Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tensión en tribunales

Divide al Poder Judicial la reforma que anunció Cristina Kirchner

Política

Para la Asociación de Magistrados, el avance sobre los jueces es "inconstitucional"; sectores afines al Gobierno hablan de "una nueva Justicia"

Por   | LA NACION

El plan "democratizador" de la Justicia que anunció anteayer la Presidenta provocó un cisma en el mundo de los tribunales. "Dirigido a controlar la Justicia", dicen en un sector. "Brillante", sostienen en el otro.

De todas las propuestas que enumeró Cristina Kirchner , la que más debate suscitó es la que prevé que los jueces y abogados que integran el Consejo de la Magistratura ya no sean elegidos por sus pares, sino por el voto popular. Luis Cabral, presidente de la Asociación de Magistrados -máxima agrupación de jueces del país-, adelantó su resistencia: dijo que esta reforma "no es compatible con la Constitución". En cambio, para el fiscal federal Jorge Auat, de la agrupación Justicia Legítima, que promueve la procuradora Alejandra Gils Carbó, "la única forma de romper con el espíritu corporativo [de la Justicia] es incorporando a sectores de la sociedad que no pertenecen a la corporación".

Buena parte de los jueces, fiscales y defensores se mueven al margen de la discusión política, pero quienes no (que son cada vez más) ya discuten con vehemencia los anuncios, lanzados en el cierre de una semana muy agitada.

Pocas veces antes había quedado tan expuesta la división interna de los magistrados.

El lunes, la procuradora general (jefa de todos los fiscales) dijo que la Justicia actual era "ilegítima, corporativa, oscurantista y de lobbies aceitados"; el martes, el kirchnerismo en pleno le hizo el vacío a Ricardo Lorenzetti en el 150° aniversario de la Corte; jueves y viernes, se reunió una nueva agrupación de gente de los tribunales que promueve un "nuevo modelo" de Justicia y, en sintonía con el Gobierno, cuestiona a la Corte y a la Asociación de Magistrados, y anteayer, la Presidenta anunció su gigantesca reforma en la Justicia.

Los ejes del plan "democratizador" incluyen, además de la modificación del Consejo de la Magistratura, la prohibición de dictar medidas cautelares contra el Ejecutivo, la publicación en Internet de las declaraciones juradas de todos los funcionarios de los tres poderes del Estado y la creación de tres cámaras de Casación, como tercera instancia entre las cámaras de Apelación y la Corte.

Salvo en el máximo tribunal, que se recluyó en un silencio estratégico, en los demás estratos de la Justicia la polémica empezó a amplificarse apenas la Presidenta expuso cuál era su plan. El camarista Ricardo Recondo, referente del antikirchnerismo en el Consejo de la Magistratura, sostuvo que la reforma que se pretende en ese organismo "no resiste siquiera un análisis lógico". Según él, no hay nada por discutir. "La Constitución dice representantes de los jueces, ¿los van a elegir los ingenieros?", ironizó.

"Estoy de acuerdo con que hay que hacer reformas y también con que los jueces debemos pagar impuesto a las ganancias, pero no debe hacerse cuando existe la percepción general de que se persigue a los jueces por fallos que disgustan al Gobierno", afirmó.

Para el camarista de Casación Alejandro Slokar, en cambio, "las propuestas son muy positivas porque tienden a romper el corporativismo y a generar una mayor democratización del Poder Judicial".

"Son brillantes", coincidió el fiscal federal Felix Crous, recientemente designado titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar). "Permitirán dar un salto democratizador y descolonizador de la Justicia. Revelan una mirada sofisticada y estratégica superior sobre el asunto". Crous y Slokar también son parte de Justicia Legítima. El miércoles pasado, primer día que esta agrupación se reunió, Gils Carbó anunció: "Hace falta debate más que consenso". Pretendía marcar una línea, en clara alusión a las declaraciones de Lorenzetti, que había abogado por una Justicia "unida".

