Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Estreno

Robert De Niro, un neoyorquino all' italiana

Espectáculos

¿De Niro hablando en italiano? De Niro galán? ¿De Niro dejándose seducir por Monica Bellucci? ¿De Niro aprendiendo a hacer un strip tease? Todas las respuestas están en el nuevo film de la serie italiana Manuale d'amore , cuyo estreno anuncia CDI para pasado mañana.

Vamos por partes. Se sabe que las películas en episodios ya no son tan frecuentes como en otros tiempos -en los sesenta y setenta hicieron furor en el cine europeo, en especial el italiano, en el que las hubo en cantidad y en algunos casos con firmas tan prestigiosas como las de Fellini, Visconti, De Sica, Pasolini, Monicelli, Scola o, Bolognini-, pero nunca faltan los productores que confían en el eterno atractivo comercial del formato. Uno de ellos es Aurelio De Laurentiis, sobrino del recordado Dino y padre de Luigi, también productor y últimamente socio, que tras el gran éxito de la primera entrega en 2005, ha llegado ya al tercer título de la serie, Las edades del amor . Y tanta es la confianza que deposita en esta nueva realización (como las dos anteriores, dirigida por Giovanni Veronesi y escrita por Ugo Chiti y el propio realizador), que contrató a Robert De Niro para protagonizar el último de los episodios, correspondiente a la etapa de la vida que suele llamarse tercera edad y que el film prefiere titular con un vago "Oltre" (Más allá) en referencia a los dos primeros: "Giovinezza" y "Maturità". Su papel es el de un profesor de arte y ex combatiente en Vietnam, que, tras la jubilación y el fin de su matrimonio, ha decidido instalarse en Roma, para disfrutar por fin, después de haberse sometido a un trasplante de corazón, de la paz de los años altos. Allí se ha hecho bastante compinche del portero de su edificio (Michele Placido), tan veterano como él, pero de ninguna manera dispuesto al retiro en materia amorosa, quien justamente está recibiendo la visita de su hija, que se gana la vida como modelo en París; las razones por las cuales ha logrado semejante posición están a la vista: la encarna Monica Bellucci.

A diferencia de los manuales, anteriores, que estaban compuestos por cuatro historias, siempre sobre el tema del amor, éste (al que, según ha dicho Veronesi, seguirán otros dos) se divide en tres episodios ligados por la presencia de un joven taxista romano que responde al nombre de Cupido y es encarnado por el jovencísimo Emanuele Propizio.

Su primer flechazo tiene como destinatario a un joven y ambicioso abogado que, a punto de casarse, debe interrumpir por unos días los preparativos de la boda para viajar al interior de la Toscana, más precisamente a la zona de la Maremma para presionar a los dueños de una finca que cierta empresa poderosa busca expropiar al precio más bajo posible. El muchacho (interpretado por Riccardo Scamarcio, a quien se ha visto en Mi hermano es hijo único y Tengo algo que decirles , entre otros films) se gana el afecto de los lugareños, pero sobre todo el interés de Micol (Laura Chiatti), una espléndida rubia coqueta y misteriosa de la que todo el pueblo está enamorado, lo que le acarreará no pocas complicaciones.

El maduro del caso es Carlo Verdone, el popular comediante romano en quien muchos han visto un heredero de Alberto Sordi, y ha intervenido en las tres entregas de Manuale d'amore (la segunda, rodada en 2007, no se estrenó comercialmente en el país). En este caso, Verdone es un muy popular periodista del noticiero de TV ("un monstruo de vanidad", según el actor), que se embarca en una fugaz aventura extramatrimonial y termina enredado en un complejo caso de acoso sexual y chantaje. La causante de tales embrollos es Donatella Finocchiaro, una espectacular morocha nacida en Sicilia, que ha trabajado casi siempre en papeles dramáticos y con directores, como Marco Bellocchio y Giuseppe Tornatore.

Humor, ironía y un poco de grotesco son los ingredientes que Veronesi juzga indispensables para condimentar la serie. "Yo he atravesado todas las fases del amor de las que se habla en el film -ha confesado- y lo que quise mostrar es que siempre en el amor hay un ángulo misterioso y vago que nadie termina de entender. Porque el amor es así: nos vuelve ridículos, tiernos, ingenuos; nos lastima, nos ilumina, nos trastorna, nos embriaga. En fin: contar el amor es un placer. Vivirlo... a veces no.".

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini