argentina post cepo cambiario, a la que se suma ahora la caída en los precios de las propiedades que significaron históricamente un lugar de colocación muy buscado por aquellos agentes con excedentes de capital.

El dólar, los plazos fijos bancarios y los "ladrillos" siempre fueron las inversiones más populares, elegidas por el 95% de los argentinos hasta que. dejaron de existir, virtualmente. Repasemos: dólares no se pueden comprar, los plazos fijos bancarios tienen tasas reales negativas del -10% y el precio de las propiedades se encuentra en caída libre.

Rendimiento y riesgos de la emisión

El ahorrista que suscriba al bono recibirá un interés del 19% anual, que se pagará prorrateado durante el año de colocación, en tanto que el capital se reintegrará (amortización) al vencimiento del período.

¿Cuál es el riesgo que se enfrenta al comprar el bono?

Básicamente, existen dos tipos de riesgo, uno directo y otro indirecto. El riesgo directo tiene que ver con que YPF no devuelva el capital prestado dentro de un año, para lo cual debería declarar un default.

Se estima, sin embargo, que este riesgo es relativamente bajo ya que, luego de la expropiación, el no cumplir con las obligaciones contraídas sería un acto "suicida" para la empresa, que no podría volver a financiarse en el mercado local. Esto se sumaría a las restricciones que encuentra para hacerlo en el mercado de capitales internacional.

El resultado final por el juicio de los holdouts no debería afectar a esta emisión, ya que tanto intereses como amortización se pagan en la Argentina y no en los Estados Unidos.

Pero existe otro riesgo llamado "riesgo indirecto" que tiene que ver con lo que suceda en el país con la inflación y el dólar. En un contexto inflacionario, atarse durante mucho tiempo (y, en la Argentina, un año es realmente demasiado tiempo) a inversiones en moneda local a tasa fija puede ser peligroso.

En este sentido, las declaraciones de Guillermo Moreno a favor de un dólar oficial que cotice a 6 pesos a fin de año tampoco ayudan a ver esta inversión como atractiva, ya que esto significaría un incremento de aproximadamente 20% en pesos para aquellos que compren dólares para atesorar, rendimiento que podría ser incluso superior si la brecha entre el dólar oficial y el paralelo se amplía.

Entonces.¿quiénes son los que sobredemandan estas emisiones?

Las generalizaciones no suelen ser buenas en las finanzas: sería un error pensar que esta emisión no es atractiva para nadie según los argumentos presentados.

Créase o no, los depósitos en plazo fijo (repetimos, a tasas reales negativas) han aumentado más del 50% en 2012 con respecto al 2011, lo cual de alguna manera nos está diciendo que son muchas las personas que eligen ese tipo de inversiones, a pesar del inflación, la suba del dólar y demás desincentivos.

¿Cuáles son las razones de este comportamiento? Seguramente la baja cultura financiera, la falta de tiempo para ocuparse de evaluar otras alternativas o el miedo a realizar acciones que no son las conocidas tienen algo que ver con esto.

Para este tipo de inversores, el bono de YPF significaría un incremento en los rendimientos conseguidos si lo comparamos con las tasas de interés que le pagan los bancos por sus depósitos, y por ello puede ser visto como atractivo.

Más aún, existen individuos que incluso no confían en los bancos y prefieren mantener el efectivo, y ante la imposibilidad de comprar dólares se quedan con los pesos "abajo del colchón", asumiendo una pérdida de poder adquisitivo de sus ahorros que ronda el 2% mensual.

Para ellos, el nuevo bono de YPF significaría al menos compensar en parte los efectos dañinos de la inflación sobre sus bolsillos..

TEMAS DE HOYParo nacionalHugo MoyanoCristina KirchnerEl despido de Carlos BianchiInseguridad