Justicia Legítima objeta que se acuse al Gobierno de presionar a los jueces, reclama una Justicia "más plural" y cuestiona el "corporativismo" de los tribunales. Para el camarista Miguel Caminos, ex presidente de la Federación Latinoamericana de Magistrados, acusar a la Justicia de corporativa es una "frase hecha".

"En todos los países las asociaciones defienden la independencia de los jueces, y es justamente donde no hay independencia que las asociaciones son perseguidas", dijo. Caminos cuestionó además el anuncio de la Presidenta. "Lo que habría que hacer es terminar con las vacantes que no se cubren y poner en funcionamiento los tribunales que ya están creados. Ésas son las medidas que debería hacer el Gobierno, en lugar de todo lo anunciado."

Entre las críticas a los proyectos del kirchnerismo se cuestionó también creación de las nuevas cámaras de Casación. "Es contradictorio con lo que se proponía hace tres meses, cuando se aprobó la ley de per saltum. Entonces, se buscaba evitar instancias para llegar a la Corte lo antes posible. Ahora, enfrentado con la Corte, el Gobierno quiere poner trabas en el camino de los casos", dijo a LA NACION un magistrado de la provincia de Buenos Aires.

En cambio, hubo propuestas de la Presidenta que no recibieron objeciones, al menos no públicas. Nadie se alzó contra el ingreso por concurso al Poder Judicial, si bien muchos objetan que no se extienda el sistema a todos los poderes del Estado. Tampoco generó cuestionamientos la iniciativa de hacer más accesibles las declaraciones de bienes de los jueces, pese a que, ante pedidos concretos, hubo magistrados que se han opuesto a que sus presentaciones se hagan públicas.

En cuanto a la excepción que rige para los jueces respecto del pago del impuesto a las ganancias, que fue materia de reproche de la Presidenta a la Corte, se da una situación particular: casi todos los magistrados se declaran en favor del pago, pero esto no se traslada a decisiones colectivas. Pasa en la Corte y ocurrió incluso en el encuentro de Justicia Legítima. El tema se debatió, pero no se hizo mención alguna a él en las conclusiones del encuentro.

Los ejes de la Justicia soñada por Cristina

Los proyectos que idearon ella y su secretario Zannini

  • Nuevas cámaras / Menos peso de la Corte
    Aspira a crear tres nuevas Cámaras de Casación (en lo Civil y Comercial, en lo Contencioso y en lo laboral). El Gobierno podrá nombrar a todos esos jueces nuevos, que tendrán gran poder y reducirán o retrasarán la intervención de la Corte
  • Nuevo Consejo / Voto popular
    Anunció que los miembros del cuerpo que juzga y elige a los jueces serán votados por la gente. Resta saber cómo serán esas elecciones, que aumentarán la influencia del poder político en ese órgano clave
  • Cautelares / Menos protección
    Se limitará la posibilidad de obtener medidas cautelares contra el Estado, salvo en casos de riesgos de vida o de daño irreparable
  • Ganancias / Sin mucha presión
    Cristina quiere que los jueces paguen el impuesto, pero dijo que lo tiene que hacer cumplir la Corte
  • Bienes / A la luz
    Pidió transparentar las declaraciones juradas de los magistrados
  • Respaldo a Argibay

    La presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces, Susana Medina, dijo a LA NACION que Carmen Argibay, fundadora de esa agrupación, es "una figura emblemática de la independencia judicial" y rechazó el cuestionamiento de la Presidenta, que acusó a Argibay de haberse manifestado a favor de que los jueces paguen impuesto a las ganancias y haber votado en contra.

    Medina explicó que en ningun momento Argibay respaldó que los jueces no pagaran el impuesto, porque no eso no había sido refutado en el caso en el que falló. "Argibay impulsó el debate, pero es una jueza justa, independiente aun de sus propias convicciones", dijo..

    Del editor: qué significa.
    El kirchnerismo triunfa otra vez con una estrategia central en su plan de poder: la búsqueda de la división en todos los ámbitos de la vida pública del país

    TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts